CASTRO Y VIDELA; EL ABRAZO DE LA TRAICION.

base_imageRECUERDAN COMPLICIDAD DE FIDEL CASTRO CON DICTADURA DE VIDELA

Los exiliados argentinos en Cuba lloraban por el silencio de Castro, aseguró a la agencia Infobae un sobrino del Che Guevara que vivió esos años en La Habana.

A propósito del reciente fallecimiento del ex gobernante argentino Jorge Rafael Videla, la agencia Infobae recuerda que el comunista Fidel Castro fue un insólito aliado de la dictadura militar presidida por Videla en Argentina, a la cual incluso aportó respaldo diplomático en foros internacionales para evitar que el gobierno de facto del país del cono sur fuese condenado por la violación masiva de los derechos humanos.

La autora, Claudia Peiró, dice que durante aquellos años de dura represión, el régimen cubano contribuyó, a través de su representante en la ONU, a evitar que la Comisión de Derechos Humanos de la ONU emitiese una condena contra la Argentina y organizase una misión de inspección.

El favor –precisa Peiró– fue devuelto. El dictador Videla, que en Argentina decía estar combatiendo al “marxismo apátrida y ateo”, ordenaba a su representante en la ONU votar en contra de cualquier condena a La Habana.

Mientras tanto, –apunta la autora– Castro en sus discursos denunciaba a todas las dictaduras que rodeaban a la Argentina: Chile, Uruguay, Paraguay, Perú, Bolivia y Brasil, pero evitaba nombrar a la primera

Peiró señala que la clave del silencio y la complicidad del régimen castrista con los crímenes de la dictadura argentina fue el sometimiento de Cuba a la entonces Unión Soviética.

NO TAN EXTRAÑOS COMPAÑEROS DE CAMA

FIDEL CASTRO 1La articulista de Infobae cita a Martín Guevara, un sobrino del Che Guevara que desde la edad de 10 años vivió con su familia en La Habana, quien dijo a la autora haber sido testigo directo de la complicidad de Fidel con Videla, instruida desde Moscú como pago por los suministros de cereales argentinos a la URSS.

Peiró señala que ese aporte que fue más apreciado aún cuando Moscú comenzó a padecer el embargo de granos dictado por Washington tras su invasión de Afganistán en 1979. “En concreto” –dice– “fue la Junta Militar de la República Argentina -de supuesto ideario anti marxista- la que rompió el boicot que Estados Unidos impuso a la URSS”.

El periodista argentino-estadounidense Andrés Oppenheimer recogió un testimonio de primera mano sobre el asunto, desde la delegación de EE.UU. a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra,.

Señala Oppenheimer que en 1980 y 1981 cuando el gobierno de Carter trató de lograr una condena a Argentina en la Comisión, Cuba se opuso tenazmente y ayudó a crear un bloque de países para frenar la moción.

“Patricia Derian, quien fue subsecretaria de Estado para los derechos humanos del gobierno de Carter, me señaló que ‘los argentinos y los cubanos trabajaron juntos para bloquear la moción de condena durante todo el período de la junta militar”’.

“Roberta Cohen, la asistente de Derian, participó personalmente en los debates en Ginebra en 1980, en que Estados Unidos buscaba una condena que mencionara explícitamente las desapariciones forzosas en Argentina. ‘Fue una negociación muy difícil: los rusos y los cubanos no querían hacer nada contra Argentina’, recordó Cohen”.

“Al final, la junta militar argentina y Cuba lograron que se aprobara una resolución débil, en que se condenaban las desapariciones en general pero sin mencionar a la Argentina”.

Oppenheimer apunta que además del apoyo alimentario argentino a la URSS, Castro dio apoyo diplomático a la dictadura militar porque temía que una condena de la ONU por violaciones a los derechos humanos en Argentina sirviera como precedente para una condena similar contra Cuba. En segundo lugar, porque la junta militar argentina estaba ayudando a Cuba en ese momento a bloquear una propuesta de Estados Unidos a favor del disidente ruso Andrei Sajarov..

“Argentina cuadruplicó sus ventas de granos a Rusia en 1980, a un total de ocho millones de toneladas de trigo, y llegó a exportar el 60 por ciento de sus granos a la entonces Unión Soviética”, precisa Oppenheimer.

Esto sucedía mientras Cuba daba refugio a guerrilleros de izquierda argentinos.

LOS EXILIADOS LLORABAN

Martín GuevaraMartín Guevara

2465849A-91AB-4E8F-B106-17029791F40D_w268Martín Guevara

Martín Guevara relató a Infobae el desconcierto que generaba en él y en otros la relación de conveniencia, incluido el otorgamiento por Moscú de la Orden de Lenin a altos mandos militares argentinos.

“Una y otra vez, los exiliados argentinos en Cuba escuchábamos como su principal dirigente, Fidel Castro Ruz, en sus extensos discursos, jamás denunció las prácticas fascistas ni dictatoriales en la tierra de quien había sido, según él, uno de sus mejores amigos, de sus grandes guerreros, el Che Guevara. Y todo “por un puñado de rublos”, dice.

“Vi lágrimas en los ojos de hombres duros, de militantes de organizaciones de izquierda argentinas, que estaban en Cuba cuando, al esperar una declaración en el tribunal de la ONU por los derechos humanos, Fidel a través de sus enviados y bajo apercibimiento de la URSS, calló, haciéndose cómplice histórico de semejante villanía”.

Tomado de: Radio Martí en Vivo. TV Martí en Vivo. Cuba. Domingo, noviembre 23, 2014. IMAGENES TOMADAS DE INTERNET.

Posted in Masonería | Leave a comment

CUBA; CONFIRMAN VÍNCULOS ENTRE VIDELA Y FIDEL CASTRO

Según documentos oficiales argentinos desclasificados ahora, Buenos Aires autorizó a su Embajada en La Habana a solicitar un intercambio de votos para la reelección de Argentina en el Consejo Económico y Social de la ONU.

7DD0EDEA-A5F0-4EC7-9212-A2BADA81724C_w268_r1Castro y Videla.Castro y Videla.

Documentos desclasificados por Argentina , correspondientes al período de la dictadura militar, confirman la cooperación que hubo entre Fidel Castro y Rafael Videla en la ONU. Diario de Cuba reporta que en un cable fechado el 20 de abril de 1977, Buenos Aires autoriza a su Embajada en La Habana a solicitar un intercambio de votos para la reelección de Argentina en el Consejo Económico y Social de la ONU. Fidel Castro había pedido a Videla, a cambio, apoyo para la elección de Cuba en el Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud. En otro cable secreto, fechado el 12 de septiembre, el embajador argentino en La Habana, Francisco Molina Salas, escribe que se oficializó el apoyo cubano a dicho Consejo de la ONU. Gabriel Salvia, director en Buenos Aires del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, dijo a Diario de Cuba que los documentos corroboran la alianza tácita entre ambos regímenes represivos. “Cuba se encontraba entre los países con los cuales la dictadura militar argentina mantenía relaciones diplomáticas normales. Luego se comprueban los intercambios de favores”, explicó Salvia. Tomado de Martinoticias.com, noviembre 20, 2014

Posted in Masonería | Leave a comment

CRISTINA I. LA EMPERATRIZ.

imagesCAUDRWL2Considerando sus propuestas de gobierno, las decisiones tomadas en sus mandato y los resultados de su gestión, es evidente que a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, lo que más le interesa es demostrar que es quien “manda” y que su autoridad es incuestionable.

El autoritarismo de Fernández se corresponde a los tiempos en los que gobernaron Catalina la Grande de Rusia, o las reinas Isabel I y Victoria de Inglaterra, por solo mencionar tres de las mujeres que a través de la historia dieron muestra de una voluntad de mando que si bien se correspondía a los tiempos de las monarquías absolutas o de las autocracias, no se corresponde con el siglo XXI.

Cristina enmarca perfectamente en la estirpe de políticos que usan el sistema democrático para acceder al poder pero cuando lo alcanzan, procuran imponer reglas y condiciones que satisfagan sus intereses y veden los derechos de sus enemigos o adversarios o políticos.

Un ejemplo fueron las tensas relaciones entre los Kirchner y José Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, al extremo que los contactos entre el gobierno y el cardenal fueron muy escasos.

