Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

Mensajes de César López
César López


En momentos de rabia en los que casi echaba espuma por la boca y quizá por el resto de los nueve orificios del cuerpo humano, luego de alguna que otra conversación telefónica con compañeros igualmente irritados, iracundos, desconcertados y llenos de vergüenza por el disparate mediático, ¡Ojalá que sea sólo eso y así!, recibí tu profunda y valiente reflexión como un estado de advertencia cultural, histórica, ética y desde luego política. Gracias, amigo, por pensar y actuar. Cuenta conmigo y mis atisbos de pensamiento en actitud firme y dispuesta para desfacer el entuerto que parece avanzar peligrosamente... pero te comunico, con José Martí, que: "Yo soy honrado y tengo miedo.".

Abrazos de reconocimiento y alerta.

César López

Palabras en la inauguración de la XVI Feria Internacional del Libro

Estimados amigos:

Al inclinarse la tarde al occidente el recuerdo lleva a unos versos argentinos de Rafael Obligado y para superar la sombra doliente sobre la Pampa se ha convocado como País invitado de honor, precisamente, a la República Argentina.

Ahora bien, el hecho de que dos intelectuales cubanos compartan la dedicatoria no significa que esta fiesta del libro se limite a ellos

Convite de la palabra, conduce a la cultura general, a todas sus manifestaciones, al sitio donde el libro señorea sin exclusiones de ningún tipo. Y como la Poesía es creación y la creación es fundamentalmente Poesía, me permito afirmar que esta Feria está dedicada a todos los creadores cubanos; pues Cuba, Isla o Archipiélago poéticos, comienza su consolidación desde el territorio para llegar a ser Nación y finalmente alcanzar la alta categoría de Patria con la Poesía. “Y toda la noche oyeron pasar pájaros” dice el Almirante en su Diario y lo afirma, no para descubrirnos, sino para encontrar un mundo y a la vez encontrarse en el ámbito donde como ahora la tarde se inclina. Dulcemente al occidente. Y no deja de ser mundo propio y nuestro.

Decíamos que esa totalidad creativa, de la palabra, inserta en el tiempo, encontró su espacio en Cuba. Con Espejo de Paciencia, y sin soslayar el hallazgo del poema Florida, los poetas han sostenido nuestra nación, patria, verbo, aguas, tierras. Y al decir poetas, incluimos a los narradores, pensadores, historiadores, economistas, músicos, danzantes, pintores y escultores. Hombres y mujeres de buena voluntad que nos han construido el hogar, la casa, la ciudad, la Patria.

Por eso la ampliación que más que generosa ha de resultar histórica quiere abarcar a todos los cubanos para que esta decimosexta Feria del Libro sea total y ecuménica y así supere cualquier limitación que en el transcurso de los años pueda haber mostrado, soportado y sufrido nuestra cultura.

Un arco admirativo que arranca en José María Heredia (y no deja de tener en cuenta a precursores como Silvestre de Balboa, Alfonso de Escobedo, Manuel de Zequeira, Manuel Justo de Rubalcaba y Manuel María Pérez Ramírez...) y llega hasta Raúl Hernández Novás y Angel Escobar, y no ignoraría a los grandes poetas del siglo XIX y del siglo XX con obra y vida plena y terminada. Y a los pensadores, novelistas, dramaturgos, situados firmemente en la cultura cubana donde lo mismo estarían Cirilo Villaverde y Ramón Meza como Ezequiel Vieta y Alejo Carpentier. En este puente están los nombres que casi no hay que enumerar; pero algunos zumban en mi oído: Gertrudis Gómez de Avellaneda, Joaquín Lorenzo Luaces, José Jacinto Milanés, Plácido, El Cucalambé, Manzano, Luisa Pérez de Zambrana, Julia Pérez Montes de Oca, Mercedes Matamoros, Juana Borrero y Julián del Casal, Mendive y la alta cumbre de José Martí... Si transcurre el siglo XX los poetas insisten: Boti, Poveda, Agustín Acosta. Emilio Ballagas, Mariano Brull, Eugenio Florit, Nicolás Guillén, Dulce María Loynaz, Regino Pedroso, Samuel Feijóo, Dora Alonso, José Lezama Lima, Virgilio Piñera, Gastón Baquero, Eliseo Diego, Jesús Orta Ruiz... y otros y otros y otros. Rolando Escardó, Roberto Branly, Baragaño, Fayad Jamís, Heberto Padilla, Luis Suardíaz ¡No hay que pedir perdón por la insistencia! ¿Verdad Hernández Catá, Carlos Montenegro, Lino Novás Calvo, Lydia Cabrera, Enrique Serpa, Félix Pita Rodríguez, Enrique Labrador Ruiz...? ¡Como nos acompaña José Soler Puig! ¡Y Fernando Ortiz, Mañach, Moreno Fraginals...

