Pedro Pablo Oliva: El arte de la honestidad

Obra de Pedro P. Oliva. Ilustración tomada de una galería virtual

He leído las palabras del conocido pintor cubano Pedro Pablo Oliva, Premio Nacional de las Artes Plásticas 2006, publicadas en su web a raíz de su democión del puesto que ocupaba como Delegado de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Pinar del Río, y vuelvo a constatar la naturaleza perversa del sistema. He aquí un funcionario –presuntamente representante del pueblo que (también presuntamente) lo eligió para ello, pero depuesto por los delegados de la elite del poder– entrampado en los recovecos sórdidos de la política de un país donde, cosa inexplicable, un parlamentario no está diseñado, ni de lejos, para emitir opiniones políticas, mucho menos para hacer cuestionamientos críticos de la realidad nacional.

A Oliva –que por esas irónicas coincidencias de la vida se apellida por el nombre del fruto del árbol de la paz–, el sistema le ha declarado la guerra. Por eso le han endilgado oficialmente los apelativos de contrarrevolucionario, traidor a la Patria y anexionista, como corresponde a todo aquel que “se ha pasado a las filas de la disidencia”, según dictamen emitido por la “comisión de ética” destinada a sellar el cese de las funciones de este parlamentario.

Sobre el caso de Pedro Pablo Oliva habría mucho que decir; o quizás nada. El propio pintor declara que no le tomó por sorpresa la purga, de lo que se infiere que conocía el precio de su atrevimiento. En cuanto a la noticia en sí, ya diversas agencias de información y numerosas webs han ofrecido los detalles, incluso, no faltan quienes han dado su veredicto, lapidando también a Oliva desde las posiciones más intransigentes del propio “bando disidente”: culpable. Aunque éstos lo acusan exactamente de lo contrario que lo intransigentes revolucionarios, copiando los mismos métodos de descalificación. ¿Los cargos?: haber sido un funcionario representante del gobierno, haber comulgado con las ideas de la revolución, haber pintado a Fidel Castro, haber confesado (por inducción) “ ternura” por éste y agradecer a esa misma difunta revolución haberse convertido en creador. Nada que no hayan hecho alguna vez varios de sus implacables inquisidores. Si algo abunda entre los cubanos es la vocación de ser fiscales, jueces y verdugos de nosotros mismos, olvidando que, si se mira desde una óptica serena y racional, Oliva no solo tiene el soberano derecho de comulgar con las ideas que elija –un reclamo de muchos, incluyendo a sus detractores de ocasión–, sino que, hasta donde conozco, desde sus posibilidades ha prestado verdaderos servicios culturales a su comunidad, más de lo que suele hacer la mayoría de las celebridades de esta ínsula, o de lo que han hecho alguna vez muchos de esos censores.

Por eso he preferido apegarme a los testimonios del propio hereje del momento para hacerme de una opinión lo más justa posible, dejando de lado todos los tribunales de la Inquisición. Lo más esclarecedor para mí es el análisis de los criterios de Oliva a partir de sus propias palabras, es decir, las que expone en la carta que se publicara en el blog de Yoani Sánchez, en las respuestas que diera a la entrevista del compañerito Edmundo García para su programa “La noche se mueve”  –una versión miamense de la Mesa Redonda, solo que más coloquial, melosa y con un engañoso toque sensiblero–, así como en la carta que acaba de publicar el pintor en su propia web.

Al margen de las simpatías o antipatías que cada quien pueda sentir por Oliva y por sus criterios o posiciones (recordar que no estamos realmente frente a un político, sino que se trata de un artista que alguna vez creyó oportuno asumir una responsabilidad como funcionario público en una provincia de la Cuba de los Castro), lo cierto es que todo individuo tiene el derecho de rectificar su rumbo. Digamos que el otrora Delegado a la Asamblea Provincial ha decidido retomar sus pinceles y su vocación a tiempo completo después de haber sido castigado por hacer declaraciones que clasifican dentro del amplio abanico disidente. Es decir, en Cuba todo lo que cuestiona la línea oficial en cualquier medida o intensidad clasifica como criterio disidente. Y lo es en alguna medida, aunque Pedro Pablo Oliva no sea para nosotros ¬–o no se haya reconocido a sí mismo– un disidente militante. No es necesario etiquetar siempre a las personas ni formar los dos eternos bandos monolíticos, tan parecidos entre sí: disidentes/no disidentes o revolucionarios/contrarrevolucionarios; que son “buenos” o “malos” según como se relacionen con las ideas del etiquetador.