Sin embargo la mandataria ha viajado cuatro veces a Roma a expensas del estado argentino en poco más de un año para entrevistarse con Francisco, el cardenal que la presidenta no quería, pero que adora como Papa, porque los titulares de estos encuentros en la prensa, tanto en el país como en el exterior, siempre son positivos para el visitante.

La forma de gobernar de la viuda de Néstor Kirchner, fundador de la que podría ser una dinastía política si logran enganchar en la noria del poder a Máximo, hijo de ambos, guarda más semejanzas con los regímenes bolivarianos que con el resto de los gobiernos legítimamente electos del hemisferio.

La presencia de Máximo Kirchner en un mitin político en el que destacó la figura de la mandataria y la vigencia de su proyecto de gobierno, deja entrever que el heredero está al acecho y que es muy probable que aspire a alguna posición electa en los próximos comicios que se efectuaran en el país.

Máximo, participa de manera relevante en un movimiento político llamado La Cámpora que es la vanguardia del kirchenerismo organizado, que en alguna medida, según analistas, pretende cubrir el espacio dejado por el grupo subversivo Montonero, pero ajustándose a las formulas políticas de estos tiempos.

El hijo de sus padres también cuenta con la maquinaria electoral de su progenitora, herencia de Néstor, lo que sin dudas aporta numerosos e importantes recursos a una eventual campaña electoral.

Muchos de los dirigentes de la Cámpora ocupan posiciones en el gobierno, en dependencias estatales o son legisladores. La organización ha sido un instrumento útil en las administraciones de los Kirchener e imprescindible para que la dinastía pueda seguir siendo, al menos, un importante elemento en la política argentina.

Son varios los factores, incluido el despotismo, junto a su intención de controlar las instituciones del estado, en particular el Poder Judicial, los que identifican a Cristina Fernández con los gobernantes del Socialismo del Siglo XXI.

Su proyecto de democratizar la justicia tenía como objetivo el control político de los tribunales como ocurre en Venezuela, Ecuador y Nicaragua. Cuba esta fuera de esta lista, en la isla no hay ni sombra de justicia.

La presidenta argentina al igual que sus pares bolivarianos está a favor de fortalecer el estado, limitar las actividades económicas independientes y en particular controlar los medios de comunicación.

Cristina al igual que el desaparecido Hugo Chávez y Rafael Correa son gobernantes mediáticos. Gustan del espectáculo, del circo, para que sus partidarios no se percaten de sus depredaciones.

Recurrir al nacionalismo extremo es una práctica común. Hacer el papel de víctima de conspiraciones externas e internas, es un recurso útil para acentuar el control sobre el país.

El fortalecimiento del estado favorece el crecimiento de la burocracia que se traduce tanto en la dependencia de más ciudadanos de la voluntad de quienes gobiernan, como en la multiplicación de trabas administrativas que   dificultan las actividades económicas independientes de los planes gubernamentales.

La corrupción bajo el gobierno de Fernández se ha profundizado. En un reporte del Foro Económico Mundial, Argentina fue situada en la posición 139 de 144 países. Según el informe los aspectos más importantes son: el favoritismo en las decisiones del Gobierno, la ineficiencia del Estado y el despilfarro de los fondos públicos.

Cristina comparte con sus pares bolivarianos la pasión por la notoriedad, la criminalización de la oposición y la decisión de controlar los medios para imponer su “verdad” e impedir las críticas, pero también, y esto es parte del histrionismo compartido, de ser la estrella fulgurante de cada informativo.

Pedro Corzo. Periodista. (305) 498-1714

 

 

Posted in Masonería | Leave a comment

LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

antorcha

Construcción de la antorcha de la Estatua de la Libertad en los talleres de París.

Quizá sea la Estatua de la Libertad la escultura de raigambre masónica más célebre de nuestra reciente historia del arte. Airosa de líneas, magnífica en su concepción, obra maestra de ingeniería por añadidura, la colosal figura enarbola una antorcha cuya luz, espiritual amén de material, derrama hasta los confines del mundo. Estandarte de libertad para todos los hombres, con independencia de su credo y su origen, símbolo por antonomasia de la verdad, la tolerancia y la justicia, se erige a la entrada del puerto de Nueva York, de cara a Europa, como luminaria axiológica de la civilización occidental contemporánea.

Su ascendencia sincrética la hace heredera de antiguas deidades, como la Isis de Egipto, la babilónica Ishtar o la griega Astarté. De su rostro hierático y un tanto arcaico se ha dicho que pudo haber sido inspirado por aquel de la madre del artista o por las facciones de una de las bellezas de la época, Isabella-Eugénie Boyer, esposa del rey de las máquinas de coser, Isaac Merrit Singer. Se nos muestra ataviada con un peplo, que cabe imaginar purpúreo, y tocada con una tiara de siete puntas, dispuestas en semicírculo, a guisa de arco celeste de ciento ochenta grados, cual trasunto de los siete continentes y los siete mares. En la mano izquierda sostiene la tabla de la Ley, cuyos caracteres incisos en cifras romanas rememoran la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América: “JULY IV MDCCLXXVI”. A sus pies, ya rotas, las cadenas nos remiten a la emancipación humana. Los tres escalones del pedestal sobre el que descansa se corresponden con los tres grados masónicos: aprendiz, compañero y maestro. Tal pedestal se levanta a su vez sobre un zócalo preexistente en forma de estrella irregular de once puntas.

La Estatua de la Libertad es la obra cumbre de un artista visionario y masón universal: el escultor Frédéric Auguste Bartholdi (Colmar, 1834-París, 1904).

Parece ser que el proyecto de levantarla se fraguó en el verano de 1865 durante una velada en la casa del jurista y político francés Édouard René de Laboulaye (1811-1883), en Glavigny, cerca de París; entre la concurrencia se hallaban Oscar y Edmond de Lafayette, descendientes del célebre marqués del mismo nombre, el historiador y masón Henri Martin (1810-1883), y el propio Bartholdi, que a la sazón estaba realizando un busto del anfitrión. Fue Laboulaye quien tuvo la idea de que los franceses ofrecieran un monumento a los Estados Unidos como conmemoración del centenario de la independencia norteamericana así como testimonio de la ya antigua alianza entre ambos países. Se ha especulado con la posibilidad de que tan espléndido gesto encubriera como segunda intención la de subrayar el contraste entre las libertades norteamericanas y el régimen represivo del Segundo Imperio francés. Sea como fuere, el joven Bartholdi quedó seducido tanto por la grandeza de la idea como por el reto que su posible ejecución había de suponer para su talento.

montaestatualibertadMontaje de la Estatua de la Libertad en los talleres de París.

El proyecto quedó en el aire durante los últimos años de gobierno de Napoleón III y aquellos de la guerra Franco-Prusiana. Terminada ésta, Laboulaye, Lafayette, Henri Martin, el marqués de Noailles y el de Rochambeau resucitaron el proyecto y sugirieron a Bartholdi que visitara América para gestionar la ofrenda del monumento, ofrenda que debía verificarse el 4 de julio de 1876, fecha del centenario de la Declaración de Independencia.

Armado con un puñado de buenas intenciones y varias cartas de recomendación, el escultor partió por vez primera a los Estados Unidos en junio de 1871. Dícese que apenas tenía un boceto del monumento que avalara el proyecto y que fue mientras iba descubriendo la bahía de Nueva York, al borde del Pereire, cuando tuvo la visión de una diosa que, sosteniendo una antorcha, diera la bienvenida a los inmigrantes que llegaran a esa nueva tierra de promisión. Y cuentan que rápidamente se hizo con lápiz y pinceles y abocetó en acuarela la idea de una Estatua de la Libertad que superara la idea de simple monumento para convertirse en referente de gran valor moral.

Pese a que esta bella historia ha quedado en entredicho por mor de un primer esbozo en terracota modelado por Bartholdi en 1870 y que actualmente se conserva en el Museo de Bellas Artes de Lyon, lo cierto es que ese primer viaje sí fue decisivo para la elección de la isla de Bedloe, (“isla de la Libertad”, desde 1956) como ubicación de la estatua, cuestión que debió de tratar ya el escultor en la entrevista que mantuvo con el presidente norteamericano Ulysses Simpson Grant el 18 de julio de 1871.

