El cólera inconfesable

Coloquio callejero. Grabado de Víctor Patricio Landaluce. Siglo XIX

Por primera vez desde que tengo memoria estoy viendo a los empleados de las “carnicerías” trabajando con guantes y gorros. Los que no tienen guantes utilizan bolsas de nailon. El mismo cuadro se presenta en las panaderías, en las que usualmente los dependientes manoseaban el pan a mano desnuda, sin importar que segundos antes hubiesen estado fumando, rascando la caspa de sus cabezas o hurgándose la nariz. Esta saludable práctica en los comercios de la red “subsidiada” por la cartilla de racionamiento, resulta sencillamente una novedad insólita.

Por su parte, en la red de mercados recaudadores de divisas también se toman precauciones. Hasta hace poco las mismas manos que restregaban los billetes en la caja registradora eran las que, sin ceremonia alguna, despachaban “a pelo” la comida que nos llevaríamos a la boca. Ahora se colocan cuidadosamente guantes o bolsitas de nailon para no tomar contacto directo con los alimentos.

Los tanques colectores de basura, habitualmente desbordados, están siendo recogidos más de una vez al día, los spots televisivos insisten sobre la importancia de lavarse bien las manos y hervir el agua de tomar, y los inspectores de las cafeterías y quioscos de cuentapropistas que no han sido cerrados alertan los alimentos que no se pueden vender por estos días: nada de refrescos, batidos y jugos; tampoco panes con mayonesa casera ni dulces con merengue u otros que se elaboran con huevos crudos. Para todos nosotros esas señales evidencian que algo grave está ocurriendo y que el cólera está más extendido de lo que pensamos. La violación hasta de las más elementales normas de higiene ha sido tan común entre nosotros que la aplicación de cualquier medida sanitaria salta a la vista por contraste y grita lo que callan las autoridades… Por supuesto, el cólera no es propio de las potencias médicas; mucho menos de un destino turístico.

En la ciudad la gente no habla de otra cosa. No es un susurro temeroso ni un secreto entre comadres, sino una alarma creciente que hablan los vecinos de ventana a ventana, los amigos que se encuentran en cualquier lugar, los taxistas, vendedores y viandantes en cualquier esquina: hay muchos casos de cólera en la capital y un número indeterminado de fallecidos, entre ellos un niño. Varios círculos infantiles y escuelas han cerrado, así como numerosas cafeterías. Ya no solo existen focos de la enfermedad en poblaciones de la periferia como Regla o San Miguel del Padrón, sino que se ha extendido a municipios tan populosos como Cerro, Diez de Octubre y Centro Habana. Todos sabemos que el hospital Salvador Allende (Covadonga), del municipio Cerro, está a tope entre enfermos de dengue y de cólera. Una epidemia como esta era quizás lo único que nos faltaba para el retorno a las condiciones del siglo XIX.

Sin embargo, pese a que el cólera llegó a la capital desde muchas semanas atrás, los informes finales del años 2012 destacaban por su triunfalismo en referencia a los estándares de salud. También la presidenta de la Organización Mundial de la Salud tuvo palabras de encomio para el sistema médico cubano y sus fabulosos avances. Sobre todo, los admiradores del gobierno de la Isla insisten en sus loas a los programas “que garantizan la atención médica de los cubanos y de otros pueblos del mundo”. En un plano más espiritual, tampoco las autoridades eclesiales y los babalawos, que tan preocupados se han mostrado por la salud del presidente venezolano, no parecen muy motivados para invocar la protección de Dios y de los orishas para este pueblo. Obviamente, no tenemos hacia dónde volvernos.

Por el momento, los medios no han informado sobre la presencia del cólera en Cuba ni de la magnitud de la epidemia. Al parecer no sienten presión alguna por parte de las organizaciones internacionales de salud de las cuales Cuba es miembro. Mientras los vendedores de comidas cierran sus establecimientos o enguantan sus manos, el gobierno cubano -literalmente- se las lava.

