“LA UNIDAD MASONICA”

washington mandilEs un deber elemental de todo buen masón estrechar nuestras filas, fundir nuestros pensamientos y orientar nuestros actos hacia el más puro sentido de amor a nuestra augusta institución y hago en éste momento y desde ésta tribuna de la elocuencia, un solemne llamamiento a la observación del deber en la conciencia misma de todos los masones, para que poniendo en olvido cualquier diferencia de carácter personal o de grupo, que pueda haberlos dividido o alejado de la orden, acudan a pasar lista de presentes y a ocupar su puesto de lucha en el noble ejercito de la Libertad, de la Igualdad y de la Fraternidad, para defender la justicia y la verdad, y buscar el  progreso propio y del  género  humano.
 
VV.´.MM.´. y QQ.´. HH.´.de las logias aquí representadas, me han otorgado el alto honor de hablarles esta noche sobre “LA UNIDAD MASÓNICA” y quiero manifestarles en forma sincera, que un ansía infinita y una inquietud tremenda me invade y me emociona, al exponerles éste tan importantísimo tema, que debe llamarnos a la reflexión, pues es la piedra angular de nuestra institución, puesto que sin la Unidad nunca podremos lograr los objetivos deseados, sin la Solidaridad, sin el Respeto y el Cariño a nuestros hermanos masones, nunca podremos decir que nos hemos realizado comoverdaderos Caballeros de la Escuadra y el Compás, porque no estamos practicando el mandato divino de “amarnos los unos a los otros” en la  Fraternidad  Masónica.
 
Unidad: significa la acción simultánea que tiende al mismo fin y estoy seguro que cada uno de los masones, estamos hombro con hombro, buscando el sendero de la superación hacia la perfección del hombre, por medio delestudio de las Ciencias, las Artes y la Moral   Universal.
 
Unión: significa, asociación de diferentes cosas, de manera que formen un todo y quiere decir también la conformidad de esfuerzos y pensamientos y estoy seguro también, que todos los masones esparcidos por toda la faz de la tierra, estamos unidos moral y espiritualmente por ese hermoso vínculo de la hermandad masónica, que hace la verdadera fuerza de nuestra Augusta Orden, buscando la superación, la armonía y el conocimiento de nosotros mismos, por medio de la perseverancia  en el  estudio y con la práctica de la amistad pura y desinteresada del amor sincero, así como de la ayuda mutua, porque al superarnos en el conocimiento de nosotros mismos, podemos de una manera más clara entender y tolerar las debilidades propias de nuestros semejantes, enespecial de nuestros QQ.´. HH.´. masones.
 
Porque no deseamos superar a nuestros semejantes, por la razón  de que los amamos más que a nuestro propio ser. Que anhelamos esa superación sin fines mezquinos o mercenarios, sino para justificar y satisfacer  nuestro amor a la humanidad, porque la ambicionamos grande y feliz, en la etapa superior de la cultura y del progreso, disponiéndonos a servir de palanca o resortes que la impulsen. Pero sabemos muy bien que sólo en las mentes libres, en los cerebros limpios de prejuicios, de preocupaciones y errores, puede surgir la chispa capaz de avizorar el porvenir de la humanidad.  Porque también dentro de la unidad amamos la libertad por sobre todos nuestros quereres. la libertad que es para la masonería, como el oxigeno para la vida, sin él, como sin la libertad, no podríamos vivir. Pero precisa aceptarse, que la libertad del pensamiento. solo puede sustentarse en el principio del respeto al pensamiento ajeno, porque el pensamiento   constituye la grandeza del hombre.
 
Se dice que el hombre no es más que una caña, la más débil de la naturaleza, pero es una caña pensante. No hace falta que el universo entero se arme para aplastarlo, un vapor, una gota de agua bastan para matarlo. Pero aún cuando el universo lo aplastara, el hombre sería todavía más noble que lo que lo mata, porque sabe que muere y lo que el universo tiene de ventaja sobre él, el universo no sabe nada de ésto.  Toda nuestra dignidad consiste pués, enel pensamiento, trabajemos QQ.´. HH.´. en pensar bien.
 
