Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

Pavor en Cuba
Jorge Luis Arzola


Queridos Reynaldo, Antón, Senel y Rebeca, Jorge Ángel, Arturo, Angelito Santiesteban, Eduardo, Waldo, Amir, queridos todos:

Acabo de leer una buena compilación de correos intercambiados por ustedes en Cuba. Uhmm, se me pone la carne de gallina con todo esto.

Les sorprenderá un poco este correo, porque a la mayoría de ustedes no los veo desde hace muchos años y a los otros casi ni les escribo..., pero la verdad es que se me ha calentado la sangre. Ahora bien: Como yo no soy un revolucionario, y como nunca lo fuí, y como además por edad no padecí el Pavorato, y encima como desde hace ya cinco años vivo en el exilio más puro y duro, parece que no tengo mucho que aportar a este debate; pero, aparte de reiterarles mi cariño y apoyo incondicional (si es que lo aceptan de este guajiro refunfuñón echado por el Destino (como Barry Lyndon) en la extraña Germania), a pesar de todo me gustaría sumar unas pocas palabras a lo ya dicho.

Está claro que los Pavones y los Sergueras, como los zombies, son bestias fáciles de resucitar porque nunca fueron enterradas, y porque, esta vez como los vampiros, pertenecen a un vampiro mayor o al mismísimo Señor de las Tinieblas, que es en definitiva quien manda o quien hace que corra la sangre de los inocentes. Pero ya esto lo ha dicho alguien más, y encima todos los sabemos muy bien.

Como muchos de ustedes no olvidarán quizá, fueron innumerables las ocasiones en que las fauces de la Seguridad del Estado y sus compinches del Partido(o viceversa) se abrieron para tragarme, tal vez aprovechando la circunstancia de que todos ustedes, en la Habana, estaban demasiado lejos como para escuchar mis pataleos, allá en aquella pocilga de Ciego de Avila. Me dieron de patadas en los calabozos, me amenazaron y vejaron, y muchos en el "ámbito cultural" me menospreciaron y ningunearon durante años. Nadie, nunca, me quiso dar trabajo en Ciego de Avila, ni siquiera de almacenero en una Casa de cultura.

¿Y cuándo ocurrió todo esto? Por supuesto que no fue durante el famoso Pavonato, durante el cual yo no tenía más de cuatro años, sino en un período de tiempo que va desde mediados de los años 80s, todos los años 90s y casi hasta el mismísimo 2002, cuando casi por puro milagro de Abel y creo que de Barnet me dejaron salir del país hacia Berlín, después de haberme acosado hasta el último minuto a nivel de los recientemente reverdecidos CDRs, como parte de la Batalla de Ideas y con el consentimiento de Cultura, del Partido y de todos. A propósito, les cuento: mis sabuesos avileños estaban envalentonados, porque, según me contó alguno de ellos, los dientes afilados y la lengua babeante de rabia, después de que Abel interviniera en mi defensa la último vez, Sacha(quien también tantas veces tuvo que correr a causa de mi pellejo, gracias viejo) y otros funcionarios declararan a quien quisiera oírlos, que "la próxima " nadie me iba a defender. Servido en bandeja de plata!

Aparte de eso, yo estaba servido en bandeja de Plata por la Asociación Hermanos Saíz y por Alpidio Alonso, sencillamente porque en una de las reuniones preparatorias del Congreso de ésta(al cual me habían elegido delegado directo o algo así, ya no recuerdo bien, y al cual en definitiva nunca asistí), y ante el servilismo generalizado, me había atrevido a decir que no debíamos hacer un Congreso para complacer a Aquél(Fidel Castro) que había decretado por años la suspensión de tal evento, desde los tiempos de la AHS de Eloisa Carreras, cuando los artistas jóvenes todavía se atrevían a decir unas cuantas cosas a ese mismo poder que ahora los amenaza a ustedes, y que ya a mi no me puede tocar, gracias a la mediación de Dios y del Océano Atlántico.

Ya sé, ya sé, no crean que olvido que gracias a muchos de ustedes y a unos cuantos más y al hecho de que nunca cometí otro delito que llamar las cosas por su nombre y tener la lengua larga, no pasé nunca más de dos semanas en los calabozos. Gracias a eso y a que la máxima autoridad de la cultura no era entonces PaVoR, sino Abel Prieto. Pero es que en cierto sentido yo era un privilegiado, porque era un escritor joven(ya no tanto, que horror!) conocido y porque encima tenía el apoyo de algunos de ustedes, con influencias allaaaaá, en La Habana. Pero ¿y qué pasó con los que no tenían tales privilegios? Pues se pudrieron en la cárcel, y después al exilio, siempre al exilio. Y hablo de escritores: los otros, sean inocentes o no, que se jodan, aunque se trate de "no revolucionarios no contrarrevolucionarios", esa categoría tan rara o zombi ideológico que parece existir en Cuba.

Lo que quiero decir es que el Monstruo siempre estuvo y está ahí, listo para dar el zarpazo, porque no existen contrapesos que estabilicen la política del país; no existe la Razón, sino la caprichosa y a veces antagónica voluntad de unos pocos y la sumisión del rebaño.

Queridos míos, yo estaré rezando por ustedes en los tres idiomas en que pudiera hacerlo, por si Dios entiende alguno de ellos. Temo por todos ustedes. Creo que necesitan de mucha suerte y de la ayuda de Dios.

Un fuerte abrazo, desde Colonia, Alemania

Jorge Luis Arzola

11 de enero de 2007

REVISTA DIGITAL