Por lo que a mí respecta, si Oliva –con todo el prestigio que tiene como artista y como persona– hace declaraciones públicas con las que concordamos muchos, etiquetados o no, a mí me sirve. Aquí no se trata de dos elevados testaferros como Lage y Pérez Roque, que después de su defenestración firmaron sendas carticas de mea culpa exonerando al régimen de toda responsabilidad y echándose encima su propia porquería y la de más arriba. Oliva es otra cosa bien diferente, y hasta ahora no ha abjurado de nada de lo que dijo: ni de lo que nos gusta ni de lo que no compartimos; eso es honestidad y valentía. Si, además, como es el caso, el pintor hizo sus declaraciones cuando ocupaba un cargo oficial, me parecen una prueba irrefutable del estado de descomposición del sistema, que si no apesta más es porque no han acabado de saltar las cerraduras del sarcófago. Bienvenidos sean, pues, los criterios de Oliva, y que pinte mucho, que su obra lo (y nos) engrandece. Yo, disidente confesa, sueño con una Cuba en la que nadie tenga que callar o esconderse para decir lo que piensa. Ni siquiera los comunistas.

En todo caso, la saga de Pedro Pablo Oliva también vuelve a colocar sobre la brasa el tema de la incapacidad de la dirección del gobierno –a todas sus instancias– para encabezar un proceso de transformaciones al interior de Cuba. El verdadero perdedor de este proceso es el régimen. Por demás, si los propios funcionarios “elegidos” no pueden enunciar criterios y son castigados por desobedecer las normas (“código de ética”, le dicen al misterioso ritual de juramentación que priva de la palabra a los representantes, en teoría, de la voluntad popular), ¡qué puede quedar para los simples mortales de a pie, sin voz y con falso voto!  La proposición de renovar un sistema sin renovar las ideas; o la intención de jure de vencer el inmovilismo sin romper de facto la rigidez de los esquemas estalinistas enraizados en la ideología gobernante, es absolutamente irrealizable. Ojalá hubiese muchos “Olivas” entre los artistas, intelectuales y funcionarios oficiales de esta Isla. Por lo pronto, seguimos esperando por una declaración de la UNEAC o del Ministerio de Cultura… o al menos por una pequeña nota del Granma, que informe al pueblo sobre las “desviaciones” de este ilustre compañero descarriado. ¡Salud, Pedro Pablo Oliva; y que la honestidad y las musas del arte te sigan acompañando!

