Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

El período del escándalo silencioso
José Milián


Para Antón de Milián

Muchos amigos y otros que no lo son tanto se han acercado a mí, interesados en conocer mi opinión acerca de este debate sobre los parámetros o simplemente, por el hecho de que la no-participación en el mismo, pudiera interpretarse como desinterés, apatía o en el peor de los casos... cobardía. Los que realmente me conocen, saben que no padezco ninguno de esos tres males. La razón es muy simple, no tengo correo. Pero me he mantenido al tanto de lo que sucede porque siempre hay almas bondadosas que me los han hecho llegar y porque he participado en diversas reuniones. Voy al grano: Nunca he pensado que Pavón, a pesar de sus ideas, actuara solo. El fenómeno es más complejo. En este punto es muy fácil pensar que debemos mirar hacia arriba, pero yo también estoy hablando de que debemos mirar hacia el lado y por momentos, hacia abajo. Los documentos que poseo, firmados por él, evidencian que se apoyaba no sólo en los acuerdos del Congreso de Educación... y Cultura, sino en un Asesor Jurídico de cuyo nombre no quiero acordarme y en otros representantes de instituciones, en este caso del Sindicato y del Ministerio del Trabajo. Pero sabemos que también se apoyó en criterios emanados de los propios Grupos de Teatro o sea, de sus Consejos de Trabajo. Consejos que en algunos casos recapacitaron y se unieron a las víctimas y otros que desde el principio apoyaron a las mismas. Los que salían de las famosas vistas efectuadas por la llamada Comisión de Evaluación, salían con una boleta en las manos, con diez días para apelar la sentencia, en caso de no estar de acuerdo o de lo contrario deberían presentarse so pena de que se les aplicara la Ley contra la Vagancia. ¿Podía Pavón solo crear esta maquinaria jurídica? No voy a contar, por supuesto, el calvario por el que tuvimos que pasar.

La historia es mas o menos conocida y este no es el marco propicio. Pero cuando este señor firma con su puño y letra en mi resolución de expulsión que: “ ...Sus obras OTRA VEZ JEHOVÁ CON EL CUENTO DE SODOMA y LA TOMA DE LA HABANA POR LOS INGLESES permiten calificar su literatura como pornográfica y obscena”... no está solo. Allí, en el documento figuran otras firmas. Y en el proceso, otros nombres. Él había preparado las condiciones antes de actuar. Y tuvo apoyo en gentes que pensaban como él. Y en el terreno de las ideas no sé si nos aportaría algo en este debate cuestionarnos quien pensaba igual y quien ya no. Porque el tiempo ha pasado. Hay una sola idea en la que yo concuerdo plenamente con Pavón. Un mundo mejor es posible. Sólo que para él, o para ellos, ese mundo es mejor sin mí, o sin nosotros, o sea, los parametrados. La superficialidad e ingenuidad, por decirlo de alguna forma, conque nos juzgó, nos costó mucho. Y me remito a ciertas palabras que Blas Roca dijo a Fernando Sáenz y a Lázaro Peña, “Los parametrados son una prueba viviente de fé en la Revolución, de que lo mal hecho será rectificado, porque si no, ya hubieran desistido... y a pesar de los no ha lugar en las diferentes instancias, ellos siguen insistiendo, para eso hay que tener mucha fé.” Y claro está que la teníamos y todavía la tenemos. Y por esa fé regresamos y estamos aquí. Pero para que este asunto hubiera quedado en el olvido que merecía, debió ser analizado y rectificado en ese momento. Se debió hablar y se debió juzgar. No se trata de venganza, ni tampoco voy a afirmar que de justicia. Se trataba y se trata, de salvar un proyecto de justicia social que estaba por encima de nosotros y hasta del propio Pavón y era a quien se le estaba haciendo el verdadero daño. El y sus aliados estaban afectando la credibilidad en ese proyecto y con esta masacre eran ellos los que le servían en bandeja de plata la comidilla a los enemigos de la misma. Para mí, esto nunca fue El Quinquenio Gris, para mí siempre ha sido El Período del Escándalo Silencioso. Generaciones que han venido detrás se han formado en ese silencio. Dramaturgos y Directores, Actores y Diseñadores, etc., han existido o no, en la enseñanza artística según el profesor se atreva o no a hablar de ellos. Por desconocimiento o por temor a no saber si ya estaban entre nosotros. Y es en estos jóvenes que ya son profesionales en quienes pienso ahora. ¿Qué pasará con ellos? ¿Estarán dispuestos a no cometer los mismos errores?

Discúlpame la demora y quizás la extensión de mis palabras.

José Milián

9 de febrero de 2007

REVISTA DIGITAL