Consenso
ESPACIO DE REFLEXIÓN Y DEBATE DEL PENSAMIENTO PROGRESISTA CUBANO
Portada | Nosotros | Contacto | Portafolios | Revista Consenso
indice

01. Abelardo Estorino
02. Abelardo Mena
03. Abilio Estévez
04. Alberto Acosta
05. Alfredo Guevara
06. Ambrosio Fornet
07. Amir Valle
08. Angel Santiesteban Prats
09. Antón Arrufat
10. Antonio Desquiron
11. Arturo Arango
12. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez
13. Belkis Cuza Malé
14. Belkis Vega
15. Betty
16. Boris Iván Crespo
17. Carlos Celdrán
18. Carlos Espinosa
19. Carlos Repilado
20. Carlos Sotomayor
21. César Leal
22. César López
23. Cira Romero
24. Consenso
25. Criterios
26. Declaración de la UNEAC
27. Desiderio Navarro
28. Duanel Díaz
29. Eddy Jiménez Pérez
30. Eduardo Jiménez García
31. Eliseo Alberto
32. Emilio Hernández Valdés
33. Ena Lucía Portela
34. Enrique Colina
35. Enrique Pineda Barnet
36. Ernesto Yevgueni
37. Esteban Morales
38. Esther Suárez Durán
39. Eva
40. Félix Sánchez
41. Félix Sautié Mederos
42. Fernando Jacomino
44. Francis Sánchez
45. Frank Padrón
46. Gerardo Fulleda León
47. Gustavo Arcos Fernández-Brito
48. Haroldo Dilla
49. Hombre Nuevo
50. Isbel Díaz torres
51. Iskánder
52. Ismael de Diego
53. Ivette Vian
54. Jaime Sarusky
55. Joel Franz Rosell
56. Jorge Angel Hernández
57. Jorge A. Pomar
58. Jorge Angel Pérez
59. Jorge Camacho
60. Jorge de Mello
61. Jorge Luis Arcos
62. Jorge Luis Arzola
63. Jorge Luis Sánchez
64. José M. Fernández Pequeño
65. José Milián
66. José Prats Sariol
67. José Rojas Bez
68. Josefina de Diego
69. Juan Antonio García Borrero
70. Juan Carlos Tabío
71. Juan Pin
72. Leonardo Acosta
73. Leonardo Padura
74. Leonel Brito
75. Leticia Córdova
76. Loly Estévez
77. Luciano Castillo
78. Magaly Muguercia
79. Magaly Sánchez
80. Manuel Vázquez Portal
81. Marcos García
82. María de las Mercedes Santiesteban
83. Mariela Castro Espín
84. Marina Ochoa
85. Mario Coyula
86. Mario Crespo
87. Mario Vizcaíno
88. Maritza Corrales
89. Minerva Salado
90. Mirta Yañez
91. Néstor Díaz de Villegas
92. Norge Espinosa
93. Octavio Miranda
94. Omar Valiño
95. Orlando Hernández
96. Osvaldo Domeadiós
97. Pablo Menéndez
98. Pancho García
99. Paquito de Rivera
100. Pedro Campos Santos
101. Pedro Pérez Sarduy
102. Rafael Alcides
103. Ramiro Guerra
104. Reina María Rodríguez
105. Reinaldo Escobar
106. Reinaldo Montero
107. René Vázquez Díaz
108. Reynaldo González
109. Ricardo Reimena
110. Ricardo Riverón Rojas
111. Roberto Cobas Avivar
112. Rogelio Rodríguez Coronel
113. Rolando A. Pérez Hernández
114. Rosa Ileana Boudet
115. Senel Paz y Rebeca Chávez
116. Sigfredo Ariel
117. Tomás González Pérez
118. Víctor Fowler
119. Virgilio López Lemus
120. Waldo Leyva
121. Wendy Guerra
122. Yasef Ananda
123. Yoani Sánchez
124. Zenaida Romeu
125. Humor Gráfico
Lázaro Saavedra

126. Más humor Gráfico
Varios

Mensaje de Leonel Brito
Leonel Brito


Me dirijo a Uds. quizás a destiempo, pero más vale tarde que nunca, como preconiza el consabido dicho popular. La vida monástica que llevo en uno de los programas de la Batalla de Ideas me ha hecho separarme drásticamente de mis habituales contactos con el mundo cultural, de ahí que haya llegado tarde a la polémica desatada en torno a la vergonzosa aparición de varios responsables de la política cultural del “decenio negro” y no “quinquenio gris” como ha manifestado lúcidamente Desiderio Navarro en su “In medias res publica”. Soy joven (veinteañero apenas) y en parte respondo a la justa reclamación de Arturo Arango de lo alarmante que sería que los de mi generación no tomara parte en esta indignación, más allá de que no hayamos vivido este atroz y espeluznante proceso, pues, como bien afirma Oscar Llanes, la exclusión de nuestra presencia ahora sería justamente reproducir, consciente o inconscientemente (ya no sabemos), aquellos métodos represivos como el silenciamiento y la marginación, no conocidos en todas sus dimensiones y aristas. Es hora de que se hable, comente, discuta sobre este tema tan vedado como pudieron haber sido otros aspectos en aquellos años. Téngase en cuenta, por ejemplo, que esos nombres (Luis Pavón, Jorge Serguera y otros) son escuchados ahora por nosotros por primera vez. Por eso pienso, y conmigo muchos jóvenes que no queremos bajo ninguna circunstancia sufrir una segunda parte del pavonato (recuerden aquello de que las segundas parte nunca fueron buenas), que no haya sido pura casualidad la aparición tan seguida de esos personajillos siniestros, responsables directo o indirectos de amargarles la vida y obra a muchísimos intelectuales que abogaban por un pensamiento plural y tenido en cuenta, tal como debe suceder en una verdadera sociedad democrática y receptiva para con el parecer de sus ciudadanos. Sobre todo teniendo en cuenta la proyección épica y apologética con que fueron presentados. Y no solo es una falta de la ética más elemental, ya que no hablo de esa ética humanista de la que nos “pavon-eamos” ante el mundo y ante nosotros mismos, sino también una agresión insensible a la mayoría de los que vivieron aquella época, sean intelectuales o no, (familiares, amigos y pueblo en general) que tuvieron que sufrir de las más desconocidas formas el dogmatismo, el oportunismo y la tergiversación de una ideología cierta pero manipulada hasta el paroxismo, formas estas todavía inéditas a la vista de muchos de nosotros. Alabar públicamente a personas cuya implicación en esa barbarie no cabe la más mínima duda en un contexto político y social como el de hoy, no sólo es un síntoma o un síndrome como dijera otro de los polemistas, es, sin fantasmas ni elaboraciones patológicas, un anuncio muy claro de lo que pudiera pasar en un fututo cada vez más incierto y que podría repetir estos y nuevos y peores procedimientos. Por lo que sí me parece justa e irrevocablemente necesaria la protesta que Uds. ha iniciado. Pueden contar con el apoyo de los más jóvenes, de los que empiezan su andar por un camino que puede ser abruptamente cercenado, y no estamos dispuestos a someternos, No por nuestros padres, ni por nosotros mismos.

Leonel Brito

REVISTA DIGITAL