Pensemos sinceramente ¿PARA QUE SOMOS MASONES? ¿solo para gloriarnos de ello y poder tener entrada cuando tengamos ganas al templo del saber? O ¿sólo para obtener la posición política que llene nuestra insana ambición de poder y de esta manera satisfacer nuestro ensoberbecido orgullo a costa y por los medios que sean?. Debemos analizar sinceramente estas posturas como masones y una vez que encontremos en donde estamos fallando, busquemos la comunión con nuestros hermanos de logia, busquemos la verdadera luz de la masonería que no se encuentra en los planos materiales sino en los del espíritu, y cuando la hayamos encontrado  veremos y practicaremos la esencia  de nuestra orden; LA FRATERNIDAD.
 
Sabemos que en cada logia siempre hay un interés particular por los problemas de carácter social, cultural o filosófico, según las actividades profanas de los componentes de cada taller, y según el ambiente en que tienen que operar, a cuya resolución se da atención preferente, dejando para un plano secundario el estudio de asuntos masónicos que afectan a la orden de manera general. Y claro que es importante que los talleres desarrollen su acción a favor de aquello que les interesa más de cerca, que casi podría decirse que les interesa de manera individual, porque esto satisface en lo personal a los miembros; pero, ¿no sería pobre en sus frutos desde el punto de vista de la masonería, cuyos postulados son de universalidad, una acción así de limitada?  Sí, indudablemente.  De allí que sea preciso que las logias orienten a sus miembros hacia trabajos de mayor envergadura, hacia empresas de un más alto interés, en que se precise de la acción conjunta de los talleres; como es el caso de la presente reunión, comenzando por aquello que sea en beneficio de las propias logias, a reserva de que, en un radio de acción mayor, después se pugne por finalidades que sean de provecho a nuestra gran logia de estado y posteriormente a todas las grandes logias. los fines de la masonería son infinitamente superiores a lo que actualmente se está haciendo por causa de la apatía de los miembros de la misma, sus bases son firmísimos pilares para una grandiosa obra de futuro en beneficio de la Humanidad, por eso necesitamos la acción conjunta de los hermanos, de las logias, de las grandes logias; para hacernos sentir, para que todos sepan que existimos, para que todos sepan que podemos luchar y que somos verdaderamaente fuertes, moralespiritual materialmente.  Podemos y debemos hacerlo. es nuestra obligación de  masones. Vivamos una masonería activa no pasiva, porque en ello va la construcción de nuestro propio destino.  Pero nos falta unidad y el cariño como vulgarmente se dice a la camiseta que vestimos. Lo vemos en las elecciones cualquiera que fuera, viene la selección de candidatos y todo bien, viene la elección y se presentan los problemas normales de grupos, pero no para ahí la cosa, debería continuar la unificación en torno de los nuevos dirigentes electos, mostrándoles nuestro saber masónico, nuestra solidaridad y nuestro apoyo democrático, y resulta que no queremos saber nada de la logia, porque no quedaron al frente de la misma los HH.´. que apoyábamos. ¿no es ésto falta de madurez masónica? yo pienso que lo que pasa es que anteponemos nuestros intereses personales o de grupo a los intereses mayoritarios de la logia. Las logias y principalmente la Gran Logia, o la masonería en general, no es de nadie en particular ni de X grupo, la masonería la conformamos cada unode los  masones  activos, y es universal porque debe ser bien entendida por todos los hombres, en todas las épocas y en todos los paises; la masonería es única y para el beneficio de todos, sin distingos de razas, lenguajes e ideologías políticas o religiosas.
 
Olvidamos que el ser masón, es para amar en la unidad del pensamiento, la palabra y la acción. cada masón debe amar con la efervescencia del triunfo, amar con la amargura del desengaño, amar entre las esperanzas del premio, amar con el dolor del vencido, amar, amar siempre y llorar mucho el día que las decepciones mundanas hayan secado en nuestras almas ese amor inagotable que debe existir en el corazón del VERDADERO  MASÓN.
 