Acerca de Miriam Celaya

Miriam Celaya González Nací en La Habana el 9 de octubre de 1959, mi patria chica es La Habana Vieja “intramuros” anterior al embate museológico del Historiador y a la destrucción de otros tornados artificiales. En el orden familiar, soy esposa, madre de dos hijos, abuela de dos nietos y amiguísima-cómplice de dos nueras. Soy aficionada al cine, lectora compulsiva, amante del debate, disidente incorregible y trasgresora impenitente. Me encanta cocinar, escribir, disfrutar de mi familia, reunirme con mis amigos, hacer rabiar a mis enemigos y, de vez en vez, también disfruto la soledad. Aunque soy licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana, en realidad nunca me dediqué a la crítica artística sino a las investigaciones arqueológicas y de antropología sociocultural, y fundamentalmente al estudio del arte alfarero taíno. Más allá de Alma Mater, soy autodidacta por naturaleza y empírica de cada camino que emprendo. Trabajé durante poco más de 20 años en el departamento de arqueología del Instituto de Antropología, que forma parte de un delirio conocido como Academia de Ciencias de Cuba, desde donde publiqué varios artículos científicos y escribí en coautoría con un colega dos monografías, aún inéditas. He sido profesora de literatura y lengua española, de cultura taína y de arte precolombino cubano, y desde finales de 2004, comunicadora por cuenta propia o algo así como “periodista espontánea”. Llegué al periodismo ciudadano como parte del consejo de redacción y colaboradora habitual de la primera revista digital independiente realizada y administrada desde Cuba (Consenso). Más tarde sería la revista Contodos y su sitio web (desdecuba.com) fue la cuna de la también primera plataforma-blog libre dentro de la Isla, creada por Yoani Sánchez en 2007. Allí publiqué utilizando varios seudónimos, en especial T. Avellaneda, como homenaje a la poetisa camagüeyana que tanto admiro. Entre diciembre de 2007 y enero de 2008 inicié esta, mi propia bitácora personal, Sin EVAsión, escribiendo bajo el seudónimo de Eva González, nombre que había elegido para firmar mis colaboraciones con la publicación digital Cubaencuentro. En julio de 2008 revelé mi identidad y desde entonces firmo mis trabajos con mi propio nombre. En todos estos años he colaborado con varias publicaciones y espacios digitales, además de los ya mencionados: revista Voces, revista Convivencia, Diario de Cuba, Cubanet y Penúltimos Días. Algunos otros espacios independientes me han honrado reproduciendo artículos de mi autoría. En 2009 resulté ganadora del Premio de Periodismo Digital del concurso blogger independiente “Una Isla Virtual”. En el propio año fui a la vez profesora y estudiante de la Academia Blogger creada por Yoani Sánchez para impulsar el periodismo ciudadano en Cuba. En 2011 obtuve Mención en el Sexto Concurso de Ensayo Caminos de la Libertad, de la Fundación Salinas (México) y en 2013 fue publicado el libro “Cuba in focus” por la Editorial Clío, del cual soy coeditora y coautora. En la actualidad sigo escribiendo para varias páginas y conservo mi bitácora, a la vez que procuro adelantar algunos proyectos editoriales pendientes.
Esta entrada fue publicada en Sin Evasión. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Pedro Pablo Oliva: El arte de la honestidad

  1. craigslist dijo:

    Post your classified ads free with classifiedzoom.com

  2. 6 Month On-Line Home Weight Loss Program

  3. Nevco education is the number one producer of award-winning quality healthcare education your family can trust, since 1989.

  4. el cesar dijo:

    en cuba casi no hay opositores……..para decirse opositor hay que trazar esa linea que separa y bien define a los dos bandos…….es algo asi como un terreno de tennis…..pero los disidentes son personeros del regimen que discrepan o disienten de algun procedimiento del entramado politico pero sin que eso quiera decir que se oponen al mismo……….dicho de otro modo, hay qque tener muy poco escrupulo para de cualquier modo simpatizar, cooperar o comulgar con un regimen comunista que es intrinsecamente perverso, que no tiene nada de defendible, y que es un baldon para cuba como nacion……..pero ahora esta de moda eso de ser “tolerantes” y “de respetar la opinion del otro”……….pero con mucho cuidado de llamar a las cosas por su nombre, porque cuando se trata de decirle las verdades al comunismo y a sus acolitos entonces “se cae en la intansigencia”…….indudablemente que la realidad es que habra castrocomunismo “per secula seculorom”, que al 95% de la poblacion les encanta aquello, basta solamente ver las manifestaciones y las marchas politicas, y lo que mas les gusta es que el 80% de los que viven fuera tambien les encanta aquello y prueba de ello es que el numero de los cubanos que viajan a la isla aumenta de dia a dia, y que hay mas de 2,000 millones de dolares de remesas enviadas por “el exilio” a sus familares…….aquello no tiene vuelta de hoja y ojala les dure por toda una eternidad

  5. francisco rodriguez dijo:

    El fujimorista cuestionó procesos contra Humala. (BDP)

    El vocero de Fuerza 2011, Rolando Sousa, consideró que el candidato presidencial Ollanta Humala tiene “mucha suerte judicial” por haber salido bien librado de denuncias en torno al levantamiento de Locumba del 2000, el ‘Andahuaylazo’ del 2005, y el caso Madre Mía.

