Desde aquí

Desde aquí -

¿Continuidad o desmontaje?

images-machadito

Otra vez el señor José ramón Machado Ventura se refirió al asunto de la velocidad de “las transformaciones” que impulsa Raúl Castro, al advertir que estos procesos son tergiversados desde el exterior por voces asalariadas que exigen un avance más rápido creyendo ingenuamente que ellas van a conducir al capitalismo.

En esta ocasión el primer vicepresidente cubano tuvo la audacia de añadir que los cubanos gozan de libertad de expresión pues “el pueblo emite constantemente sus criterios y opiniones sin ningún tipo de coacción”. Según la versión publicada por el diario Granma “el cubano habla en la calle, en la cuadra, en las reuniones de los CDR y de la FMC; y si es estudiante se expresa libremente en los intercambios sistemáticos en las organizaciones estudiantiles, y todos son escuchados”

El segundo Secretario del PCC olvidó el detalle de que la libertad de expresión de una nación no se mide por los ejemplos que el mencionó sino por el acceso que tienen las personas a los medios de difusión. Por otra parte, afirmar que no existe ningún tipo de coacción por emitir criterios y opiniones, es negar la existencia de los mítines de repudio, de los llamados de atención que hace la Seguridad del Estado a quienes en la cuadra o en su centro de trabajo se atreven a sobrepasar los límites de lo que se puede criticar en voz alta.

Es cierto que cada vez hay menos miedo, pero eso no es un mérito de los verdugos sino de las víctimas. Decir que la gente se expresa libremente es como afirmar que las personas que toman leche en el desayuno triplica el número de quienes la reciben por el racionamiento, o que en Cuba nadie anda descalzo o que el volumen de clientes de la telefonía celular compite ya con los de los teléfonos fijos, datos que pueden ser ciertos pero que no son el resultado de un logro del sistema sino una victoria de los ciudadanos que encuentran un camino alternativo para buscarse el sustento y mejorar su nivel de vida.

Las llamadas medidas de perfeccionamiento o actualización quizás no sean pasos hacia el capitalismo pero sí se alejan sustancialmente de aquello que una vez nos describieron como Socialismo. En la proporción que dejan de parecerse a aquella engañosa utopía igualitarista la gente se siente mejor. Los viejos dirigentes podrán disfrazar de continuidad lo que a todas luces es un desmontaje, pero la vida dirá la última palabra. Quizás para entonces “ellos” no estén entre nosotros, o ya no ocupen sus actuales cargos y entonces la culpa del derrumbe definitivo caerá sobre los nuevos lobos de su propia camada, que hoy les aplaude y mañana los descuartizarán sin compasión

El mecanismo de freno

raul_castro

From: thewe.cc

igorbac001p1

From:britannica.com

l

From: myspace.com

Al escuchar ayer al general presidente en su discurso ante el Parlamento cubano me dio la impresión de que el llamado “proceso de reformas” seguirá su rumbo sin dar marcha atrás, pero lo seguirá haciendo con la insuficiente profundidad y velocidad que se requiere.
Raúl Castro se volvió a quejar de la existencia de una mentalidad apegada a los métodos del pasado, cosa que ya había hecho en su intervención ante el 5to Pleno del Comité Central y en la última reunión ampliada del Consejo de Ministros.
Sorprende que una persona que tiene en sus manos todos los recursos, todo el poder legal y hasta la autoridad moral para hacer que las cosas cambien, se muestre como víctima de un fantasmagórico modo de pensar que no le permite avanzar como es debido.
Un ejemplo de esta situación en la lentitud mostrada para el relevo de cuadros. En enero pasado, la 1ra Conferencia Nacional del PCC, que tenía la obligación de renovar el Comité Central, se pasó con ficha y dio una especie de voto de confianza (y al mismo tiempo un mandato) para que el CC se renovara a sí mismo hasta en un 20 %. Ya se han celebrado al menos dos plenos después de la Conferencia y nada se dice de renovar.
En los tiempos de la Perestroika, Mijail Gorbachov y los ideólogos de su equipo crearon el término de “mecanismo de freno” para identificar a los recalcitrantes que no querían cambiar nada. Si los lentos del patio siguen trabando las reformas, Raúl Castro se verá obligado tarde o temprano a pasar a la oposición o a dar un golpe de estado al estilo fujimorista.
La asignatura pendiente, que en mi opinión impide que todo avance, se centra en el tema de las Reformas Políticas. Hasta tanto no se desactive el carácter represivo del régimen, hasta que no se despenalice la discrepancia política, hasta que no se permita y se fomente la libertad de expresión y la libertad de asociación, Raúl Castro tendrá que seguir arando con los viejos y cansados bueyes que no acaban de entender hacia donde van los nuevos surcos.
Sé que estoy siendo en extremo generoso o quizás solo estoy siendo tramposo para evidenciar que en este carro hasta el más insignificante tornillo forma parte del fastidioso mecanismo de freno.