Por mutuo acuerdo entre ambos países, Francia se encargó de la construcción y ensamblaje de la figura mientras que Estados Unidos llevaría a cabo la edificación de su pedestal.

Para hacer frente a la financiación de la escultura, se fundó en París la Unión Franco-Americana que, en el otoño de 1875 y bajo la dirección de Henri Martin, comenzó la campaña de su promoción por medio de artículos periodísticos, espectáculos, banquetes y loterías. Gracias a las donaciones de 100.000 particulares, muchos de ellos masones, del Gran Oriente de Francia, de numerosas ciudades y varias cámaras de comercio, hacia 1880 ya se habían conseguido recaudar suficientes fondos para la estatua. Bartholdi acometió su montaje en los talleres parisinos de la rue Vavin. Se encargó al ingeniero Gustave Eiffel el diseño de la estructura interna de la estatua y a la firma Gaget-Gauthier la fabricación de las planchas de cobre que habían de conformar su superficie exterior.

Bartholdi pertenecía a la masonería desde su ingreso, en 1875, en la logia “Alsacia-Lorena”. Sus hermanos de este taller fueron testigos de primera mano de la génesis de la Estatua de la Libertad y ello hasta el punto de que, una vez concluida el 21 de mayo de 1884 y antes de mostrarla al comité estadounidense, Bartholdi les solicitó su opinión previa, de tal suerte que, como si se tratara de un peregrinaje, fueron en bloque a visitarla el 19 de junio. En una cena celebrada el 4 de julio de ese mismo año la estatua sería formalmente presentada a Levi Parsons Morton, embajador norteamericano en Francia y al vizconde Ferdinand de Lesseps, cabeza de la Unión Franco-Americana. De la relación de la logia “Alsacia-Lorena” con la escultura da fe asimismo una conferencia que pronunció el escultor el 13 de noviembre de 1884 en la que compartió con sus hermanos los detalles del proceso y método de ejecución.

Mientras tanto, se proyectaba en Norteamérica la construcción del pedestal. La recaudación de fondos para llevar a cabo tal empresa se encontraba bajo la responsabilidad del Fiscal General y presidente del Comité Americano William Maxwell Evarts, si bien fue Joseph Pulitzer, el editor y propietario del New York World, quien, gracias a su influencia mediática, consiguió mayores logros en este sentido.

Coincidiendo con el aniversario del nacimiento de George Washington del año 1877, el Congreso de los Estados Unidos dio su aprobación para el levantamiento del monumento y el Presidente Rutherford Birchard Hayes autorizó para escoger un terreno apropiado al general William Tecumseh Sherman quien, haciendo realidad los deseos de Bartholdi, se decantó por la isla de Bedloe.

El 5 de agosto de 1884 tuvo lugar la colocación de la primera piedra del pedestal de la estatua de la Libertad que se hizo según el rito masónico. Asistieron más de un centenar de masones. El arquitecto principal del pedestal, Richard Morris Hunt, presentó las herramientas de trabajo al Gran Maestro, William A. Brodie, el cual las distribuyó por turnos a los oficiales de la Gran Logia de Nueva York, el Diputado Gran Maestro, Frank R. Lawrence, el Primer Gran Vigilante, John W. Vrooman, y el Segundo Gran Vigilante, James Ten Eyck

La%20Estatua%20de%20la%20Libertad%20durante%20su%20construccion%20%20en%20Paris%203Permítasenos analizar con especial detenimiento un momento de gran interés masónico como fue la ceremonia que se celebró con motivo de la colocación de la piedra angular del pedestal de la estatua. Era tradición en América la celebración de ritos masónicos con ocasión de la colocación de la piedra angular en grandes edificios, públicos y privados, como ejemplifica que el 18 de septiembre de 1793 George Washington colocara personalmente la piedra angular de la capital de los Estados Unidos, con la asistencia de la Gran Logia de Maryland. Siguiendo esta costumbre, William M. Evarts contactó con la Gran Logia de Masones Libres y Aceptados del estado de Nueva York y solicitó la celebración de un acto masónico para la ocasión. La invitación de Evarts debe considerarse, empero, como algo más que la manifestación de la influencia local de la masonería o la mera continuación de una práctica nacional. En este sentido, la presentación y levantamiento de la Estatua de la Libertad tuvieron una repercusión internacional y el hecho de delegar la colocación de su piedra angular a la hermandad masónica puede estimarse como un digno tributo ofrecido a todos los hombres libres de elevados principios y reconocido prestigio.

Se señaló el 5 de agosto de 1884 como fecha para la ceremonia que, pese a una lluvia inclemente, se celebró siguiendo un meticuloso ritual. El buque Bay Ridge profusamente decorado con la bandera tricolor francesa y las barras y estrellas norteamericanas transportó a la Isla de Bedloe a un centenar de miembros de la Gran Logia de Nueva York, así como a otras personalidades masónicas. A causa de la limitación de espacio, el tradicional desfile masónico fue omitido y el programa comenzó tras la interpretación por una banda militar de La Marsellesa y la canción patriótica Hail Columbia. El arquitecto principal del pedestal, Richard Morris Hunt, presentó las herramientas de trabajo al Gran Maestro, William A. Brodie, el cual las distribuyó por turnos a los oficiales de la Gran Logia, el Diputado Gran Maestro, Frank R. Lawrence, el Primer Gran Vigilante, John W. Vrooman, y el Segundo Gran Vigilante, James Ten Eyck. Entonces el Gran Secretario, Edward M. L. Ehlers, leyó la lista de objetos incluidos en un cofre de cobre que se depositó bajo la piedra angular: una copia de la Constitución de los Estados Unidos; otra del discurso de despedida de George Washington; veinte medallas de bronce de presidentes estadounidenses, entre las que se incluían las de Washington, Monroe, Jackson, Polk, Buchanan, Johnson, y Garfield (todos ellos conspicuos masones); ejemplares de periódicos de la ciudad de Nueva York; un retrato de Bartholdi; una copia del Poema a la Libertad, de E.R. Johnes; y una lista en pergamino de los oficiales de la Gran Logia.

Pedestal de la Estatua de libertad erigido siguiendo el ritual masónico tradicional

437px-SOLPedestalConstruction_1Siguiendo el ritual de rigor, la piedra angular fue probada, tras lo cual el Diputado Gran Maestro completó el trabajo aplicando el mortero y situándola firmemente en su lugar. William A. Brodie la golpeó tres veces con un martillo y certificó que estaba debidamente colocada. Acto seguido, los elementos de la consagración —cereales, vino y aceite— fueron presentados por los citados Lawrence, Vrooman y Ten Eyck.

El Gran Maestro disertó brevemente sobre la relevancia de la hermandad masónica, tanto en ese acto concreto como, de modo más general, en la liberación de los hombres de las trabas y cadenas de la ignorancia y de la tiranía. El principal discurso corrió a cargo del Diputado Gran Maestro Lawrence quien afirmó que las gigantescas proporciones de la estatua habían por fuerza de quedar eclipsadas ante la nobleza y elevación de la idea que encarnaba: la Libertad como sendero hacia la civilización, como la principal y más noble aspiración del ser humano.

El 17 de junio de 1886 y a bordo de la fragata francesa Isère, la escultura llegó a Nueva York donde recibió una acogida triunfal por parte de los neoyorquinos. Para hacer posible su transporte había sido desmontada en 350 piezas, divididas en 214 cajas. Una vez en tierra americana sería ensamblada sobre su nuevo pedestal, operación que se llevó a cabo en cuatro meses.

Placa colocada el 5 de agosto de 1984 por la Gran Logia de Nueva York en la Estatua de la Libertad en conmemoración del centenario de la colocación de la piedra angular de su pedestal, 1884-1984.

