LA FILOSOFÍA DE LA RELIGIÓN Y LA FÍSICA CUÁNTICA

INSTITUTO SUPERIOR DE ESTUDIOS BIBLICOS Y TEOLOGICOS 

Autor: Juan Eugenio Leal García27 de Diciembre, 1999 

 

Si me equivoco deduzco que soy, pues el que no es no puede equivocarse, y precisamente porque me equivoco, siento que soy.                                                                                                                       Agustín de Hipo 

La ciencia sin la religión es imperfecta; la religión sin ciencia es ciega.                                                                                                                        Albert Einstein.El hombre es el ser y su circunstancia según Ortega y Gasset, y al abordar este trabajo que culmina la asignatura Filosofía de la religión  expondré algunas cuestiones que la teología deberá tener en cuenta para el próximo milenio, ante el cambio de paradigma1 que está ocurriendo. En el desarrollo del trabajo trataremos de responder desde el punto de vista de

la Física Cuántica:  qué es la mente, el cuerpo físico y Dios ? y ¿ por qué estamos hecho a imagen y semejanza de Dios ? 

Desde que Sigmund Freud (1856-1939), abrió la puerta del psicoanálisis que dio entrada al subconsciente se ha tratado de comprender qué es la mente. Se conoce la conexión mente-cuerpo, el hecho de que la mente influye sobre el cuerpo. Pero además de las implicaciones, lo más importante es qué es eso que llamamos mente. Hoy

la Física Cuántica nos da información sobre esto. En particular

la Mecánica Cuántica nos ha llevado a una crisis de percepción y está ocurriendo – en los últimos veinte años – un cambio de paradigma. Es un cambio mundial de perspectiva debido a una crisis de la percepción.
 

Nos referiremos a la mecánica de la percepción, porque a lo que llamamos realidad, está estructurada sobre la base de nuestras experiencias sensoriales como prueba inicial de qué es real. Se dice: ver para creer y si se puede tocar, es.  La crisis de percepción de hoy proviene de la duda de que esto sea así. Veamos el mecanismo de percepción y cómo creamos el Universo material. 

Hay un experimento que todos podemos hacer:  se ponen unas moscas en un frasco grande con tapa durante varios minutos, si al cabo de cierto tiempo se quita la tapa, el 99.9 por ciento de las moscas no pueden salir del frasco.  Teniendo en cuenta  esta experiencia sensorial inicial, las moscas y su cuerpo-mente han estructurado un compromiso consigo mismas de que éste es el límite de su Universo material.  No pueden escapar excepto, ocasionalmente, una o dos que se las arreglan para salir. 

En

la India se entrenan elefantes y se hace algo muy interesante: se toma un elefante bebé y se le ata una cuerdita a una planta durante varias semanas, cuando el elefante crece, si se le ata con una cadena a un árbol, puede romper la cadena o arrancar el árbol, pero si se ata a una planta con una cuerdita similar a la original, no podrá escapar. Cumple el compromiso con su cuerpo-mente, esa es su prisión. Este fenómeno se conoce entre los psicólogos como compromiso cognoscitivo prematuro.
 

En la facultad de medicina de

la Universidad de Harvard, hace unos treinta años, una pareja de psicólogos hizo un experimento muy interesante. Años más tarde ganaron el Premio Nobel por

1     Lo que Thomas S. Kühn llama: el paradigma cambiante. La constelación global de convicciones, valores, modos de proceder compartidas por los miembros de una comunidad. Los paradigmas son síntesis científicas, filosóficas o religiosas que sirven de referencia modélica para determinada época o grupo humano. Ejemplo de ello son la filosofía de Platón, la teología de Tomás de Aquino, la concepción política de Maquiavelo, la filosofía de Descartes, la física de Newton, el liberalismo y el marxismo. 

descubrir la mecánica de la percepción. El experimento es muy simple; tomaron un grupo de gaticos y los colocaron en una habitación que sólo tenía rayas horizontales  A otro grupo de gaticos los colocaron  un lugar con rayas verticales.  Todos los estímulos visuales que recibieron los gaticos eran horizontales o verticales, según su grupo.  Cuando los gaticos crecieron, ocurrió que un grupo sólo podía ver un mundo horizontal  y el otro no distinguía más que un mundo vertical. 