Haz el bien mismo, dice nuestro código masónico, de manera que para practicarlo no debes de ningún modo obedecer a otra simpatía, ni a más presión que a ese deber innato en toda conciencia justa, de que lo injusto es impracticable y lo justo obligatorio.
 
Haz el bien y deja hablar a los hombres. Si supieran mis QQ.´.HH.´. lo que esa frase significa. Deja hablar a los hombres, si, déjalos hablar, porque muchas veces esa bondad que practicas será traducida por debilidad, otras por ignorancia y quién sabe si hasta por temor.  No importa: haz todo el bien que puedas, y después de hacerlo por mucho tiempo, habrás realizado el ideal masónico, y el día que cierres los ojos para siempre, tu alma se perderá en lo desconocido, pero saldrá de la tierra la voz de los hombres a encontrarse en el espacio con la voz del cielo y ambas proclamarán a la faz del mundo que  cumpliste como masón, con la misión que juraste ejercer.
 
QQ.´.HH.´. es hora de que olvidemos rencores y unamos corazones. estamos en el campo de batalla, debe comenzar la lucha; la verdad y el error deben lidiar, he ahí nuestros enemigos mortales; LA IGNORANCIA, LA HIPOCRESÍA, LA AMBICIÓN. Ésta infernal y odiosa trinidad nos preparan rudos embates a fin de hacernos retroceder en los campos de batalla de la conciencia. ¿y seremos tan cobardes que los adalides del retroceso, nos hagan abandonar el campo de guerra? ¡nunca! ¡nunca!  que primero seamos borrados del libro de la vida, que faltar a nuestros solemnes juramentos así como a nuestros deberes masónicos.  La unión hace la fuerza y como verdaderos masones no debemos permitir que LA LIBERTAD, LA IGUALDAD Y LA FRATERNIDAD, sean un mito ridículo en nuestra Sublime y Augusta Institución, una quimera, un sueño halagador o una vana ilusión. Nos es totalmente imposible abandonar el bello ideal de la perfectabilidad humana. Adelante pues HH.´., adelante dignos Caballeros de la Escuadra y el Compás, continuemos la magna obra de nuestros predecesores.  Al trabajo obreros, al trabajo digno y creador, porque las auras bienhechoras de la libertad están apagando el fuego infernal, hasta extinguirlo por completo, la igualdad ha nivelado a los hombres de la tierra y hoy ocupan el lugar que se merecen y al calor vivificante y divino de laFRATERNIDAD y de la UNIDAD MASÓNICA, se van fundiendo las cadenas de la aprobiosa esclavitud. Repercutamos QQ.´.HHH.´. el coro angélico de la leyenda biblica “GLORIA  A  DIOS EN LAS ALTURAS Y EN LA TIERRA PAZ  Y BUENA VOLUNTAD PARA CON LOS HOMBRES”. ¡Que pues, tememos? un esfuerzo más   y la Victoria es nuestra.
 
QQ.´.HH.´. Vivamos en estrecha unión, porque es más lo que nos une, que lo que nos separa. y lo que está unido por la Virtud, ni la muerte podrá separarlo.
 
F R A T E R N A L M E N T E.
 
Gr.´. Or.´. de Tampico, Tam., a 8 de julio de 1984.  E.´. V.´.
 
ROBERTO   GÓMEZ  ANZA
GRAN  TESORERO  DE  LA  GRAN  LOGIA  DE  TAMAULIPAS
P.´. M.´. DE LA R.´.L.´.S.´. “OBREROS DEL SILENCIO” No. 11

SI NO LUCHAS, TEN AL MENOS LA DECENCIA
DE RESPETAR A QUIENES SI LO HACEN.
JOSÉ MARTÍ

About Gustavo Pardo

Nacido en La Habana, Cuba el 18 de Diciembre de 1941. Especialista Geoteénico. Ex presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gra Logia de Cuba y ex Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del Grado 33 para la Republica de Cuba
This entry was posted in Masonería. Bookmark the permalink.

Deja un comentario