Estatua%20de%20la%20Libertadplaca%20conmemorativaEl monumento fue inaugurado el 28 de octubre de 1886. El acto contó con la presencia de seiscientos invitados, muchos de ellos masones, millares de espectadores y un multitudinario desfile en el que también participaron las logias locales. En nombre del pueblo francés, Ferdinand de Lesseps ofreció la escultura al líder del Comité Americano, William M. Evarts. Acto seguido, tanto la figura como su pedestal fueron presentados ante al presidente Stephen Grover Cleveland, quien, en nombre de los Estados Unidos, los aceptó agradecido. Bartholdi tiró entonces de un lazo de seda descubriendo así el rostro de la escultura del velo tricolor que lo cubría. La ceremonia fue coronada por un discurso del senador Chauncey Mitchell Depew, uno de los más famosos oradores de la historia de los Estados Unidos y miembro activo de la Logia Kane, n.º 454, así como por la bendición de Henry C. Potter, Obispo de la Iglesia Episcopal de la diócesis de Nueva York.

 

Ya de regreso en Francia, es sabido que Bartholdi hizo partícipes a los miembros de la logia “Alsacia-Lorena” de la fervorosa acogida que en los Estados Unidos habían dispensado a la Estatua de la Libertad.

Inscripción en conmemoración de la ceremonia masónica de colocación de la primera piedra angular del pedestal de la Estatua de la Libertad el 5 de agosto de 1884 auspiciada en agosto de 2011 por las Grandes Logias de Nueva Jersey y Nueva York representadas por sus Grandes Maestros Glenn R. Trautmann y James Sullivan

piedraesquinaDada la popularidad del monumento no es de extrañar que se encargaran diversas réplicas del mismo, como la ofrecida a la ciudad de Poitiers por suscripción pública y bajo la iniciativa de las logias masónicas de la región de Vienne. Otras copias, también en escala reducida, se encuentran en París: en el puerto de Grenelle, de la Isla de los Cisnes; en el Jardín de Luxemburgo, del lado de la rue Guynemer; y en el interior del Museo de Artes y Oficios.

Dr. Pelayo Jardón

Profesor Tutor de la UNED

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES DE INTERÉS:

-Daily Globe, St. Paul, Minnessota, February, 9, 1884, p. 5.

-“The Bartholdi Pedestal. Its corner-stone laid in the rain. Masonic ceremonies. Speeches by Consul-General Lefaivre and W.A.Butler”, New York Daily Tribune, New York, Wednesday, August, 6, 1884, p. 8.

-“To aid the Bartholdi Pedestal Fund”, New York Daily Tribune, New York, Wednesday, September, 24, 1884, p. 8.

-“Visiting his great work. M. Bartholdi goes to Bedlow’s Island”, New York Daily Tribune, New York, Tuesday, October, 26, 1886, p. 4.

-“World lighting liberty. The Bartholdi statue unveiled. Completion of the great work on Bedlow’s Island”, New York Daily Tribune, Friday, October, 29, 1886, p. 1.

-Singer, R. C., Masonry and the Statue of Liberty. Disponible en:   http://www.masonicworld.com/education/articles/Masonry-and-the-statue-of-liberty.htm

http://secretebase.free.fr/complots/edifices/statueliberte/statueliberte.htm

Tomado de http://www.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/16Arte_y_masoneria/estatua%20libertad.htm

Posted in Masonería | Leave a comment

CUBA; ¿EN DONDE ESTA LA CONTRARREVOLUCION?

NO ES LA BUROCRACIA

Oscar Peña

PLAZA DE LA REVOLUCIONecién he tenido una conversación con un afable hermano de un alto dirigente del gobierno de Cuba que me afirma que el gobernante cubano Raúl Castro no ha hecho más reformas por trabas de burócratas nacionales. Eso mismo me expresó el querido amigo Carlos Saladrigas en su casa cuando llegó de su último viaje a Cuba. Son dos personas que estimo, de manera especial a Carlos, que he comprobado es un cubano de muy buena voluntad, pero solo en ese punto con él no tengo esa percepción.

Las trabas y la contrarrevolución de Cuba no están en los niveles intermedios o en la base de la sociedad cubana, perviven en la punta de la cima de la dirección del país. En el expediente de estos 55 años siempre se ha practicado echar las culpas a otros. Los problemas de desviación ideológica de la revolución en los años 60 eran culpa de los rezagos del pasado y de la microfacción contrarrevolucionaria; si había problemas en el transporte nacional, Fidel Castro sustituía al ministro del ramo infiriendo que era el culpable; baja producción de azúcar, sustitución del ministro del sector, si no se quería permitir eficaces productores y vendedores de productos agrícolas y artesanos independientes del gobierno que abastecieran a la población iban para la prisión por “explotadores del pueblo”, y así en todas las esferas. Después que se acabó el subsidio soviético todo es culpa del embargo económico de Estados Unidos. Es como un jarabe para bobos.

Y en asuntos de política y sociedad no hay antagonismo nacional. No permiten se rompa el mito que sus adversarios solo son extranjeros o mercenarios de estos. Un hecho histórico que se desconoce es que el primer grupo disidente dentro de Cuba con proyección cívica y nacionalista (el Comité Cubano Pro Derechos Humanos) que no recibía ni una aspirina, ni un cuarto de dólar del exterior y era completamente independiente, soberano y cubano como las palmas fueron falsamente incriminados sus miembros de agentes del extranjero cuando propusieron un Encuentro Nacional Entre Cubanos para buscar soluciones a la problemática del país. La realidad es que el gobierno cubano no sabía cómo reaccionar ante tan genuina propuesta nacionalista entre cubanos cara a cara y que tuvo apoyo nacional e internacional.

La respuesta oficial fueron acciones sucias de agentes encubiertos contra los proponentes y sus familiares y los más salvajes actos de repudio que conoció la ciudad de La Habana. El emplazamiento de esos cubanos los sacó del paso. Incluso utilizó y sacrificó para el atropello a sus símbolos juveniles Robertico Robaina y Felipe Pérez Roque. Era la primera vez que se veía en actos de esa naturaleza a altos dirigentes del sistema gritando improperios y dirigiendo esas acciones porque siempre argumentaban que era “el pueblo enardecido”. Fidel Castro supo ensuciarlos y marcarlos como ha hecho con la mayoría de la ciudadanía. El propósito era –y es– no admitir adversarios cívicos. Prácticas todavía vigentes hoy.

La realidad es que en un país pequeño y totalitario como Cuba no existe, ni se toleran obstáculos e inconvenientes a cambios en su andamiaje si no tiene la complacencia y visto bueno de la dirección del país. No se trata de la democracia de Pericles. El sistema cubano ha sido construido y creado como un coro que espera que el director prepare, coordine y dirija las diferentes voces que interpretarán sus miembros. Raúl Castro tiene la batuta, la palabra y posibilidad para dar la orden y orientación para que el país despegue. Ha dado algunos pasos importantes que llevamos años reclamando, pero si no ha hecho más no es por trabas de las estructuras. En sistemas comunistas las ventanas y puertas se abren desde arriba.

A estas alturas leemos los editoriales del New York Times y no dejan de decir verdades, pero no todas. El acreditado periódico no da en el centro de la diana al no reconocer que la dirección superior del gobierno cubano es todavía el coágulo más obstructivo de los problemas de Cuba por atrincherarse en viejos refugios, confundir y venderse ante el mundo como víctima que tiene que esperar por pasos extranjeros para dar pasos nacionales.

Enviado por Pedro Pablo Alvarez. Publicado originalmente en: EL NUEVO HERALD (martes 18 Nov. 2014)

 

Posted in Masonería | Leave a comment

piedra
LA PIEDRA BRUTA
Por S:. T:.La piedra bruta tiene el origen de su simbolismo en las leyendas de los masones de la Edad Media que construían las catedrales. Para construir un edificio de esta naturaleza, se necesitaba obreros de la piedra que transformaban las piedras brutas de las canteras en hermosas piedras pulidas que permitían la construcción del edificio.

Esta labor impicaba un aprendizaje largo, ritmado por una jerarquía bien definida: aprendices, compañeros y maestros, cada grado con sus tareas, derechos y deberes claramente establecidos, unos ritos precisos y cierto secretismo en cuanto a las enseñanzas necesarias. Los obreros, llamados también masones “operativos”, trabajaban las piedras en las logias, talleres construidos al lado de la obra y donde se protegían de las inclemencias del tiempo.