Los científicos del Instituto de

la Fundación Rockefeller de Nueva York han descubierto los misterios de la percepción sensorial. Ha sido demostrado que la experiencia sensorial inicial y su interpretación estructura nuestro sistema nervioso que sólo tiene una función; reforzar el sistema de creencias. 

De este modo lo que vemos es lo que nos enseñaron a ver, básicamente.  Si no nos dijeron que existe, entonces no existe para uno. El sistema nervioso se desarrolla como respuesta a los estímulos nerviosos. Eso crea una cierta percepción del mundo y esta percepción del mundo estructura nuestro sistema de creencias. En fin de cuentas, ¿ cómo se crea un sistema de creencias ? Por lo que vemos y tocamos, por lo que oímos y olemos. Luego el sistema nervioso tiene una sola función: reforzar el sistema de creencias. 

La mayor parte de las personas sólo pueden captar menos de una millonésima de los estímulos que le rodean y esos son los que le refuerzan lo que piensan que existe. Si no piensan que existen ni siquiera se ve. De manera que el dicho ver para creer es al revés creer para ver. De aquí que sino se cree en algo, no se ve y no se oye, no se puede tocar, gustar ni oler. 

Nuestro sistema nervioso ha sido programado para captar sólo un fragmento de la realidad y con estos fragmentos, que es todo lo que tenemos, no podemos ver el todo. Esa es la razón por la que vivimos alienados, fragmentados, separados de los demás porque sólo podemos ver un poco de aquí y allá, y estos fragmentos se han estructurados como resultado del compromiso cognoscitivo prematuro que hemos hecho y creamos esquemas mentales. 

La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es buenotu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todotu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la que en ti hayes tinieblas ¿ cuantas no serán las mismas tinieblas ? Mateo 6:22-23          Por ejemplo, el ojo humano puede ver entre 3.70 y 7.90 billonésimas del espectro. Eso se puede extender, pero normalmente sólo se puede ver entre esos límites  Todo lo que sobrepase esas longitudes de onda, no existe para nosotros.  Hay instrumentos o aparatos científicos que extienden esos límites, pero solo un poco. Lo que percibimos no es exactamente la realidad. Es literalmente nuestra manera de mirar el Universo. 

Las diferentes especies de animales lo ven distinto. Si uno pasea con un perro, este huele un Universo diferente al nuestro y oye lo que no podemos oír. Una serpiente siente su medio más infrarrojo. Un murciélago se orienta durante el vuelo a través del eco del ultrasonido. Las células del ojo de la abeja no pueden percibir los colores que nosotros percibimos, pero ve en la zona del ultravioleta. Cuando una abeja mira una flor, no ve la flor, sino la miel a distancia. Se pierde la flor, pero nosotros nos perdemos la miel. Los ojos del camaleón se mueven en dos ejes diferente. No podemos imaginar cómo el camaleón ve su entorno ¿ cual es entonces el verdadero aspecto, la verdadera textura, el verdadero sonido ? La respuesta es: no hay más que infinitas posibilidades  

coexistiendo al mismo tiempo, nosotros estructuramos una realidad perceptual. Y si ocurre que concordamos con ella, entonces decimos que ahí tenemos una prueba que existe. 

Lo que llamamos tiempo no es más que una colección de experiencias subjetivas, resultado de nuestra realidad perceptual. Pero esa realidad, es una realidad en un nivel y no lo es en otros niveles. Sir John Eccles, fisiólogo británico, quién también gano el Premio Nobel, dijo: no hay colores en el mundo real, no hay textura en el mundo real, ni belleza, ni fealdad.  Son todas realidades perceptuales estructurado en nuestra conciencia. Lo creamos todo mediante nuestra interacción. 

Es un hecho que el Universo está compuesto por campos de fuerza. Hoy los científicos afirman que todo lo que uno percibe proviene de sólo cuatro fuerzas básicas del Universo:  la gravedad (la gravitación Universal), que hace que gire el mundo y mantiene unido nuestro planeta con el sistema solar; la electricidad que produce calor, la luz, etc.; el magnetismo que hace que funcione la pantalla de televisión y todas las demás cosas de la tecnología moderna; la energía nuclear: que es la gran fuerza que mantiene unido el núcleo del átomo, es una fuerza muy grande y por eso da la impresión de que de verdad existe la materia. Cuando se logra desarticular esa fuerza entonces ocurre la explosión nuclear, que es tan fuerte. Es la fuerza responsable de la radioactividad y la transmutación de los elementos. Y eso es todo. 

