Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

Mensaje de Ismael de Diego
Ismael de Diego


En estos días he leído varias cartas acerca de la presencia en la televisión de individuos hasta ahora desconocidos para mí, como Pavón, Serguera y Quesada. Yo nací en 1977 y en la versión de historia que recibí nunca apareció ni una referencia a estas personas. Me enteré bastante tarde de ese periodo oscuro de la parametración, y la palabra UMAP me sonaba a alguna sigla más del repertorio interminable. Nadie se encargó de enviarnos ni una advertencia acerca de la intolerancia institucional, y mi generación corrió una suerte no muy distinta a la de los setenta: mi generación y todas las que le siguieron. Ya no Pavón, ya no Quesada, quizás tenían otros nombres y trabajaban más a la sombra, o sencillamente ya no hizo falta seguir poniendo las escabrosas intenciones en boca de ningún mediocre y la intolerancia pasó a ser la política del Partido, de Fidel.

Siempre me desconcertó el hecho de que muchos de esos jóvenes veinteañeros que bajaron a tiros de la Sierra Maestra con los pelos largos, llenos de collares, lentes oscuros y barbas prominentes gritando cosas acerca de la igualdad, la libertad, la tolerancia, se convirtieran en unos represores de carrera. Me pregunto cómo fue el cambio, ¿nadie se dio cuenta?, ¿no era esa una traición imperdonable a la confianza que se les había dado, a todo el apoyo?, ¿no eran ellos unos traidores y por tanto enemigos de la revolución? ¿o es que la revolución ya no era la misma ? No, no lo era.

Cuando vi en el documental Seres Extravagantes, de Manuel Zayas, el discurso de Fidel donde declara abiertamente la persecución de todo aquel que no se ajustara a sus parámetros de "persona normal", de revolucionario, me pregunté cómo era eso posible. La postura nunca se corrigió, nunca se revindicaron todas esas vidas hechas polvo por la estupidez, no pasó nada, ni siquiera se pidió perdón. Y la parametración siguió aquí entre nosotros, con otro nombre, con otras caras, con otras excusas, la cultura de la exclusión se perpetuó y se aceptó. Cuántas cosas nos permite un carnet de la UNEAC o del MINCULT, del ICAIC o la UPEC, cuántos privilegios que se le niega al resto de los cubanos. El sistema institucional certifica o desacredita a placer, sin posibilidad de reclamo, lo que le conviene y perpetúa la postura de "tú sí", "tú no".

Así que viendo la indignación que los ha llevado a manifestarse por escrito en contra de aquella injusticia, los exhorto a pronunciarse en contra de esta otra injusticia, más actual y vigente, pero esta vez con actos. Los invito a renunciar a sus estatus como artistas evaluados e intelectuales, escritores e investigadores asociados; los invito a entregar sus membresías y renunciar a todas esas instituciones excluyentes y selectivas que todavía hacen estragos en nuestra cultura, negando la espontaneidad y escogiendo lo más políticamente correcto como estandarte de nuestra identidad cultural para dejar claro, de una vez, que esos no son derechos exclusivos de los revolucionarios sino de los seres humanos.

Ismael de Diego

La Habana, 26 de enero de 2007

REVISTA DIGITAL