Cuando la masonería se hace “especulativa”, es decir que los hombres que la componen ya no son obreros de la piedra, sino obreros sobre si mismos, los símbolos de los masones de la Edad Media se convierten en la base del lenguaje masónico.

La Piedra Bruta es el símbolo por excelencia del aprendiz de masón. Esta piedra, sacada directamente de las entrañas de la tierra, está ubicada al pie de la columna de los Aprendices, junto a la piedra cúbica, ubicada en la otra columna, que es la meta a la que debemos llegar.

La Piedra Bruta somos nosotros aprendices: está llena de asperezas, estamos llenos de vicios, no ha sufrido ningún trabajo por parte de una mano externa, somos neófitos y no sabemos nada.

Además, el simbolismo de la piedra bruta, acompañada del Martillo y del Cincel para labrarla y su contrapartida de la piedra cúbica es ante todo el símbolo del trabajo. El trabajo es la base de toda sociedad, el trabajo es indispensable al ser humano para hacerle libre. Sin trabajo, no tiene pan para comer, sin trabajo, el ocio le empuja hacia el vicio. La Piedra Bruta de nuestra ceremonia de iniciación nos enseña que lo que nos espera es el trabajo sin fin sobre nosotros mismos para perfeccionarnos.

Sacar la Piedra Bruta de la mina, tal como somos sacados de las entrañas de la tierra durante la ceremonia de iniciación, es dar el primer paso hacia la virtud. Decidir, voy a cambiar, voy a ser masón, voy a ir a mi Logia cada semana, voy a trabajar es sacar la Piedra Bruta de la tierra y colocarla en el taller. La ceremonia de iniciación nos da las primeras herramientas para empezar a trabajar : el mandil que reconoce nuestra condición de obreros, de Aprendices, el Martillo y el Cincel que nos permiten empezar a pensar de cómo vamos a trabajar esta Piedra.

La meta del Trabajo sobre la piedra tiene dos vertientes: la del trabajo sobre si mismo que debe de llevar a cabo el Aprendiz masón, pero también un trabajo de aprendizaje de vida en sociedad. La piedra que se está trabajando no es destinada a parar sola y aislada, sino que tendrá que integrarse en un edificio completo y complejo que es la Masonería Universal. El labrado de la piedra se debe de realizar, pues, también pensando en cómo se va a integrar esta piedra en la obra global. Trabajar sobre si mismo y con los demás.

Esta reflexión del trabajo sobre si mismo dentro de la sociedad nos lleva al símbolo de la Fraternidad, pilar de la Francmasonería. Sin fraternidad, la piedra, por muy bella y perfecta que sea, no servirá para nada si está sola en un desierto.

Para seguir con la trilogía del rito francés, diría que la Igualdad está personificada en el hecho de que todas las piedras son iguales porque todas son imprescindibles para la construcción del edificio. No son todas iguales, hay algunas más grandes, otras más importantes, pero todas son necesarias al conjunto.

Por fin la Libertad es lo que reside en cada uno de nosotros de decidir si se va a trabajar esta piedra o si se la va a dejar tal como está dentro de la tierra, bruta e inconclusa.

Para concluir, quisiera hacer un paralelo muy personal del lugar de la piedra bruta dentro de la ceremonia de iniciación.

El primer paso de la ceremonia es el cuarto de reflexiones que representa la Tierra. Es la primera etapa simbólica del candidato, cuando se reúne consigo mismo, está solo frente a la muerte y a los elementos básicos de la vida, escribe sus deberes y su testamento. En este momento, el todavía profano saca la piedra bruta, arranca de sus entrañas la voluntad para seguir adelante en el camino de la Sabiduría y vencer el miedo de estar solo frente a las preguntas eternas del ser humano.

Viene el primer viaje que es la purificación por el Aire. La piedra está fuera de la tierra ya, pero los elementos son aterradores, hay mucho ruido y muchos peligros. El recipiendario entiende que el sacar la piedra de la tierra ha provocado reacciones fuertes de la naturaleza. Por fortuna, alguien le está ayudando a caminar y metafóricamente a presentar su piedra ante los demás hermanos.

Sigue el segundo viaje cuando corre el Agua. Se limpia lo superficial que quedaba pegado a la piedra. Se da uno cuenta que este montón que no se sabia muy bien que era es una piedra, imperfecta, sin labrar, con partes que pueden cortar y dañar, pero en el fondo es una piedra sobre la que se puede trabajar.

Por fin llega el tercer viaje donde reina el Fuego, que lo purifica todo, no solo purifica la piedra, también las herramientas que van a permitir empezar el trabajo sobre la materia prima, sobre si mismo.

Aquí está mi piedra, bruta e imperfecta.
Aquí estoy yo, llena de vicios e ignorante
Estoy delante de vosotros, mis hermanos.
Os pido vuestras luces para seguir trabajando.

Tomado de Masones de la Lengua Española de NY

Posted in Masonería | Leave a comment

MADURO DESAIRA A LA IZQUIERDA… UNA VEZ MAs!!!

NIEGAN VISITA DE INTERNACIONAL SOCIALISTA A LEOPOLDO LÓPEZ

Los responsables de la prisión adujeron que López se encontraba “impedido de visitas como medida disciplinaria” como argumento para no permitir la entrada a los enviados, señaló la IS en una declaración difundida hoy en Santiago de Chile.

Agencias. noviembre 17, 2014

BAD85BCE-EDE5-4B77-B664-BCCEB908775F_w640_r1_s_cx0_cy10_cw0La Internacional Socialista (IS) denunció hoy que las autoridades venezolanas impidieron a dos de sus representantes visitar en la cárcel al dirigente opositor Leopoldo López, líder del partido Voluntad Popular, quien lleva nueve meses en prisión preventiva.

Los enviados de IS a Venezuela eran el ex ministro, ex senador e integrante del Tribunal Constitucional de Chile José Antonio Viera-Gallo y el también chileno Claudio Herrera, profesor de Derecho y colaborador de la Secretaría General de la organización, y acudieron a la prisión militar Ramo Verde junto a la esposa de López, Lilian Tintori.

Los responsables de la prisión adujeron que López se encontraba “impedido de visitas como medida disciplinaria” como argumento para no permitir la entrada a los enviados, señaló la IS en una declaración difundida en Santiago.

La misión tenía el objetivo de informar sobre el estado del dirigente encarcelado y de otros presos políticos, precisó el texto.

Viera-Gallo, ex ministro del primer gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010), dijo en la declaración que “no existe razón alguna para que Leopoldo López esté detenido. La acusación en su contra carece de fundamento jurídico. Tampoco hay motivo que justifique la negativa a visitarlo”.

Ante esta situación, los enviados informarán sobre estas circunstancias al Consejo Mundial de la IS, que se reunirá el próximo 12 y 13 de diciembre en Ginebra

Posted in Masonería | Leave a comment

UN MISMO DESTINO; LA INCOMPRENSION.

Gustavo Pardo

CARLOS MARXPor estos días se encuentra circulando en los medios noticiosos internacionales la notica de la suspensión de las negociaciones de paz entre el legítimo gobierno de Colombia y el grupo narco-terrorista autodenominado FARC[i].

¿Sorpresa? Realmente, esto no puede ser una sorpresa para nadie que conozca la esencia malévola de los métodos empleados a través de su trayectoria, por Fidel Castro y la generación narco-terrorista surgida a partir de 1959 en diversos países de la América Latina. Ni los Castros ni sus discípulos negocian nada que pueda obstaculizar su agenda tirano-hegemónica.

A los cubanos se nos acusa de pretender dar lecciones de lo que debe o no hacerse con respecto a la acción continental desestabilizadora del “Socialismo del siglo XXI”. Nada más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que, por habernos tocado a los cubanos conocer, vivir y enfrentar a un régimen de las características totalitario-demagógico-represivas que conforman lo que eufemísticamente se llama “Revolución Cubana”; y por haber padecido la injusta e inescrupulosa complicidad de la izquierda internacional con la tiranía Castrista, es que podemos valorar, y hasta predecir, el curso de los acontecimientos que son inspirados desde La Habana. Este es el caso de las “negociaciones de paz” que se han desarrollado entre el gobierno de Santos y las FARC.