    “Le han perdonado ser un golpista (por Locumba), le han perdonado ser nuevamente golpista en el 2005 contra el presidente Alejandro Toledo (Andahuaylas), y lo han perdonado por Madre Mía también. La pregunta es ¿por qué?”, dijo el fujimorista.

    Cuestionó que en el caso de Locumba no se levantara el registro de llamadas telefónicas de Ollanta ni de su hermano Antauro, pese a las sospechas de que habría existido una coordinación con el exasesor Vladimiro Montesinos para que, al mismo tiempo, fugara del país.

    Pero aún más grave que aquello, en opinión de Sousa, es el que se haya archivado las investigaciones sobre la desaparición de algunas personas durante los años en que Humala estaba destacado a la base de Madre Mía. Dijo, en ese sentido, que el video del soborno a un testigo, que propaló Perú.21, es absolutamente contundente.

    APOYO DE TOLEDO. Asimismo, el vocero de Fuerza 2011 sostuvo que, pese a que Humala en un inicio respaldó la asonada en Andahuaylas, Toledo lo benefició al nombrarlo agregado militar en Corea y Francia.

    “No existe ningún caso en el Ejército Peruano de que un agregado militar pase de un sitio a otro (de Seúl a París) en un mismo año (…) Quien premió a Ollanta Humala fue Alejandro Toledo”, estimó en Buenos Días Perú.

  6. carlos dijo:

    Acabo de leer el artículo de Orlando Luis sobre la expulsión de la Universidad de Henry Constantin(publicado en Diario de Cuba),esa denuncia tiene de todo,desde las grietas del sistema educativo hasta la intolerancia mas sórdida del sistema,y recuerdo , ni a Jose Martí en sus tiempos le negaron en España que obtuviese sus dos títulos universitarios, y despues dicen que la educación en Cuba no esta politizada

  7. Evelio Hernandez Colon dijo:

    En realidad hay personas que aun no han podido interiorizar lo que significan 52 años, uno detras del otro, de regimen totalitario. Hay muchos que aun no saben hasta que punto la revolucion gano. Es por esa desconexion con la realidad por lo que aun juzgan a las personas por pertenecer, o haber pertenecido, o simplemente comulgado, con el regimen en algun momento de sus vidas. No se puede olvidar el rencor que llevan muchos, y con razon, por dentro. La fractura es mas grande de lo que imaginamos y esa ha sido “mi lucha” en la bloggosfera. Me he convencido, Miriam, que lamentablemente los discursos como el de tu post no valen mucho para esos que, repito con sus razones, son totalmente intransigentes.
    De hecho, yo voy un poco mas alla, y me cuesta mucho reclamarle incluso a los de la UNEAC, o al mismo Lage y Perez Roque. La putrefaccion del sistema llega a niveles inimaginables, y desde los mas altos, hasta los mas bajos, estan donde estan no por conviccion, sino por el temor a negarse. Asi pienso yo.

  8. Rodolfo Monteblanco. dijo:

    Miriam,
    Es realmente penoso pero los cubanos hoy han crecido solamente en crear bandos. Han heredado de ese proceso de mas de 50 años de regresión material y moral un espíritu de intolerancia o abandono evidentes.
    Y en esos bandos, los mejores, los necesarios, andan en clara minoría y franca desventaja.
    El primer bando es el de los intransigentes. Agrupados a cada extremo del espectro. Los castristas, que no pueden aceptar situaciones como la que describes de un individuo que suponen adscrito al totalitarismo, sin derechos y un solo deber de sumisión. Y los anti-castristas del extremo, los que tampoco aceptan a ese individuo, diga lo que diga, haga lo que haga, porque en cierto momento ha participado en el proceso de su pais. El único proceso por cierto. En el que nadie viviendo en la isla pudo evitar en algún momento de su vida.
    El segundo bando es el de los indolentes, rebañizados y sobrevivientes del dia. El bando que ni tiene ni se preocupa por tener futuro en la isla o que salió de ella y sigue tan esclavo del castrismo como antes.
    Y el tercer bando, aplastado e ignorado por la mayoría anterior, se debate por llevar un poco de racionalidad, un respiro de debate, una esperanza de democracia y al menos un mínimo de propagación de aquel “con todos y para el bien de todos” que debiera ser la piedra angular de la reconstrucción nacional.
    Esa es la dura realidad de la nación cubana. Una fractura que muchos se ocupan de expandir, otros de ignorar y unos pocos de reparar. Y va a ser muy difícil la tarea de los últimos aunque vemos que poco a poco son cada vez mas para beneficio de la nación.
    Un saludo afectuoso.