La segunda oportunidad de Obama

obamita1

Hace 4 años un buen número de cubanos concibió la esperanza de que el presidente Barack Obama introdujera en la política exterior de los Estados Unidos los cambios que condujeran a un mejoramiento en las relaciones con Cuba. Entre los puntos más significativos estaba la reducción o eliminación del embargo bloqueo, la flexibilización de los viajes y remesas a Cuba y la clausura de la prisión en la base naval de Guantánamo.

“Lamentablemente” Obama no ha sido el dictador de los Estados Unidos, sino solo un presidente que deber regirse por el sistema democrático que los norteamericanos han edificado a lo largo de más de dos siglos. No obstante, se eliminaron las restricciones impuestas por su antecesor Bush en relación a los cubano-americanos y el envío de remesas; más estadounidenses pudieron viajar a la Isla en este tiempo, pero continuó la persecución a las empresas que comercian con Cuba y la prisión de Guantánamo siguió funcionando como antes. Siempre podremos hacernos la pregunta de cómo hubiera sido la situación si aquellas elecciones de 2008 las hubiera ganado el republicano Mac Cain .

De forma paralela los cuatro años de gobierno de Obama coincidieron con el leve optimismo que despertaron las llamadas “reformas raulistas”, en las que, como estaba previsto, se mantuvo el mismo nivel de beligerancia antiimperialista combinado con la aseveración de que la mesa estaba servida para discutir con el vecino del norte siempre y cuando se hiciera en plena igualdad de condiciones. En todo este tiempo el enfoque que han ofrecido los medios de información cubanos -propiedad privada del Partido Comunista- se ha concentrado en demostrar que “el presidente negro”, como reiteradamente lo ha llamado Fidel Castro, es más de lo mismo e incluso que ha sido peor en algunos aspectos.

Faltando menos de una semana para conocer los resultados electorales, el MINREX cubano hizo pública una Declaración en la que reacciona con notable irritación frente a unos cursos que se ofrecen en la Oficina de Intereses (SINA) y al establecimiento de centros para conectarse a Internet. El término “ilegales” aparece 5 veces en el texto que contiene la afirmación de que “el actual gobierno de los Estados Unidos no tiene la voluntad real de dejar atrás las peores políticas y prácticas de la Guerra Fría…”

Hay quien dice que esta declaración pudiera ser el augurio de una nueva ola represiva contra los disidentes. Otros apuestan a que se limita a enviar un mensaje a Obama si fuera reelecto, o a Romney si resultara ganador. En unas horas sabremos si habrá cambio o continuidad en los Estados Unidos. Tengo la impresión que hay menos optimismo con lo que pueda avanzar Obama si repite y una gran expectación sobre hasta donde pudiera Romney cumplir sus amenazas. Lo significativo es que este país que lleva medio siglo exhibiéndose como el que ha roto todas las dependencias con el poderoso vecino, siga pendiente de lo que se legisla en USA para determinar cómo reprime a sus opositores y hasta dónde puede flexibilizar su política migratoria, para solo citar dos ejemplos.

Me temo que, gane quien gane, será del lado de acá donde seguiremos teniendo más de lo mismo.

Solidaridad burocratizada

sandy

El paso de Sandy sobre las provincias orientales y las catastróficas consecuencias que ha dejado me abren las siguientes preguntas:

¿Por qué toda la solidaridad tiene que pasar necesariamente por los caminos gubernamentales?

¿Por qué los CDR no le piden a sus miembros que acudan con ayuda a las oficinas de cada Zona?

¿Por qué la FMC no le ha pedido a las mujeres afiliadas que lleven algo a los Bloques de la organización?

¿Por qué las organizaciones pioneriles no invitan a los muchachos a que donen algunos uniformes escolares?

¿Por qué la Asociación de Combatientes de la Revolución no pide a sus miembros que entregen ayuda a los damnificados?

¿Estarán esperando a recibir órdenes desde las instancias superiores o a que sus propios corazones les dicten una conducta solidaria?

Un día especial para las Damas de Blanco

Foto del 24 de septiembre de 2011

Foto del 24 de septiembre de 2011

Como cada 24 de septiembre este lunes los católicos celebran el día de las Mercedes, una de las advocaciones de la virgen María. La virgen de las Mercedes, o de la Merced, como también se le conoce, es la patrona de la ciudad de Barcelona y  se le identifica con las virtudes del perdón y la benevolencia. Se sincretiza con Obatalá en el panteón yoruba donde se le reconoce como la más pura de todas las deidades, dueña de todo lo blanco, de la cabeza, de los pensamientos y los sueños.

Las Damas de Blanco que desde 2003 empezaron a salir a las calles a reclamar la libertad de sus familiares encarcelados por motivos políticos, tienen este día como una fecha muy especial. El año pasado en las cercanías del templo dedicado a esta virgen en la ciudad de La Habana decenas de Damas de Blanco fueron atacadas por una turba. La líder de esta agrupación Laura Pollán fue brutalmente golpeada y mordida en una mano. Semanas después fallecía en un hospital víctima de una repentina y aun no aclarada enfermedad.

Desde el jueves pasado la sede de las Damas de Blanco ha sido asediada por la policía. La calle Neptuno se encuentra interrumpida al tránsito en la cuadra entre Hospital y Aramburu. Se registraron más de 50 detenciones en todo el país y de ellas una treintena se desconocía su paradero en la mañana de hoy lunes.

