Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

Carta del hombre nuevo en defensa de la pandilla de los tres


El hombre nuevo


Queridos compañeros, entrañables compañeras.

Quienes ahora nos alertan, memorizan sobre la vida y obra de Papito, Pavón y Quesada, en lugar de escarnecerlos como esbirros, o manejarlos en tanto que modélicos chivos expiatorios de un período gris de nuestra historia, debieran levantarles un monumento, en lo más alto, cimero.

Porque quienes descargan hoy contra ellos, en nombre de nuestra pureza ética que, no olvidarlo, es también onírica, también épica, si alguna gloria tienen, la que dicen cabe en un grano de arena, se la deben a ellos.

Ni el más fiel esforzado combatiente ni el adversario más feroz han contribuido tan exacta desproporcionadamente a mi creación que Papito, Pavón y Quesada quienes, con su denodada impronta, me convirtieron en la más perfectiva construcción histórica del pueblo.

Soy el más exacto resultado de este ya desmedido proceso dialéctico de medio siglo. Y cuando digo “dialéctico”, me refiero a la praxis derivada de la contradicción, la lucha de contrarios, antagónicos o no, aunque preferiblemente de los primeros, los conservadores más drásticos, porque con su derrota hacen irreversibles los procesos evolutivos, históricos, creando la conciencia colectiva que los barre de los tiempos futuros, a no ser como ejemplos negativos, irrepetibles, aunque irreversibles.

De esta calaña son, sin dudas, Papito, Pavón y Quesada. Pero también de los que infunden una memoria del terrorismo institucionalizando, a nivel de estado, la desconfianza (mutua y auto), la paranoia, el temor del Otro (que puedo ser yo mismo, mi conciencia torturada), el que no es (en tanto que ser ontológico, está bien, pero fundamentalmente ideológico) igual que yo, mi semejante. El miedo a la otredad (Pepe Grillo guiándote por el buen camino) no se despertó o desató con/por el trabajo sucio (escondido, secreto, clandestino) de Papito, Pavón y Quesada, que más allá y más acá de su “quinquenio gris” se extiende, se extendió y –si es que no hacemos algo hoy- se extenderá, como amenazaron con toda conciencia y capacidad alusiva, poética, digamos, desde la “pantalla chica”, los administradores de nuestro poder.

Sí, paranoia “quinqueniogrisista a parte”, da miedo ver que, cuando tenían tanta tierra echada encima lograron (di)simulárnoslos en la tumba, donde algunos llegamos a creer yacían inermes, especimenes que parecían (deseábamos) extintos, emergen desde el oscuro silencio del olvido, al emerger del fondo de la pantalla chica (es decir de la banalidad, la nada o de La Diferencia, que es su cumbre), en ejemplar demostración de constancia mediática, Papito, Pavón y Quesada han cumplido con la causa a la que un día juraron dedicar, supeditar la vida por, a todo costo, reprimiéndolos, exaltar valores, contrastándolos, excluyéndolos. La omisión no funciona, ni aun con ellos.

Quienes los vieron en la TV, comentan que, simple vista, y a no dudarlo, agrego, no parecían arrepentidos; incluso uno de ellos dijo que nada torturaba su conciencia. Ninguna muestra dieron de revisar sus malos pasos, quienes desde sus denodadas trincheras de ideas equivocadas, intolerancia y errores premeditados, algunos alevosos o fríamente calculados (bajo gélidas laguers, en el Patio de la Catedral, según me cuentan) trabajando hasta altas horas extras, con deleite de orfebre, ellos me dieron el toque magistral, el acabado.

No es paradójico decir que con sus desmanes Papito, Pavón y Quesada terminaron de delinear al menos mis contornos, extrayéndome de la utopía de entonces, hasta lograr lo ahora soy, o somos. En su afán de, para lograr renovaciones impensable, en un proceso de alcanzar el alto sueño de un ser humano diferente, solidario, utilizando el método de estandarizar la sociedad, la contrastaron tanto que se me opusieron, al menos como paradigma, tratando de institucionalizar en lugar del hombre hasta entonces sacrificado, trabajador, consciente de su rol revolucionario, que era yo al obediente a ciegas, el que además de darlo todo por un ideal acepta como buenas violaciones constitucionales, enajenaciones del derecho humano y la instauración de dogmas y prejuicios, las más diversas exclusiones como comportamientos sociales racionales, honorables, válidos.

De manera que yo, el hombre nuevo aquel idealizado, monótono, intangible, tras pasar por los filtros de los no escasos papitos, pavones y quesadas, generalizados en cada esfera social del “quinquenio gris”, me he materializado en los jóvenes y adultos de hoy: escritores de mérito (lo mismo gay o enteros, ya da igual), oscuros músicos de atril, o brillantes de acuérdate de abril, danzarines modernos o no tanto, boleristas morunos o soneros montunos medio millos o millos completos, saltimbanquis borrachos o borrosos, pasmaos o con baro, peladitos con rayas al lado, melenudos en talla, cocolisos con sallas, rastras canallas, acróbatas con sello, diletantes con premios, operarios portuarios, iniciados en ocha, cristianos protestantes, saliditos del plato, saladitos sin plato, plomeros, albañiles, zapateros por cuenta (propia o “izquierdista”), pintores de barquitos, escapados en balsa, panaderos sin grasa, desertores de salsa, los de lluvias de tejas o aunque sepas que después te irás, repentistas de palmas y de cañas desesperadas, exmiembros de los cañas, los dimos y quitamos puestos, los choros del camello, los travestís de Reina y otros artistas, porque todos lo somos, tenemos que hacer arte o artistaje en ciertas circunstancias llamadas “especiales”, que durante aquel “quinquenio gris” -que no se extingue, como los buenos fuegos provocados- se convirtieron en sus víctimas propiciatorias u opositores sistemáticos, muchos de ellos igualmente tronados y no reivindicados…

En fin que, al nivel vertical de nuestra sociedad, todos le deben, le debemos lo que somos al “quinquenio gris”, cuando en virtud de leyes como las de la vagancia, los centros de trabajo se convirtieron en lugar de centros de producción material, objetiva en beneficio del pueblo, en centros de producción metatrancosa, subjetiva, abstracta, de rehabilitación.

Sí, nosotros, los hombres nuevos o reparados de hoy, que aplicamos a todo el doble rasero que debemos a los Papitos, Pavones, Quesadas y compañía (no trabajaban solos, claro, habían secuaces y hasta testaferros, por no decir sicarios), toda la dignidad que ahora proclaman, proclamamos, proclamo desde los emails que intercambiamos, con no poca esperanza de victoria, por lo cual deberíamos, en vez de escarnecerlos (manera inquisitoria de decir “despellejarlos”) o ponerlos nuevamente en la picota pública o echarles tanta tierra que (a)parezcan muertos, demostrarles nuestro más profundo rencorocimiento, y levantarles en lo más alto del Turquino, del Habana Libre, un inolvidable monumento al tedio, con entrada por turno y por parejas heterosexuales, claro, como Dios mandaba en los 70, pero pagando el fuerte covert en CUC, igual que ahora, en los 2 miles estos, como igualmente Dios ha convenido que paguemos todos.

Reciban un saludo sincero de

el hombre nuevo

REVISTA DIGITAL