Los científicos sostienen que estas fuerzas provienen de una única fuerza fundamental dentro de la naturaleza, denominada campo unificado. Y nosotros – los seres vivos – también somos parte de ello, porque es todo lo que hay. El espacio, el tiempo, todo lo que llamamos Universo material, se encuentra estructurado como resultado de la fragmentación simétrica y su expresión es lo que denominamos objetos materiales, separados unos de otros en el espacio y en el tiempo. 

Pero, lo que experimentamos como materia es algo que sólo sucede en la conciencia.  Todo el mundo exterior se compone simplemente de campos energéticos y estos campos energéticos son, en realidad, un solo campo. El espacio y el tiempo también son parte de ese campo energético. De alguna manera ese campo se fragmenta mediante la percepción. Podemos convertir ese campo energético en experiencia de sonido, gusto, forma, color, etc. Luego viene el proceso de rotulado que se lleva a cabo en nuestra propia conciencia;  y a partir de ese campo energético, tenemos el mundo material que percibimos. Pero no es así realmente lo exterior, sólo es así dentro de nuestra mente. 

Hasta ahora hemos vivido la superstición de que todo el mundo está compuesto de materia y que los cuerpos humanos también son materiales, que el Universo está compuesto de objetos separados que se relacionan en el espacio y el tiempo. La superstición del materialismo es la que rige nuestro sistema de creencias. Toda la lógica se ha basado en la superstición de que solamente somos máquinas físicas que hemos aprendido a pensar. Que por alguna razón, esta danza de moléculas en nuestro cuerpo crea lo que llamamos pensamiento, podemos decir que se ve el cuerpo como una estructura congelada. 

Hoy, como resultado del avance de la física y la neurobiología, el cuerpo ha dejado de ser una estructura congelada, más bien es como una danza dinámica de energía inteligente. Se podría decir que está más cerca del modelo hipocrático y también del modelo griego. Heráclito, el filósofo griego, comparó el cuerpo humano con un río de energía y dijo: el río lo engaña a uno porque da la impresión de que es un mismo río, pero en realidad está cambiando a cada momento. Heráclito dijo que uno no se puede meter en el mismo río dos veces porque siempre está entrando agua nueva. Da la impresión de no-cambio, pero en realidad está cambiando constantemente. Eso es lo que ocurre con el cuerpo físico. Parece una cosa pero en realidad es otra. Cuestionemos la percepción que nos engaña. La percepción nos dice que el sol sale por el Este y se pone por el Oeste y nosotros sabemos que es distinto. Así como no se puede entrar en un río dos veces nuestro verdadero ser no puede entrar en el mismo cuerpo físico – de carne y hueso –dos veces. El cuerpo físico esta cambiando constantemente. 

Observemos los procesos que se llevan a cabo y tomemos uno de ellos: la respiración. Con una inhalación entran en el cuerpo 1028 átomos. Con cada exhalación se sacan del cuerpo 1028 átomos, se exhalan fragmentos de nuestro corazón, del riñón  y del sistema nervioso, fragmentos de nuestro cuerpo y, físicamente, los estamos compartiendo unos con otros y con el resto del Universo. 

Tanto los matemáticos como los científicos en radio-isótopos han desarrollado cálculos extraordinarios para demostrar, más allá de cualquier duda, que en nuestros cuerpos físicos hay átomos o parte de átomos que en algún momento estuvieron funcionando en el cuerpo de Cristo, Mahatma Ghandi, Gengis Khan o Napoleón, por nombrar algunas personas. Todos tenemos una enésima parte de cada ser humano que vivió alguna vez en este planeta. 

Los estudios radio-isótopos demuestran que reemplazamos el 98 por ciento de todos los átomos de nuestro cuerpo en menos de un año, formamos una nueva piel cada mes, un nuevo hígado cada seis semanas, una nueva pared estomacal cada cinco días. Hasta las células  cerebrales tienen átomos de carbono, hidrógeno, nitrógeno, etc. que hace un año no estaban ahí. 