Estas valerosas mujeres se enfrentan no solo a la persecución y la violencia sino que además son víctimas de una sistemática campaña de descalificación. Algunas de ellas ya han visto liberados a sus familiares y aún siguen acompañando a las que no han alcanzado su objetivo. Ellas se cuentan entre los pocos cubanos que han encontrado una respuesta a la pregunta de ¿Qué hacer? que tantos nos hacemos.

A 18 años del maleconazo ¿qué fue de los que nos quedamos?

maleco

Me perdí los acontecimientos del 5 de agosto de 1994 porque en ese momento estaba fuera de Cuba. Unos amigos me invitaron a Alemania y en la mañana del día 6 desperté en Frankfurt viendo unas imágenes a través de la CNN que parecían ser de La Habana, pero que yo no quería admitir que estuvieran ocurriendo allí.

Dos días después publiqué un artículo en el diario Tages Zeitung bajo el título de Ich züruck nach Kuba, o sea, Yo regreso a Cuba, donde comentaba que me parecía una locura aquel éxodo y concluía preguntándome ¿En qué terminará todo esto?

Hoy ya sé que no ha terminado. No sé cuántos de aquellos 35 mil cubanos que desafiaron las corrientes del Estrecho de la Florida sobre las más inimaginables embarcaciones, han regresado al país como turistas, seguramente más gordos y mejor vestidos; no sé cuántos de los que no se atrevieron entonces se decidieron después por una balsa, un matrimonio por conveniencia, una deserción, una visa de refugiado o cualquiera de las muchas formas en que los cubanos siguen escapando de su país. Tampoco sé cuál es el número de los arrepentidos. Arrepentidos de haberse ido, arrepentidos de haberse quedado. Sólo sé que aquello, que esto, no ha terminado y que la probabilidad que vuelva a ocurrir algo semejante sigue siendo una amenaza.

El año pasado unas 30 mil personas abandonaron el país por diferentes vías. En estos 18 años, sin apelar a los datos de las estadísticas oficiales debe haber emigrado al menos un cuarto de millón, quién sabe si medio millón. Suficientes para llenar una plaza. No sé qué hubiera pasado si toda esa gente se hubiera quedado. No sé qué pasaría si de pronto todos nos vamos.

Sé que regresé a mi país y que hasta la fecha sigo pensando en quedarme, respetando mucho a todo el que toma la decisión de irse.

Machado Ventura y la Teoría de la relatividad

jose-machado-ventura-300x218

“Los enemigos de la Revolución, tanto los de adentro como los de afuera -bajo la sombrilla de la crítica a una supuesta lentitud o poca audacia de las medidas adoptadas- ocultan sus verdaderas intenciones de restaurar el régimen de oprobio existente en Cuba hasta 1959”

La anterior cita es una de las perlas que derramó José Ramón Machado Ventura, el segundo del General Presidente, en sus palabras de resumen del acto por el 59 aniversario del 26 de julio. Su jefe le subió la parada posteriormente cuando en una improvisada intervención anunció que la mesa estaba servida para conversar con los norteamericanos, pero de eso ya se ha hablado demasiado y no pretendo llover sobre mojado.

Resulta que, según las orientaciones emanadas de la máxima instancia, ahora acelerar el paso o imprimirle audacia a las medidas adoptadas es el reflejo de una conducta contrarrevolucionaria. Porque, según se desprende, lo ideológicamente correcto es ir poco a poco, sin prisa, pero sin pausa, como repite frecuentemente Raúl Castro, el revolucionario paulatino.

En más de una ocasión he dicho que “las medidas adoptadas” van en la dirección correcta pero que carecen de la necesaria profundidad y de la velocidad adecuada. Y creo que van en la dirección correcta porque no se está dictando el cierre de los negocios privados, ni la suspensión del trabajo por cuenta propia, como se hizo en la tristemente célebre Ofensiva Revolucionaria de marzo de 1968. No se está estatalizando sino cooperativizando y de alguna manera privatizando, pero lenta y superficialmente.

A quienes pensamos que hay que acelerar, se nos acusa ahora de querer regresar al pasado. Cuando en realidad los únicos que quieren retornar a tiempos anteriores son los jefes de este proceso que muy gustosamente volverían a los años en que existía la Unión Soviética. Retornarían con beneplácito a aquellas décadas en que Cuba era un satélite subvencionado que enviaba tropas a África para complacer las apetencias geopolíticas de uno de los contendientes de la guerra fría. A cambio, apenas si recibíamos chatarra tecnológica para que el gobierno comprara nuestra lealtad política con una lavadora Aurika, un refrigerador Minsk, un televisor Krim o en el mejor de los casos un auto Lada. No es la velocidad, Machadito, sino la dirección la que conduce a un destino. La lentitud solo sirve para comprar tiempo ante lo inevitable.

“Tú no lo comprendes –me ha dicho mi hijo- ese señor cree en la máquina del tiempo, pura Teoría de la de la Relatividad: si viajas muy rápido, podrías llegar al pasado”.