  9. roberto dijo:

    muy bueno este articulo, lo que pasa en cuba es muy simple, no hay tolerancia hacia aquel que piense diferente o se manifieste en contra o este en descuerdo con algo. Como sin 11 millones de cubanos pensaran igual. En cuba existe segregacion ideologica y la libertad esta racionada tambien por la famosa libreta. Un abrazo fuerte oliva, como dice el articulo ojala hubieran muchos como usted, se pueden contar con los dedos de la mano los cubanos de verdad en ese partido corrupto. Mis favorito usted y eusebio leal, por su talento sabiduria y mucho amor, ustedes si tienen un carazon.

  10. José Carlos Carmona Toledano dijo:

    Estimada Sra. Miriam Celaya: no es la primera vez que participo para manifestar mi admiración por sus escritos. Además de sus excelencias literarias,sus artículos portan otras bellezas como la exquisitez gramatical y de léxico,la profundidad y camino directo de su mensaje,sin olvidar la relevancia e importancia de los temas sobre los que escribe.
    Hago extensible mi admiración a los participantes en el blog por su forma respetuosa y comedida de expresarse.
    Con toda franqueza,le deseo lo mejor para Ud. y su pueblo. ¡Buena suerte y cuídese!.

  11. francisco rodriguez dijo:

    “Libia Al Hurra”, primera televisión libia lanzada desde el inicio de la rebelión contra Muamar Gadafi, comenzó el lunes a transmitir desde Bengasi, bastión de la rebelión en el este del país, constató la AFP.

    La primera transmisión de Al Hurra (La libertad) se inició a las 20H00 locales en la Plaza de la Revolución, símbolo de la insurrección del 17 de febrero contra el régimen del coronel Gadafi y que es muy frecuentada en la noche por los habitantes de Bengasi.

    “Es un momento histórico, tenemos muchos obstáculos, me hubiera gustado que nuestro amigo y colega Mohammed Nabus, asesinado por las fuerzas de Gadafi, pudiera estar esta noche aquí”, declaró a la AFP el director de Al Hurra, Zuheir Al-Barasi.

    La cadena, difundida por Arabsat, frecuencia 10730, transmitirá durante cuatro horas cada noche a partir de las 20H00 locales.

    Al Hurra es financiada por empresarios libios y extranjeros, y animada por voluntarios, agregó.

  12. Pedro Julio Suarez dijo:

    Es alentador el paso dado por Pedro Pablo, con independencia de la posicion que adopte en el futuro. Ya Zoe aporto su gota de veneno, desde su comoda Paris. Muy bueno por ti Miriam, en cada post, te haces mas grande.

  13. fran dijo:

    Acertadísimo post y directamente al grano de la cuestión.

    Muy buenos tambien los comentarios generales a los que hay poco que añadir.

    Coincido con Rolando Pulido en que tienen ustedes la democracia en la isla a golpe de teclado.Hagan uso de ella y que la disfruten.Ya no hay quien lo pare.

