Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

Nada de pavon(nearse)
Manuel Vázquez Portal


Por estos días he sabido de un debate entre intelectuales y artistas cubanos acerca de la aparición en la televisión oficial --la única-- de unos viejos funcionarios de la cultura. La primera información la obtuve mediante correos electrónicos que me enviaran algunos amigos desperdigados por esos mundos de Dios, la segunda por medio de un despacho firmado por Wilfredo Cancio Isla en El Nuevo Herald, y las demás versiones por mensajes que me han reenviado otros amigos, con las opiniones de los enrolados en la discusión. Me ha parecido muy divertido por un lado, y muy doloroso por otro. Sé cuánto amor ponen algunos, cuánto dolor otros, cuánta esperanza muchos y cuánta hipocresía los menos, que hay de todo en las viñas del Señor.

A mi modo de ver, el problema actual de la cultura cubana no estriba en si aparecen en la televisión, como viejos héroes venidos a menos, ciertos oscuros personajes que colaboraron con el ensombrecimiento de algún momento de estos 48 años de oscuridad cultural cubana, sino en la relación artista-intelectual-gobierno que se mantiene con las mismas características de períodos anteriores, y ese es el problema a debatir, el problema a resolver. De lo contrario toda discusión tendrá el carácter, mondo y lirondo, de lo bizantino.

Por supuesto, no le pido a nadie que se inmole diciendo lo inconveniente en cuanto al contrato que mantienen con el poder. Sería tan extremista como aquel viejo comunista, Rubén Martínez Villena, que, en su tiempo, dijo que le interesaban tanto sus versos como les importaba a los intelectuales la libertad de Cuba, pero sí recuerdo que sin libertad social no hay posible libertad de pensamiento.

La historia cultural cubana, desde el arribo de los Castro al poder, tiene más torceduras que un bejuco rastrero. Pocos de los artistas e intelectuales cubanos se han salvado de ser víctimas y, muchas veces, victimarios del voluntarismo político que ha azotado la vida nacional por casi medio siglo. Entre defenestraciones, palinodias, perdones y ''rescates'' han transcurrido la academia, la bohemia y la farándula cubanas.

La nómina de despanzurrados, preteridos, anulados, encarcelados, desterrados por razones extraartísticas que van desde religiosas, sexuales o filosóficas hasta políticas sería demasiado extensa. La lista de los elegidos, encumbrados, premiados, abrillantados, homenajeados por las mismas razones es muy larga, y no menor la de los que una vez entarimados, fueron ''tronados'' y, luego de una plañidera mea culpa, vueltos a encaramar.

No están solos Heberto Padilla y Manuel Díaz Martínez en el mural de los juzgados. No están solos Hugo Chinea y Armando Cristóbal Pérez en el lienzo de los aupados. No están solos Norberto Fuentes y Eduardo Heras León en la cartulina de los una vez ''tronados'' y vueltos a subir al tren de los ''ingenieros de almas'' como pedía el gran Pepe Stalin. No están solos Luis Pavón y Jorge Serguera en el friso que muestra a los cancerberos de las calderas del infiernillo cultural cubano. Nombres y dos apellidos sobran. Sólo que no es para irrigar los odios sembrados por el gobierno que escribo. Pero sí para aproximarme a las esencias de por qué ha ocurrido semejante aberración. Desde que en la lejana Roma al César se le ocurriera la idea de propiciarle un origen divino al imperio y nombrara al general Mecenas para que alimentara, cuidara y pusiera a Virgilio a escribir La Eneida, el mecenazgo artístico ha tenido sus consecuencias políticas inevitables. El poder te protege, pero te cobra.

La fórmula no puede ser más simple. Virgilio, esclavo social, fue a la vez esclavo intelectual, pero gozaba de una vida más holgada que los otros esclavos. Creo que no es necesario explicar la parábola.

Cuando una cultura nacional tiene como único fin enaltecer, bruñir, divulgar los valores de un gobierno, por encima de todos los valores estéticos o culturales, y el artista depende económica, social y políticamente de ese gobierno, y accede a tal contrato, corre los riegos del pobre Fausto. Al entregar su alma, por ingenuidad, vanidad u oportunismo, para dedicarse a construir las almas que el poder pretende, está siempre a expensas del diablo. Y, por supuesto, el diablo jerarquiza. Quien mejor sirve a sus intereses mejor es tratado, aunque con ello no gane la libertad social ni la de pensamiento que en el fondo ansía. Un arte comprometido padece torceduras. Nadie mejor que el artista lo sabe. Pero una vez caído en la trampa paga con el compromiso o paga con la vida, y no puede pedírsele a nadie que ofrende su vida, a menos que lo decida por voluntad propia.

De ese rejuego infernal brota el artista capataz, aunque no sea el artista más diestro, pero sí el más leal. Este artista capataz se torna correa transmisora de los designios del poder para el resto de los artistas. Lleva y trae. No puede otra cosa. Gira, según le impone la polea del poder. Han sido estos los sucesivos Pavones, aunque con otros apellidos, de la cultura cubana, y han ido creando sus propios sucesores. Con su flaco poder han repartido premios y lustres, y de Luises Pavones se ha transitado a Edeles Morales, sin que, en rizoma, nada cambie, ni pueda cambiar en el futuro de mantenerse tal situación. Ha de cambiar primero la relación gobierno artista para que cualquier debate en este sentido fructifique verdaderamente. Ha de ganar primero el pensador su libertad de pensamiento para que pueda decir el nombre de las cosas y defender su criterio sin miedo a represalias, represalias que, como ha demostrado esta casi media centuria, pueden tener muchas variantes. Un artista dependiente es un artista a medias. Un artista comprometido es un medioartista. Un artista capataz es un cínico.

Manuel Vázquez Portal

Estados Unidos

REVISTA DIGITAL