Más sobre otros bandidos…

galeria1-g

Debió transcurrir solo una semana para que nuevamente la sección “Acuse de recibo” de José Alejandro Rodríguez (periódico Juventud Rebelde, domingo 19 de abril de 2009) publicara sobre el tema de los bandidos de Báguano, al que hice referencia en el reciente post “¿Bandidaje en el este?”.Esta vez se trata de una carta enviada a la conocida sección de JR por Roberto Guerrero Sánchez, presidente del Gobierno municipal en Báguano, en la que este funcionario dice que “una comisión creada para investigar la denuncia, con la participación del Partido, el Gobierno (o sea, él) y el MININT en el territorio, comprobó que es incierto el contenido de dicha carta”. Paradójicamente, la misiva oficial solo logra confirmar lo que pretende negar.

Más allá de la premura con que se creó una  “comisión” y se culminó una “investigación”, llama la atención la flagrante falta de respeto del gobernador de Báguano para con sus “gobernados”, para no referirme a su desprecio por la inteligencia del periodista y de los lectores de “Acuse de recibo”. Según ese funcionario, la carta que denuncia el bandidaje fue escrita por un residente de la ciudad de La Habana que frecuenta a sus familiares en la zona oriental, el cual “visitó a un grupo de personas, algunas de ellas señoras mayores de edad, con limitaciones físicas, pidiéndoles firmaran un documento que él iba a tramitar para que se resolvieran los problemas de delito en la comunidad, las cuales, en investigaciones efectuadas, no conocieron el contenido de la misiva por el bajo nivel escolar en esa área.”

Como se ve, ser mujeres, viejas y limitadas físicas, son factores invalidantes para tener criterios en Báguano, aunque el texto acepta implícitamente la existencia de delitos en la zona, toda vez que ese fue el “pretexto” que el malintencionado habanero esgrimió para recoger las firmas de marras, seguramente con la aviesa intención de crear gratuitamente un mal estado de opinión en torno al gobierno local y dañar a la revolución. Otro dato importante de la carta del gobernador de la zona es que parece indicarnos que Arroyo del Medio está poblado por analfabetos incapaces de leer el contenido del documento que estaban firmando. ¿Es que los firmantes no saben que Cuba se declaró territorio libre de analfabetismo desde 1962? Esto sugiere colateralmente la necesidad de un urgente desvío de los maestros que se han estado enviando a Venezuela y otras regiones del mundo, para erradicar tanta ignorancia en esta intrincada parte de la geografía cubana. Al menos así todo el mundo tendrá oportunidad de leer lo que están firmando. Se me ocurre ahora pensar si estos campesinos sabrían lo que decía el texto del Socialismo Eterno que quizás firmaron sin leer, o cómo seleccionan a sus representantes en el gobierno durante las votaciones del Poder Popular… Es solo una inquietud que me asalta. Si por lo intrincado de la región es la ignorancia, no puedo siquiera imaginar el estado de instrucción de los pobladores de Cuchillas del Toa o de Caridad de los Indios, en Yateras.

Por otra parte, ¿quién les dio permiso a los firmantes para denunciar algo? ¿Quién les hizo creer que la prensa revolucionaria es un espacio de denuncia? A estas alturas siento una gran compasión por los 20 campesinos (ahora ya no son siquiera los 66 firmantes de la carta inicial) que, según este funcionario, viven en Arroyo del Medio: por si no fuera suficiente sufrir las amenazas de los bandidos indocumentados que les roban sus reses y cultivos, en lo adelante, por su atrevimiento cívico, también tendrán que sufrir las presiones y condenas de estos otros bandidos completamente avalados por sus flamantes carnés de militantes del Partido y con documentos del Gobierno perfectamente autorizados.

Acerca de Miriam Celaya

Miriam Celaya González Nací en La Habana el 9 de octubre de 1959, mi patria chica es La Habana Vieja “intramuros” anterior al embate museológico del Historiador y a la destrucción de otros tornados artificiales. En el orden familiar, soy esposa, madre de dos hijos, abuela de dos nietos y amiguísima-cómplice de dos nueras. Soy aficionada al cine, lectora compulsiva, amante del debate, disidente incorregible y trasgresora impenitente. Me encanta cocinar, escribir, disfrutar de mi familia, reunirme con mis amigos, hacer rabiar a mis enemigos y, de vez en vez, también disfruto la soledad. Aunque soy licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana, en realidad nunca me dediqué a la crítica artística sino a las investigaciones arqueológicas y de antropología sociocultural, y fundamentalmente al estudio del arte alfarero taíno. Más allá de Alma Mater, soy autodidacta por naturaleza y empírica de cada camino que emprendo. Trabajé durante poco más de 20 años en el departamento de arqueología del Instituto de Antropología, que forma parte de un delirio conocido como Academia de Ciencias de Cuba, desde donde publiqué varios artículos científicos y escribí en coautoría con un colega dos monografías, aún inéditas. He sido profesora de literatura y lengua española, de cultura taína y de arte precolombino cubano, y desde finales de 2004, comunicadora por cuenta propia o algo así como “periodista espontánea”. Llegué al periodismo ciudadano como parte del consejo de redacción y colaboradora habitual de la primera revista digital independiente realizada y administrada desde Cuba (Consenso). Más tarde sería la revista Contodos y su sitio web (desdecuba.com) fue la cuna de la también primera plataforma-blog libre dentro de la Isla, creada por Yoani Sánchez en 2007. Allí publiqué utilizando varios seudónimos, en especial T. Avellaneda, como homenaje a la poetisa camagüeyana que tanto admiro. Entre diciembre de 2007 y enero de 2008 inicié esta, mi propia bitácora personal, Sin EVAsión, escribiendo bajo el seudónimo de Eva González, nombre que había elegido para firmar mis colaboraciones con la publicación digital Cubaencuentro. En julio de 2008 revelé mi identidad y desde entonces firmo mis trabajos con mi propio nombre. En todos estos años he colaborado con varias publicaciones y espacios digitales, además de los ya mencionados: revista Voces, revista Convivencia, Diario de Cuba, Cubanet y Penúltimos Días. Algunos otros espacios independientes me han honrado reproduciendo artículos de mi autoría. En 2009 resulté ganadora del Premio de Periodismo Digital del concurso blogger independiente “Una Isla Virtual”. En el propio año fui a la vez profesora y estudiante de la Academia Blogger creada por Yoani Sánchez para impulsar el periodismo ciudadano en Cuba. En 2011 obtuve Mención en el Sexto Concurso de Ensayo Caminos de la Libertad, de la Fundación Salinas (México) y en 2013 fue publicado el libro “Cuba in focus” por la Editorial Clío, del cual soy coeditora y coautora. En la actualidad sigo escribiendo para varias páginas y conservo mi bitácora, a la vez que procuro adelantar algunos proyectos editoriales pendientes.
Esta entrada fue publicada en Sin Evasión. Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a Más sobre otros bandidos…