  14. carlos dijo:

    que bueno , sacando cuentas, es el primer diputado a todos los niveles que se enfrenta directamente a la nomenclatura , nunca, desde el año 1976 en que los Castro crearon la entelequia de la Constitucion y la Asamblea Nacional o pseudo Parlamento nadie se habia aventurado a pararseles de frente y solo se limitaban a levantar la mano y aprobar cuantas leyes y proyectos se les ocurrian a los verde olivo,hacen falta muchos Pedro Pablo

  15. Raul Fernández Rivero dijo:

    El derecho a la libertad de opinión es uno de los principales Derechos Humanos promulgados por las Naciones Unidas. Estos derechos, exaltados en las constituciones de la inmensa mayoría de los Países del mundo, son hoy motivo de la creación de la figura del defensor del pueblo en muchas naciones y de comisiones permanentes para la defensa de los derechos humanos en los Congresos del 99% de los países de América. Oliva tiene todo el derecho a expresar su opinión y todos nosotros a respetarle su criterio. No debería existir el “Delito de Opinión ” que existe en Cuba. El fue sancionado oficialmente por rechazar el discurso del régimen, libremente y sin tapujos. ESE es Oliva hoy, esa es su realidad y el tuvo el valor de expresarlo públicamente. Digo esto porque hay muchos en Cuba que piensan lo mismo y no lo dicen por temor a perder las miserables prebendas de que gozan. Si Ud. no es honesto con su conciencia ¿cómo puedo esperar que los sea con los demás?
    El régimen no soporta la discrepancia y no la enfrenta con ideas, sino que la sanciona, la quema como a las brujas, la encarcela. Y aquí aplica el evangelio cristiano ¿quién se atreve a lanzarle una piedra a Olivo? Quien está limpio de toda mácula para decir que si fue tarde o temprano o si ocupó un cargo o no. Algunos agentes del G-2 se pasean por Miami como grandes héroes y solo son chivatos y represores que quieren limpiarse en aguas del Jordán. Oliva si lo es, está ahí, sigue en Cuba, con su dignidad y la frente en alto. ¡Como satisface el alma cuando se dice libremente lo que se piensa!

  16. Cecilia dijo:

    wow, increible, yo lei la carta de Oliva en el blog de Yoanis, y lo suponia, se veia venir el castigo del “todo poderoso” sistema. Es que no podia creer que un delegado fuera tan honesto y abierto y conservase su posicion, las palabras de este pintor cubano llenas de transparencia tenian que acallarlas. Pero que gobierno mas imbecil, tenian un representante que incluso les limpiaba su imagen dictatorial..y es que…no se puede tapar el sol con un dedo. Este señor Oliva que disfrute ahora que ya no tiene ese doloroso peso encima y que siga su arte, le deseo mucha suerte y que siga siendo un libre pensador.

  17. LLA dijo:

    El “sistema” no puede darse el lujo de deshacerse de los honestos. Estan cavando su propia tumba.

  18. Espejomudo dijo:

    Hola Miriam

    Estupendo articulo… Oliva merece todos los respetos y ya no solo como grande de la pintura, también como persona que reclama su derecho a opinar con y en libertad. Bienvenido Oliva a esa parte del pensamiento que discrepa y tiene el valor de hacerlo en voz alta y clara.

    Saludos

  19. MILAGRO dijo:

    Hola Miriam, honestamente te digo, no leo mucho blogs “cubanos” porque me he desilucionado, al ver tanto “ego”, personalismo” como ciertas mentirillas muy dificultosas de “ingerir”.
    Pero si te digo tu escribes muy bien -vas al “grano” en tu transparencia, como tus verdades.
    Tambien leo a Claudia- me encanta la “chica”.
    Gracias Miriam, sigue adelante, la Isla necesita personas “genuinas” y “dignas”.
    Abrazos.

  20. Rolando Pulido dijo:

    Sin dudas, cuando te leo querida Miriam, me convenzo mas de que la democracia ya está en Cuba, está entre ustedes y muchos no la ven, no la notan. Está en sus manos que empiece a ser visible, con posts como este.
    Estupendo tu artículo.
    -Ojalá hubiese muchos “Olivas” entre los artistas, intelectuales y funcionarios oficiales de esta Isla.-
    ¡Amén!.

  21. El Lapón Libre dijo:

    !Amén! Nada que agregar, nada que objetar. Simplemente: PERFECTO: Un saludo para todos y !Bienvenidas las opiniones! Libres y distintas, pero respetuosas. Eso se llama DEMOCRACIA y LIBERTAD DE OPINIÒN.