 

 

 

Acerca de Miriam Celaya

Miriam Celaya González Nací en La Habana el 9 de octubre de 1959, mi patria chica es La Habana Vieja “intramuros” anterior al embate museológico del Historiador y a la destrucción de otros tornados artificiales. En el orden familiar, soy esposa, madre de dos hijos, abuela de dos nietos y amiguísima-cómplice de dos nueras. Soy aficionada al cine, lectora compulsiva, amante del debate, disidente incorregible y trasgresora impenitente. Me encanta cocinar, escribir, disfrutar de mi familia, reunirme con mis amigos, hacer rabiar a mis enemigos y, de vez en vez, también disfruto la soledad. Aunque soy licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana, en realidad nunca me dediqué a la crítica artística sino a las investigaciones arqueológicas y de antropología sociocultural, y fundamentalmente al estudio del arte alfarero taíno. Más allá de Alma Mater, soy autodidacta por naturaleza y empírica de cada camino que emprendo. Trabajé durante poco más de 20 años en el departamento de arqueología del Instituto de Antropología, que forma parte de un delirio conocido como Academia de Ciencias de Cuba, desde donde publiqué varios artículos científicos y escribí en coautoría con un colega dos monografías, aún inéditas. He sido profesora de literatura y lengua española, de cultura taína y de arte precolombino cubano, y desde finales de 2004, comunicadora por cuenta propia o algo así como “periodista espontánea”. Llegué al periodismo ciudadano como parte del consejo de redacción y colaboradora habitual de la primera revista digital independiente realizada y administrada desde Cuba (Consenso). Más tarde sería la revista Contodos y su sitio web (desdecuba.com) fue la cuna de la también primera plataforma-blog libre dentro de la Isla, creada por Yoani Sánchez en 2007. Allí publiqué utilizando varios seudónimos, en especial T. Avellaneda, como homenaje a la poetisa camagüeyana que tanto admiro. Entre diciembre de 2007 y enero de 2008 inicié esta, mi propia bitácora personal, Sin EVAsión, escribiendo bajo el seudónimo de Eva González, nombre que había elegido para firmar mis colaboraciones con la publicación digital Cubaencuentro. En julio de 2008 revelé mi identidad y desde entonces firmo mis trabajos con mi propio nombre. En todos estos años he colaborado con varias publicaciones y espacios digitales, además de los ya mencionados: revista Voces, revista Convivencia, Diario de Cuba, Cubanet y Penúltimos Días. Algunos otros espacios independientes me han honrado reproduciendo artículos de mi autoría. En 2009 resulté ganadora del Premio de Periodismo Digital del concurso blogger independiente “Una Isla Virtual”. En el propio año fui a la vez profesora y estudiante de la Academia Blogger creada por Yoani Sánchez para impulsar el periodismo ciudadano en Cuba. En 2011 obtuve Mención en el Sexto Concurso de Ensayo Caminos de la Libertad, de la Fundación Salinas (México) y en 2013 fue publicado el libro “Cuba in focus” por la Editorial Clío, del cual soy coeditora y coautora. En la actualidad sigo escribiendo para varias páginas y conservo mi bitácora, a la vez que procuro adelantar algunos proyectos editoriales pendientes.
Esta entrada fue publicada en Sin Evasión. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El cólera inconfesable

  1. El sexto dijo:

    Fidel y Raul morieron de colera?

  2. Miriam:

    Su artículo lo incorporé a una sección de mi página, la sección denominada “Casados con la mentira”.

    http://profesorcastro.jimdo.com/casados-con-la-mentira/

  3. Gabriel dijo:

    El cólera se transmite por contacto con las aguas residuales, lo cual se evita con un buen sistema de alcantarillado sin fugas ni contaminaciones.

    Por tanto la solución pasa por mejorar el sistema de alcantarillado. Todo lo otro que recomiendan las autoridades no es más que un parche.

    Hace más de un siglo que no había cólera en Cuba, lo cual nos indica que la situación del alcantarillado en Cuba está tan mal como hace un siglo, posiblemente debido a más de medio siglo de abandono revolucionario.

    El cólera es una enfermedad de países muy subdesarrollados. Hasta ahí llegó Cuba.