Andan entre nuestras letras Antonio Benítez Rojo, Guillermo Cabrera Infante, Calvert Casey, Reynaldo Arenas, Severo Sarduy, Miguel Collazo, Jorge Luis Hernández y Jesús Díaz...

El libro es portador de la palabra, ésta alcanza el verso y así asciende de nuevo y como siempre a la Poesía. Palabra y Poesía que como realidad y símbolo nos obligan a mirar, vigilantes, con los ojos abiertos, a la Historia. Y como referencia insoslayable recuerdo, rememoramos todos a Juan Clemente Zenea, tan cerca en el lugar. Lo estamos mirando. Vencedor en el tiempo. Aquí en su espacio. En el tiempo. Alerta en su trayectoria. El poema. La palabra y la Poesía. “Y fuiste reparada donde tu madre fuera violada”. Nos apunta, susurra y grita San Juan de la Cruz. Para hacernos conscientes de que este lugar bélico y oprobioso donde el poeta, la Poesía, fueran humillados, con esta fiesta que hubiera parecido imposible en otra época, queda limpio y así ha de mantenerse para siempre.

Y de la misma manera que aquellos creadores se dieron a la palabra y a veces tuvieron que morir por ella; ahora, como obligación ética y estética, nosotros alzamos el mandato libertario del conocimiento y la honra por medio de los libros. Decimosexta Feria del Libro que pudiera ser dedicada a tantos autores y libros que estuvieron, están y estarán en nuestras vidas. Enumerar sus nombres no sería agobiante, pero la discreción impone cierto recato. Los siglos se repiten desde el XVII hasta el XXI en que vivimos... Sea esta Feria y las que vendrán, dedicadas a esas criaturas, mujeres y hombres que sostienen la Patria, en todo momento, alegrías y sinsabores, aciertos y errores. Insistencia en permanecer en lo que une, nos une más allá de fronteras artificiales, mecánicas y aprovechadas.

Y si se afirma la ampliación extensa del honor en la Feria para los escritores cubanos ¿no habría que proclamar algo similar y equivalente respecto a los Países? Es un honor gozoso que Argentina sea el país invitado, pero ello tampoco hace olvidar a las hermanas repúblicas de nuestra América. Martí ilumina y dicta lecciones perpetuas. Y esta Nuestra América muestra orgullosa sus orígenes y su Historia constante. De José Hernández y su Martín Fierro y Sarmiento y su Facundo a Julio Cortázar, el país da pie a la cultura amplia que estará, está ya, presente en esta Feria, respirando el aire de la América toda y abierta al mundo, al Universo, para lograr lo que algunos todavía consideran inlograble. Lo posible por imposible. Saber que lo perfecto no existe, pero sí la constante perfectibilidad.

La Feria es ecuménica, abarcadora, humilde y soberbia al mismo tiempo. Su meta, o una de ellas, es abrir las puertas del conocimiento deleitoso a toda criatura a nuestro alcance. Si se enseña a leer para superar el analfabetismo la obligación inmediata de los pueblos es facilitar libros para que quienes pueden hacerlo disponga de elementos para su cultura y constante superación y alegría. Para su vida. Por eso la Feria. Como en la cita bíblica esta fiesta de acción y celebración cumple una meta, misión, destino: “Alzad vuestros ojos y mirad las regiones, porque ya están listas para la siega”.

Y no se trata de la explotación de muchos para provecho de unos pocos, sino de la dignidad plena del hombre. De la criatura humana. Gracias a todos. Feria del Libro: La Fiesta ha comenzado y es nombrable.

La Habana, 8 de febrero de 2007.

César López

REVISTA DIGITAL