El ADN (ácido desoxirribonucleico) constituye la información genética que poseemos, donde se encuentra toda la historia evolutiva, no solo del ser humano, sino de todas las especies biológicas. Este ADN – con toda la información del Universo – que tenemos ahora, no es el mismo que teníamos hace algunas semanas. El carbono, hidrógeno, nitrógeno, etc. Como materia no estaba ahí, por tanto si creemos que somos cuerpo físico ¿ a qué modelo nos referimos ? El modelo del 1988 no es el modelo de 1999, ni el de tres meses atrás.  En realidad cambiamos nuestro cuerpo físico con menos trabajo y más rápidamente de lo que cambiamos de ropa.  El cuerpo físico es como el río que siempre es un nuevo río.  Así que, sino somos el cuerpo físico que aprendió a pensar ¿ que somos ?, ¿ de donde venimos ? Hoy la ciencia nos da algunas respuestas interesantes. Al verse el cuerpo físico – desde el punto de vista del investigador de la física cuántica – se percibe que está compuesto por átomos y que los átomos están dispuestos a través de espacios vacíos, apareciendo, desintegrándose, desapareciendo constantemente. Estas partículas no son objetos materiales, aunque parezcan serlo; en realidad son fluctuaciones de energía en el campo energético. Si pudiéramos ver el cuerpo tal cual es, lo veríamos, proporcionalmente, tan vacío como el espacio intergaláctico.  Cada átomo del cuerpo es, un sistema solar completo. El vacío es el terreno esencial de nuestro ser.  Y este vacío no es una porción vacía de nada, es una plenitud de inteligencia no-material. Eso es lo que somos: inteligencia no-material, que se expresa como cuerpo material. Estructura la experiencia del cuerpo físico. El cuerpo material viene y se va, pero la inteligencia no-material, la plenitud de inteligencia no-material permanece siempre. Está más allá del tiempo y el espacio.  

Si pudiéramos conocer esto mediante la experiencia y no solamente desde el punto de vista intelectual – intelectualmente todos los físicos están de acuerdo en esto – entonces desaparecerían todos nuestros problemas ya que nos daríamos cuenta que: no somos seres humanos con experiencias espirituales ocasionales, sino seres espirituales con experiencias humanas ocasionales.  Y este cambio básico de percepción, trasformaría completamente nuestra manera de interactuar entre nosotros, cambiaría todo el Universo y cómo lo experimentamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los científicos están comprobando que es así.  Hace aproximadamente veinte años que se descubrió – actualmente ha sido estudiado por miles de investigadores científicos – cómo la mente se transforma en materia.2 Cuando pensamos, sentimos, nos emocionamos o deseamos algo, eso se transforma inmediatamente en una molécula.  Al comienzo se creyó que esa molécula se formaba en el cerebro, y por eso se le denominó neuropéptido. neuro porque pertenece al cerebro y péptido porque se parece a las proteínas.  En realidad, esos péptidos son como pequeñas llavecitas que entran en la superficie de otras células donde hay pequeñas ranuras para ellas, como pequeñas cerraduras.  Así que cuando uno tiene un pensamiento, este se transforma en una molécula que es como una llavecita, la cual viaja y luego encuentra su cerradura, y entra en esa cerradura, y una vez que entró en la cerradura, la célula recibe el mensaje.  Estas cerraduras se llaman receptores, que están no sólo en el cerebro – como se creía inicialmente – sino que existen receptores de estas moléculas de la mente, no sólo en las células cerebrales, existen en todas las células de todas partes.3  Las produce el estómago, los intestinos, el colon, los riñones, las células del corazón, etc. Cuando decimos lo siento en mis entrañas, no estamos hablando simbólicamente, sino muy literalmente, ya que nuestro intestino produce las mismas sustancias  que nuestro cerebro cuando piensa. Lo mismo ocurre cuando decimos mi corazón esta triste. No hablamos en sentido figurado, el corazón esta triste.  Ya está muy claro que el pensamiento no ocurre en el cerebro, ocurre en todos los lados. Y lo otro es que ocurre en todos partes simultáneamente.  

