PELIGROSAS CONDICIONES LABORALES.

DSC00096Por Aimée Cabrera.

Los trabajadores del sector  de la salud pertenecientes al Ministerio de Salud Pública (MINSAP) están enfrascados ahora en la erradicación del cólera. Atrás han quedado los trabajos preventivos e inspecciones domiciliarias relacionadas con el  dengue, las  mismas han decaído producto del aumento alarmante de casos de cólera en casi todos los municipios capitalinos.

Si contagioso es el dengue, más lo es el cólera. Para todos los casos  no hay las medidas más elementales. A pesar de las reuniones en que han participado estos trabajadores para hacer las visitas a las zonas donde viven los enfermos  y prevenir la propagación del contagio, no hay camillas adecuadas, ni todos los habitantes de la capital han tomado el antibiótico que en número de 3 tabletas se le debe dar a cada persona.

Muchos trabajadores de este sector se quejan de que tienen que hacer las visitas a los enfermos,  y no tienen un mínimo de medios que los ayuden a examinar a los pacientes sin poner en riesgo su salud. No hay guantes desechables, tapabocas, sábanas desechables, y otros implementos imprescindibles.

Las instancias superiores exigen al máximo a las inferiores cuando se detectan los casos en un área habitacional cualquiera de la capital. Los trabajadores tienen que ir obligados a las cuadras aledañas a donde viven los que contrajeron el cólera, tocar puertas, hacer preguntas que a veces no son contestadas con sinceridad por miedo y estar al tanto de que esos vecinos cercanos se tomen el antibiótico.

El cólera es una enfermedad diarreica aguda, provocada por una bacteria, la cual si no es atendida a tiempo puede ocasionar la muerte del enfermo por deshidratación ya que las diarreas, vómitos y entumecimiento de las piernas son my intensos.

A pesar de que una Nota Informativa a la Población fue publicada en el periódico Granma donde se explica que el brote ha sido neutralizado y que solo hubieron 51 casos, la verdad es otra , a decir de quienes trabajan en centros médicos y dicen que la cifra es muy superior, se ha tratado, sin embargo, de controlarlo y que la atención con lo poco que se tiene es bastante buena, pero ahí está a punto de convertirse en una epidemia.

 

También las condiciones de higiene  en los lugares donde se venden alimentos y bebidas como jugos y refrescos caseros no es la mejor. Las bebidas no se preparan con agua hervida y son pocos quienes le echan al agua las gotas cloradas que no llegan a compararse con la higiene del agua hervida.

La manipulación de masas de dulces, pizzas y otros alimentos no siempre es la mejor, la mayoría de estos cuentapropistas elaboran sus ofertas con el agua contaminada una de las causas de ingestas y ahora de cólera, enfermedad que comenzó en el país hace unos meses en la localidad oriental de Bayamo y que, al no poner n cuarentena  a la ciudad y dejar que sus habitantes se trasladaran a otras provincias provocó su expansión.

Además es un hecho fehaciente que la capital está en uno de sus peores momentos en cuanto a la higiene de sus calles. Las esquinas donde están los depósitos de basura muestran los desperdicios apilados por no haber capacidad en estos para echarlos todos, las aguas albañales hacen ríos fétidos en cualquier calle habanera y proliferan por tanto, otras enfermedades tan peligrosas como el dengue y el cólera.

 

 

 

 

About Gustavo Pardo

Nacido en La Habana, Cuba el 18 de Diciembre de 1941. Especialista Geoteénico. Ex presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gra Logia de Cuba y ex Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del Grado 33 para la Republica de Cuba
This entry was posted in Masonería. Bookmark the permalink.

Deja un comentario