Cuando en Noviembre de 2012 la prensa internacional anunciaba a bombo y platillo el inicio de las negociaciones en La Habana, y el gobierno colombiano esperaba que “de manera expedita y en el menor tiempo posible” se lograra el fin de la contienda. Hasta políticos de la altura de Nick Clegg, consideraban que esta negociación era “la única verdadera oportunidad de acabar un conflicto que dura 50 años”. No obstante, los cubanos estábamos convencidos que dichas negociaciones no serían más que un hábil “show” mediático preparado por Fidel Castro, destinado a ganar tiempo para que las FARC se repusieran de los golpes propinados por el ejército colombiano durante la presidencia de Álvaro Uribe.

Así fue, los actuales acontecimientos, una vez más nos han dado la razón. Ya las FARC se sienten fuertes y no necesitan de la inocente complicidad de Juan Manuel Santos; razón por la cual le han proporcionado un fuerte golpe al ya maltrecho prestigio y habilidad política de este mandatario: el secuestro a uno de sus generales. ¿Qué ha hecho Santos? Suspender un proceso negociador que jamás debía de haber comenzado.

Pero, lamentablemente, Santos no es el único incauto que se deja envolver por las manipulaciones castristas. Es un hecho más que demostrado que la izquierda internacional no es capaz de imaginar, y mucho menos de comprender, la magnitud de la maldad implícita en el Castro-chavismo del Siglo XXI. Estos políticos izquierdistas se dejan envolver por la engañosa imagen que proyectan las demagógicas propuestas del igualitarismo y la justicia social, envueltas dentro de un cumulo de palabrerías vacías y tan irrealizables; que ellos mismos, una vez en el poder, jamás llegan a implementarlas. Pero, ni aun esto es óbice para que la izquierda continúe apoyando cuanta propuesta “anti imperialista” emane de estos siniestros personajes.

Es notorio de señalar que alguien que no es cubano, pero que ha logrado penetrar la esencia malévola del Castro-chavismo, el ex presidente colombiano Álvaro Uribe; en su momento, este ilustre político califico las negociaciones de paz con las FARC como “una bofetada a la democracia”[ii]. ¡Cuánta razón tenía! Y sin embargo, por aquellos días, el periodista Juan Diego Restrepo, manifestaba “No alcanzo a dilucidar cuál es la pretensión del expresidente de sostener que la vía militar es la única salida viable al conflicto armado colombiano. ¿Responde a un interés general o tiene intereses particulares?[iii]

Personajes como Uribe y los cubanos, compartimos un mismo destino: la incomprensión.

[i] Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

[ii] Caracol Televisión, http://eju.tv/?p=230678

[iii] http://www.semana.com/opinion/articulo/alvaro-uribe-velez-obstaculo-para-paz/263801-3; (2012/08/29 00:00)

Posted in Masonería | Leave a comment

EL EMBARGO: LA MANZANA DE BARACK OBAMA

CASTRO OBAMAEs difícil no ver una secuencia bien orquestada entre la amañada encuesta del Atlantic Council de Washington, las declaraciones de industriales de origen cubano, como Fanjul y Saladrigas y los cinco editoriales del New York Times

viernes, noviembre 14, 2014 | Fernando Nuñez

PARIS, Francia — La ofensiva normalizadora está ganando la partida y lo comprobaremos cuando se inicie la recta final del gobierno del ídolo caído Barack H. Obama, quien poniendo punto final al diferendo entre Washington y La Habana estaría justificando su aventurado premio Nobel de la Paz.

Todo comenzó con lo que el asesinado Payá caracterizó en su momento de cambio fraude. Una asociación de términos que oscurece –más que aclara- el concepto que intentaba definir: el de la nueva transición pactada. El movimiento se inició en 2006 con la llegada al poder de Castro segundo, quien manifestó desde el principio, su disposición de sentarse a la mesa de negociaciones. Para ilustrar sus buenas intenciones, aplicó a regañadientes algunas de las transformaciones económicas y sociales de fachada, exigidas no sólo por el desastre económico interno provocado por Castro primero, sino por las insistentes exigencias internacionales, concretamente norteamericanas.

Es difícil no ver una secuencia bien orquestada entre la famosa y amañada encuesta de opinión del Atlantic Council de Washington y las declaraciones de industriales exitosos de origen cubano, como la de los señores Fanjul y Saladrigas. En la misma dirección, apunta el aumento de los intercambios académicos y culturales, cuyos representantes, buenos comunicadores de hecho, como el señor Arturo López Levi, se instalan poco a poco en el paisaje mediático, sin que sus grados de expertise adquiridos en el tema cubano, tengan algo que ver con currículums académicos u hojas de vida. CAFE para todos, fuerte o aguachento, poco importa, con tal que el mensaje pase. Al mismo tiempo, otros intelectuales como Carlos Alberto Montaner, capaces de desmontar con argumentos lógicos e históricos la falacia anti embargo, son relegados del debate público cuando no frecuentemente ninguneados.

De toda evidencia, la logística con la que cuenta la posición pro embargo es mínima. En todo caso, no puede compararse con la artillería pesada de sus oponentes, que como constatamos a diario, pasa por la emergencia y afianzamiento a través de las nuevas tecnologías de una disidencia glamour, que el régimen no molesta y que Miami, a pesar de histerias puntuales, tolera, acoge y sustenta. El discurso también se manifiesta con una presencia –estable- en los medios de difusión masivos del exilio. Eso, sin olvidar las dispendiosas campañas publicitarias en el metro de Nueva York, pasando por un reciente vídeo, que reclamaba el “derecho de querer” de la inocente familia cubana, víctima ante la opinión internacional de una absurda geopolítica. Naturalmente detrás de esos dineros, está el ablandamiento de las posiciones, otrora inflexibles, de la mayoría de los disidentes viajeros y, por supuesto, los tres editoriales del New York Times que tanto ruido han hecho.

Tampoco el régimen se queda rezagado, pues invierte una parte de las remesas extranjeras, o sea, nuestro dinero, para que sus representantes vendan por el mundo las bondades del “sociolismo” cubano, resumidas en un axioma imparable que ni siquiera los chinos imaginaron: inviertan señores capitalistas, que nosotros nos ocupamos de administrar la masa salarial esclava. Así esperando a Godot, se repite el movimiento de posicionamiento de empresas hispanoamericanas, europeas y asiáticas que como en 1994, esperan anticiparse a una hipotética apertura del mercado cubano, una vez normalizadas las relaciones con los Estados Unidos. Durante el último año y medio, los delegados de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington han viajado en tres oportunidades a las ciudades de Tampa y Miami en Florida para promover una idea simple: el momento del cambio ha llegado ya y no habrá cajitas para todos. El colofón y la catarsis de esas dos fuerzas combinadas, se expresa en las Naciones Unidas, con un voto abrumador de condena al “Bloqueo yanqui”, repetido cada año ante la bien merecida indiferencia general.

La vida es un carnaval. Así lo repetía en pegadizo estribillo aquella grande que ya se fue sin volver a pisar la tierra que la vio nacer. Proscrita y desterrada, sin que el régimen de Fidel y Raúl Castro la dejase volver ni siquiera para enterrar a su madre. El carnaval cubano es así. No hay nada que hacer. Está fabricado entre componendas y arreglos por debajo de la mesa. Aquellos que ponen el grito en el cielo reclamando un poco de dignidad, demuestran en el peor de los casos, una ignorancia supina y en el mejor, una inocencia que, al cabo de casi sesenta años de repeticiones, adquiere ya visos de patología peligrosa.