Los científicos han demostrado por lo menos una cosa: tenemos un cuerpo pensante. Que por lo tanto, no podemos confinar la mente al cerebro, sino que está en cada célula del cuerpo. Este es nuestro primer Gran Salto, porque creíamos que la mente se encontraba solamente en el cerebro. Está en TODO el cuerpo. 

Y el segundo Gran Salto que tenemos que dar, es que tampoco se puede confinar a todo el cuerpo, sino que está en TODO EL UNIVERSO. Este es una gran mente no localizada que aparece aquí y allá, como la experiencia del pensamiento.   No somos máquinas físicas que aprendimos a pensar. En realidad somos pensamientos de una mente Universal que aprendimos a crear una máquina física.

2    

La Dra. Candice Bert que fue jefe de Biología Molecular en el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos de Norteamérica hace alrededor de veinte años descubrió las endolfinas y consecuentemente los neuropéptidos. Ella demostró que cuando pensamos, sentimos, nos emocionamos o deseamos algo eso se trasforma en una molécula. Así mismo se le debe la comprensión de lo que es la mente, el cuerpo físico y lo que es el espíritu, si queremos llamarlo así. 

3     Qué ocurre cuando tengo el pensamiento, tengo sed.  En cuanto tengo esta idea, mi cerebro produce una  sustancia llamada Angiotensina 2 que es el equivalente molecular de tengo sed. Al mismo tiempo mi glándula pituitaria produce Angiotensina 2 que produce la secreción de otra hormona, denominada ADH (hormona antidiurética) que es responsable de la retención de líquido. En ese mismo momento el riñón produce Angiotensina 2 que evita que pierda demasiado líquido, entonces se produce menos orina. También el corazón produce Angiotensina 2 que retiene el agua ¿ donde se produjo la primera idea ? Bueno, creemos que la idea estuvo primeramente en mi cabeza, porque tuve el pensamiento; tengo sed.  Pero en realidad, la idea surge simultáneamente en todas las células del cuerpo. Cada célula del cuerpo dice: necesito agua, esto ocurre al mismo tiempo. No hay secuencia, es un fenómeno simultáneo. ? donde estuvo la idea antes ? En ningún lado. Era simplemente una amplitud de posibilidades. Y antes de ser una amplitud de posibilidades estaba en el campo de las posibilidades infinitas. Ese campo de posibilidades infinitas se convirtió en amplitud de posibilidades: eso es la idea. Al comienzo en ningún lado y luego en todos simultáneamente. 

Esa mente Universal, no-local, y si lo decimos técnicamente: campo unificado interactuando consigo mismo a través de fragmentación simétrica, o también Dios, Absoluto, Creador, Gran Arquitecto de Todo el Universo, como prefiramos llamarlo. Pero esas fuerzas naturales no son fuerzas al azar,4 no son solamente fuerzas, son campos de inteligencia e información. Observen la palabra información (en-formación): es el mecanismo creativo donde surge la forma. Eso es lo que implica la palabra información. Transformación: una forma cambiante a otra. ¿ donde ocurre esto ? Esto ocurre en el campo de las ideas. 

Un átomo esta compuesto por partículas, pero sabemos que en realidad, esas partículas son campos de posibilidades. Una onda, no es tanto un objeto material, sino un campo de probabilidades. Por el principio físico denominado: principio de la indeterminación o de la incertidumbre, sabemos que la onda es, en realidad la probabilidad estadística de encontrar una partícula aquí y allá en el momento de la medición. Por tanto, la onda es también un campo de fuerzas y también es una idea. Es la probabilidad estadística de hallar una partícula aquí y allá. Eso hace que dichos campos de fuerzas sean campos de ideas. Por eso existe esta expresión en nuestro idioma. Decimos, que algunas ideas tienen más fuerzas que otras, porque en realidad, las ideas se manifiestan como moléculas. Nuestro cuerpo no es más que un campo de ideas. 

Veamos el espíritu, la mente y la cuerpo. Lo que llamamos espíritu o conciencia pura es el campo de infinitas posibilidades. Lo que llamamos mente es la amplitud de posibilidades. Y lo que llamamos cuerpo es una partícula congelada en el momento de la atención. Pero nos confundimos con la partícula congelada en el momento de la atención y de ahí el temor de la mortalidad y todos los problemas de la vida. Ese momento congelado de atención, no es más que una mascarada. Porque debajo de ese momento congelado de atención, está la amplitud de posibilidades infinitas que es lo que nosotros realmente somos. Eso es la conciencia. 

Los biólogos, los físicos y las personas de los campos espirituales, coinciden actualmente en eso. Por lo menos, los biólogos más actualizados, algunas instituciones de mucho prestigio, hablan de la conciencia; de como la conciencia no puede ser destruida. Esta sobrevive a la muerte física. Y, en realidad esta es la fuente de toda creación. Todo el Universo es este único campo unificado de conciencia que interactúa consigo mismo. Crea no solo el cuerpo físico, sino también el Universo físico. El cuerpo es un campo de idea en transformación, que se vuelven a crear como conciencia pura. Ese campo de conciencia interactúa consigo mismo; se convierte en ideas, en el cuerpo, en el Universo físico y en su experiencia. Sí, no solo es una sopa de energía. Nosotros transformamos esa sopa de energía a formas materiales, color, etc. Así que nosotros somos literalmente unos creadores. Pero eso es lo que tenemos que descubrir, comprender.  

 

 

 

 

 

_________________________________________________4   Recordemos tan solo que: los rayos – fenómeno físico incuestionablemente comprobado – se consideraba que eran producidos por la cólera de Dios. El físico Max Planck, que siempre encontró enconados adversarios a sus teorías, sobre

la Mecánica Cuántica enunciada en 1900, expresó : La verdad no triunfa jamás, pero sus adversarios acaban por morir. Una nueva idea se considera, de entrada, ridícula, y más tarde se desestima por trivial, hasta que por fin se convierte en lo que todo el mundo sabe.

La religión nos será demostrada por el absurdo. Ya no será la doctrina desconocida la que se oirá, ya no será la conciencia no escuchada la que gritará. Los hechos hablarán a grandes voces. La verdad abandonará la altura de las palabras y entrará en el pan que comemos. ¡ Y la luz será fuego !  Blanc de Saint-Bonet (1815-1880). Filósofo francés. 

No es necesario fingir a Dios desde que se le puede probar. Por medio de la ciencia se llega a Dios.                                                                                                                           José Martí. 

Conócete a ti mismo ! decía Sócrates citando lo escrito en una pared de la gruta del oráculo de Delfos. Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres, nos dijo Jesús. Alcanzar el Tao es eterno. Y aunque el cuerpo muere, el Tao nunca pasa, nos dice el Tao Te King. Conócete a ti mismo, como el campo y el conocedor del campo, nos dice el Bravagad Gita. Y cuando se tenga ese conocimiento como vivencia, nos daremos cuenta de que nuestra verdadera condición, como el campo, es inmortal. Desde hace millares de años hemos aprendido una enorme cantidad de cosas, excepto la que nos interesa. Parece que el espíritu humano actual tiende, por fin, a obedecer la máxima socrática y comprender el mensaje de los textos antiguos.5 

El nuevo paradigma de la humanidad nos dice que el mundo no es material, que está compuesto de campos energéticos que provienen de un campo inmanifiesto, subyacente. El espacio y el tiempo son parte de ese campo. En el viejo paradigma, mente y materia son entes separados e independientes. En el nuevo paradigma la mente y la materia son esencialmente lo mismo; la experimentación del campo, subjetivamente, consiste en la mente, y objetivamente en el mundo de los objetos materiales. En el nuevo paradigma la mente no está atrapada en el cerebro, ni siquiera en el cuerpo, se extiende mucho más allá del alcance del Cosmos. Es infinita, sin límites.________________________________________________5     De la noche de los tiempos remotos nos han llegado escritos que han sido llamados esotéricos, entre ellos, los principios herméticos del Kybalión que nos dicen. Todo es mente: el Universo es mental. Nada es esta inmóvil; todo se mueve, todo vibra. Todo es doble; todo tiene dos polos, todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son los mismos; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero difieren en grados; los extremos se tocan; todas las verdades no son más que una sola verdad; todas las paradojas pueden conciliarse. Todo fluye y refluye; todo tiene su período de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo, la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda, el ritmo es la compensación. Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa; todo sucede conforme a la ley; la suerte no es más que el nombre que se le da ha una ley no conocida, hay numerosos aspectos de la casualidad, pero ninguno se escapa a la ley; existe un género en todas las cosas; todo tiene su principio masculino y femenino, el género se manifiesta en todos los planos; la mente así como todos los metales y demás elementos, pueden ser trasmutados, de estado en estado, de grado en grado de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración, la verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental; más allá del Cosmos, del Tiempo, y del Espacio, de todo cuanto se mueve y cambia, se encuentra