Libro del autor : Une histoire de Cuba et d’Espagne pour les nuls

Posted in Masonería | Leave a comment

ASOMBROSA INGENUIDAD.

imagesCAJYI3ZJEs increíble como alguna gente que parece inteligente y que ha tenido acceso a una educación de cierta calidad, puede caer en tan elemental trampa, esa que muestra una candidez serial solo admisible en la niñez. El éxito, en los negocios, en la vida personal, en la actividad política o inclusive en las relaciones interpersonales, nunca es el producto de meros golpes de suerte, sucesos impensados u ocasionales actos espasmódicos. Ese camino jamás es lineal. Está repleto de obstáculos, de infinitos desvíos y momentos especiales en los que se requiere detenerse y a veces hasta retroceder para luego recién desde allí seguir avanzando. Cuando se observa un efectivo cambio en el rumbo de las decisiones políticas de un territorio que se encamina con mayor determinación hacia un futuro mejor, eso no ha ocurrido por obra de la casualidad, de un habilidoso truco de magia o de un guiño del destino. La inmensa mayoría de las veces, esas transformaciones que tanto se anhelan, son la consecuencia inevitable de una combinación de situaciones particulares, de acciones prácticas y detonantes generados por la coyuntura. Nada ocurre porque sí, por un simple accidente o por azar. Es difícil comprender la conducta de algunos individuos que siendo astutos, capaces y hasta exitosos en sus círculos profesionales, suponen que en el campo de la política y de los espacios sociales, el progreso puede alcanzarse de la mano del eterno voluntarismo. Es incomprensible esa actitud de quienes tienen plena conciencia de lo mucho que les ha costado estar allí donde están y llegar hasta ese meritorio lugar que ocupan. Muchos de ellos le han dedicado miles de horas a estudiar para conseguir cierto status académico. Otros han trabajado en diferentes lugares, a veces en condiciones casi indignas, con un ahínco desproporcionado y haciendo un enorme sacrificio para desarrollarse. Algunos llegaron aunque no todos. Sin embargo, todos aprendieron la lección. Ahora saben que el recorrido es muy complejo y que la perseverancia es vital para conseguir cualquier meta propuesta. Bajo estas reglas y en ese contexto, es inadmisible que un ser humano que sabe del valor del esmero y que conoce por experiencia propia, que la constancia es un atributo esencial, pueda creer tan inocentemente que en la vida ciudadana se pueden obtener evoluciones importantes solo con ganas. Si en lo personal, si en la existencia propia, eso se torna muy difícil, a veces casi imposible, mucho más aun es lograr esas mejoras en una sociedad. Es importante comprender la naturaleza del problema. Cuando eso no se logra, sucede lo ya conocido, con individuos haciendo demasiado sin conquistar los resultados esperados, dedicando energías a lo inconducente. Existe un agravante que preocupa también. Cada batalla perdida, cada maniobra fallida, solo consigue instalar en el ambiente una gran desazón, una frustración que carcome las fuerzas de cara al próximo intento. Cuando triunfa la resignación sobreviene lo peor, el acostumbramiento a la situación actual, el conformismo interminable y con él,  la más absoluta decadencia. Cambiar la realidad no es un objetivo imposible, pero se requiere tomar la iniciativa e imprimirle una impronta diferente. Para ganarle a la mediocridad, resulta fundamental entender lo más básico de la partitura. Es allí donde aparecen los mayores problemas. En la comprensión de este fenómeno social. No se puede pretender caminar en el aire creyendo que la ley de gravedad no hará su parte. Ningún esfuerzo puesto al servicio de hacer lo inadecuado generará algún resultado favorable. Comprender esta dinámica es solo una parte del asunto. La otra es entender que para avanzar en positivo se precisan consensuar una nómina de mínimos acuerdos con los otros, con los que piensan diferente. La tarea es construir sobre aspectos comunes, encontrar esa masa crítica para conseguir desde allí una fortaleza estructural que logre que esas voces tengan trascendencia y se puedan multiplicar, aunque no necesariamente sean la mayoría numérica, pero sí que tengan una significación relevante. Si realmente se quiere protagonizar el cambio, si se pretende lograr transformaciones en el rumbo de los acontecimientos, primero habrá que entender los mecanismos bajo los cuales funciona la sociedad. Desde esa acabada comprensión de la dinámica, se puede iniciar una labor ininterrumpida que tendrá un norte definido, pero no un plazo predecible. En materia de comportamientos sociales no existen demasiadas certezas. No se trata de una ciencia exacta. Pero no menos cierto es que haciendo lo correcto, eligiendo las estrategias convenientes y utilizando las tácticas oportunas con el debido criterio, se puede avanzar en el sentido apropiado. Si se quiere realmente cambiar el estado de situación habrá que hacer mucho más que unos pocos esfuerzos aislados. Suponer que una movilización ciudadana, una denuncia judicial o un ciclo televisivo de carácter crítico, es suficiente para lograr un objetivo de real transformación es no entender absolutamente nada y denota una asombrosa ingenuidad. Alberto Medina Méndez. . skype: amedinamendez. www.existeotrocamino.com 54 – 0379 – 154602694. Facebook: www.facebook.com/albertoemilianomedinamendez Twitter: @amedinamendez

Posted in Masonería | Leave a comment

LOS COLOMBIANOS SE PREGUNTAN INGENUIDAD O ESTUPIDEZ

COLOMBIA SUSPENDE EL PROCESO DE PAZ CON LAS FARC, TRAS EL SECUESTRO DE UN GENERAL.

efe-santos--644x362EP / Bogotá. 17/11/2014 – 09.32h

También están retenidos un suboficial y una funcionaria civil del Ejército. «Liberen a estas tres personas cuanto antes», ha ordenado el presidente Juan Manuel Santos

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha ordenado este domingo suspender el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras el secuestro de un general, un suboficial y una funcionaria civil del Ejército, en el departamento de Chocó (oeste).

“Liberen a estas tres personas cuanto antes. Mañana viajaban los negociadores de paz a una nueva ronda de negociaciones en La Habana. Les voy a decir a los negociadores que no viajen y que se suspende esta negociación hasta que no se aclare y se libere a estas personas”, ha dicho, según ha informado la emisora colombiana Radio Caracol.

El gobernador de Chocó, Efrén Palacios, ha dicho que el suceso ha tenido lugar en el corregimiento de Las Mercedes, según ha informado el diario ‘El Colombiano’. Se trata de la primera vez en los últimos 50 años que la guerrilla consigue secuestrar a un general en act

Posted in Masonería | Leave a comment

MASONERIA; TRABAJO SOCIAL

ARA Y BIBLIAAPUNTES PARA UN TRABAJO SOCIAL EN MASONERÍA

Domingo, agosto 3, 2014 9:00 am    Diario Masónico  1k

shadow

Escrito por Ricardo Fernández

  1. Los Masones, sea cual sea la invocación de nuestros trabajos, la hacemos para el Progreso de la Humanidad. Es nuestra razón de ser.
  2. En el origen de nuestra Orden Masónica Mixta Internacional aparece una clara inquietud social: la igualdad de hombres y mujeres, la defensa de los valores del laicismo y de la democracia.
  3. Nuestros fundadores rompen con una tradición obsoleta e incongruente con el principio de Igualdad que pregona la masonería: la exclusión del trabajo masónico de las mujeres.
  4. Todos los Grandes Maestres de la Orden, desde la primera Gran Maestre Marie-Georges Martin hasta la más reciente Yvette Ramon, pasando por Eugene Piron, Lucien Levi a Marc Grosjean, Njödur Njardvik o Danièle Juette han resaltado la función social de nuestra Orden.
  5. La cualidad intrínseca de la masonería -el camino iniciático-, que en una mala comprensión del mismo llevaría al ensimismamiento simbolista, es perfectamente compatible con el trabajo social.
  6. Este trabajo social no es otra cosa que la mejora personal trasladada al exterior.
  7. El paso de lo personal a lo social es la búsqueda de una sociedad más libre, igualitaria y solidaria como plasmación del modelo ético de la triple invocación de la masonería en su lema.
  8. Los Conventos nacionales y el internacional de la Orden piden siempre que junto al trabajo simbólico se haga uno social.
  9. El Derecho Humano, en su aspiración a formar hombres y mujeres libres, denuncia el asedio que sufre el estado de bienestar y el recorte constante de las libertades civiles.
  10. “El mundo del siglo XXI no es más simple, ni más libre, ni más justo que el de los tiempos que vivió nuestra Orden al nacer […] Ni la Libertad, ni la Igualdad, ni la Fraternidad, ni la Justicia, ni la Laicidad reinan sobre la Tierra y nuestro entorno es, a menudo, hostil.” (Y. Ramon. Clausura Convento Internacional 2012).
  11. A la identificación de nuestra Orden por ser iniciática, mixta e internacional hay que añadirle su vocación social. Como se recoge en la Constitución: “…Establecer la justicia social, la felicidad que sea posible alcanzar a cada individuo…”
  12. Hoy “es tiempo de reflexionar sobre la apertura exacta del Compás, también sobre la implicación de este ángulo en nuestra reflexión y su utilidad en nuestras acciones en el exterior” (Y. Ramon. Clausura Convento Internacional 2012).
  13. Esa reflexión debe servirnos para no confundir beneficencia, caridad o voluntariado con acción social, por bienintencionadas que sean las propuestas o beneficios representen para su receptor o actor.
  14. Nuestra acción social como masones se deriva de las ideas y de los valores que nos animan.
  15. Los medios para llevar a cabo nuestra acción social serán aquellos que más impacto tengan en la sociedad, mayor alcance y diffusion.
  16. La M.·., no es una ONG, ni su método de trabajo tiene nada que ver con ese tipo de organización, pero su objetivo está en el fin último de muchas ONG.
  17. La M.·., no es una organización política ni un partido, ni su alter ego, pero su objetivo es eminentemente Político -con mayúscula- por afectar a un deseo utópico de progreso para toda la humanidad.
  18. La M.·., no es un Think Tank, pero su pensamiento está en el germen del desarrollo de los Derechos Humanos en los últimos trescientos años.
  19. La M.·. no es un ateneo, pero su método de trabajo implica reflexionar, debatir, aprender y construer.
  20. Los M.·., no venimos a la logia ni a hacer caridad, ni política, ni a crear ideas, ni a debatir, sino a construirnos como mejores ciudadanos antes de salir a trabajar, si así es el deseo particular de cada H. o Hna., en las ONG, las asociaciones, los partidos, los clubes o foros donde mejor y más a gusto nos encontremos, poniendo allí nuestras ideas de libertad, igualdad y fraternidad como guía de la acción.
  21. De esa acción individual de muchos HH. han nacido organizaciones como la Cruz Roja o Médicos sin Fronteras, que, sin duda, trabajan para la humanidad