la Realidad Sustancial,

la Verdad Fundamental; el Universo es una creación mental sostenida en la mente del TODO, si es cierto que todo está en el TODO, no lo es menos que el TODO está en todas las cosas. El que comprende esto debidamente ha adquirido gran conocimiento.
Ya hoy no nos resultan tan herméticos

 

 

Durante miles de años hemos estado atrapados dentro del frasco como las moscas, la percepción nos ha engañado, no hemos entendido qué significa estar hecho a imagen y semejanza de Dios. La filosofía materialista– al igual que a los elefantes en

la India – nos ha atado con cuerditas que refuerzan el compromiso mente-cuerpo y nos vemos en esta prisión que consideramos nuestra realidad. Romper esas cuerditas que nos aprisionan equivale a trascender el compromiso cognoscitivo prematuro, individual y colectivo. Trascender nuestros esquemas mentales.  

Paradójicamente, la ciencia hoy nos demuestra que somos seres espirituales.

La Física Cuántica nos da la respuesta a ¿qué es Dios?, ¿ por qué es inmanente?, y ¿ por qué estamos hecho a su imagen y semejanza? Cuando entendamos eso estaremos dando el GRAN SALTO que nos hará comprender la unidad en la diversidad. Entonces alcanzaremos la altura de lo que hoy llamamos Dios. En realidad, Dios no está lejos de cada uno de nosotros, pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como algunos de sus poetas dijeron: somos del linaje de Dios. (Hch.17:28 ).
 

 

 

 

 

Bibliografía: 

 

     ARCE, REINERIO:

La Religión  Poesía del Mundo Venidero. Implicaciones
        Teológicas en

la Obra de José Martí, Ecuador,  Departamento de Comunicaciones
        del Consejo Latinoamericano de Iglesias, 1996. 

     ERKOF, LOUIS: Teología Sistemática, Estados Unidos de Norteamérica, Editorial         T.E.L.L., 1988.         

    BETTO, FREI:

La Obra del Artista,

La Habana, Editorial Caminos, 1998.
 

    CHOPRA, DEEPAK: Curación Cuántica. Seminario impartido en 1991, New York,        Transcripción a disquete de computación,

La Habana, 1997.
 

     Diccionario de Teología Fundamental, España, Ediciones Paulinas, 1992. 

     PAUWELS, LOUIS y Bergier, Jacques: El Retorno de los Brujos, España,           Editorial Paza Janet, s. a., 1962. 

     Varios: SACRAMENTUM  MUNDI, Enciclopedia Teológica, España, Editorial        Herder, 1978. 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Gustavo Pardo

Nacido en La Habana, Cuba el 18 de Diciembre de 1941. Especialista Geoteénico. Ex presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gra Logia de Cuba y ex Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del Grado 33 para la Republica de Cuba
Esta entrada fue publicada en Masonería. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA FILOSOFÍA DE LA RELIGIÓN Y LA FÍSICA CUÁNTICA

  1. Jorge Isaac Arcos Ortiz dijo:

    Artículos y teorías como este, es necesario incorporar en el despertar mental de los individuos, como consecuencia de la falacia que nos confunde, la educación se debe mostrar como el campus de interacción entre llo que es y lo que soy.

    Jorge Arcos O
    PhD Ciencias Naturales y Educación

  2. Miguel A. dijo:

    Muy bueno el artículo, estamos viviendo una revolución científica y espiritual y casi nadie parece percatarse de ello. Con artículos como este ayudan a plantearse la percepción de la realidad.

  3. Pingback: XXX Hardcore Tube

Deja un comentario