Fuente: Masonería Mixta

Posted in Masonería | Leave a comment

MASONERIA; MUERTE Y RENACIMIENTO

ATAUD MASONICOMUERTE PROFANA Y RENACIMIENTO MASÓNICO: DEL VICIO A LA VIRTUD José Gabriel Ramírez Torres Al ingresar a esta Augusta Institución, cada uno de nosotros fue el protagonista de una ceremonia de iniciación, donde recibimos el abrazo de la Tierra para atestiguar nuestra muerte en la vida profana y el renacimiento a una nueva vida masónica, tras la victoria sobre los otros tres elementos de nuestra naturaleza: el Aire, que representa el caos de pensamiento y la ignorancia; el Agua, que simboliza las pasiones humanas; y el Fuego, los vicios que nos consumen; surgiendo entonces un hombre nuevo, virtuoso e instruido. El Masón busca, en todo momento, deshacerse de esa carga profana, llena de vicios e ignorancia, en un esfuerzo constante por alcanzar la Virtud y la Instrucción. Los vicios (del latín “vitium”, que significa falla o defecto) son aquellas conductas que se consideran socialmente reprobables, inmorales o degradantes. Para el masón, los vicios pervierten los instintos y traen desesperación. La trinidad que define al hombre es el cuerpo, la mente y el espíritu. Cada uno de ellos tiene sus propias necesidades para desarrollarse de manera armoniosa y sana. Cuando esas necesidades son satisfechas adecuadamente, son fuente de placer y gozo. El cuerpo humano se rige por diversos instintos de supervivencia: requiere de alimento, por lo que necesita comer; busca perpetuarse en el tiempo, por lo que el sexo produce placer; necesita preservarse ante el peligro, y el mecanismo de defensa es la ira y la violencia; el cuerpo necesita repararse constantemente y busca el descanso. Nuestra mente busca la autosatisfacción: las posesiones materiales nos dan sensación de seguridad para sobrevivir a tiempos difíciles; nuestra búsqueda de mejorar nuestra situación actual nos hace desear lo que otros tienen; y como seres sociales, necesitamos y buscamos el reconocimiento de los demás. Todas estas necesidades son inherentes al hombre y son completamente naturales. Sin embargo, al buscar satisfacerlas de manera irracional, tentados por el placer que proporcionan, incurrimos en actos socialmente inaceptables: caemos en los vicios. Los vicios, esos deseos que nunca pueden ser satisfechos, rompen la armonía del ser humano, pues pervierten nuestros instintos, traicionan nuestro raciocinio e impiden al espíritu encontrar el placer que proporciona la tranquilidad, la paz interior y la armonía con la conciencia universal. Los cristianos reconocen siete pecados capitales: la gula, la lujuria, la ira, la pereza, la avaricia, la envidia y la soberbia. Se denominan capitales, pues implican la muerte de nuestra alma, de nuestro espíritu, y son el origen de muchos otros vicios. Sócrates da la respuesta al por qué el hombre cae en los vicios: “El saber es lo que permite actuar bien; sólo se actúa mal por ignorancia, porque se desconoce la virtud; sólo la virtud permite reconocer el bien del mal, lo moral de lo inmoral”. Así, la virtud es la lucha constante contra los vicios, el esfuerzo que domina las pasiones, con lo que el hombre logra tomar las opiniones correctas y superar las situaciones más difíciles para cambiarlas a su favor. Platón reconoce tres cualidades del ser humano: entendimiento (capacidad de pensamiento y raciocinio), voluntad (conciencia, capacidad de ordenar su propia conducta) y emoción (capacidad de afecto y rechazo a objetos y otros seres humanos). El buen uso de cada una de ellas representa una virtud: la sabiduría, el valor y el autocontrol. Estas tres virtudes forman la dote del A.·.M.·.:

  1. La sabiduría, representada por la diosa Minerva (Atenea) que permite identificar y evaluar las situaciones que se nos presentan, para tomar las acciones correctas en el momento correcto.
  2. El valor, la fuerza, representada por Hércules (Heracles), para realizar esas acciones a pesar de los peligros y las amenazas, hasta el punto de ofrendar la vida en la defensa de los ideales.
  3. El autocontrol, la belleza de nuestros ideales y emociones más puros, representada por la diosa Venus (Afrodita), que nos permite interactuar con los demás, sin perjudicarlos, durante la búsqueda de nuestros ideales.

Estas virtudes son recibidas simbólicamente durante la ceremonia de iniciación como los instrumentos del A.·.M.·.: la regla representa el intelecto, la sabiduría que deberá regir todos los actos del A.·.M.·. sobre la línea del deber, el martillo que servirá para dar golpes mortales a los vicios y el mandil que representa la pureza de sus acciones. A estas tres virtudes, Platón añade la Justicia, para describir las Virtudes Cardinales (del latín “cardo”, pivote), alrededor de las cuales debe girar la existencia del ser humano:

  1. Prudencia: usar el intelecto para discernir el bien en toda circunstancia, y escoger con cautela las acciones justas y apropiadas para conseguirlo.
  2. Fortaleza: la firmeza ante las dificultades y la constancia en la búsqueda del bien, afrontando riesgos y amenazas.
  3. Templanza: el dominio sobre los deseos y los instintos, manteniendo los placeres en los límites de la honestidad.
  4. Justicia: la firme y sincera búsqueda de dar a cada quien en la medida de lo que merece. Ésta última emana naturalmente del cumplimiento de las otras tres virtudes, es decir, no se puede ser justo si se carece de prudencia, de fortaleza o de templanza.

La moral cristiana reconoce tres virtudes más, infundidas por el Espíritu Santo, denominadas Virtudes Infusas: la fe, la esperanza y la caridad. La fe es la creencia que no requiere evidencia ni demostración. La esperanza es la confianza y la certeza plena en alcanzar los ideales. Finalmente, la caridad es el amor a Dios y al prójimo. Estas virtudes las encontramos en los tres Grandes Preceptos Masónicos: “Tengo Fe en mis ideales, Esperanza para conseguirlos, por Amor a la Humanidad”. Nuestro carácter está definido por nuestras ideas, nuestras palabras y nuestras acciones. Al carácter de un masón lo definen las virtudes y la práctica constante de ellas. Aristóteles nos dice que: “la virtud humana no es una facultad ni una pasión, es un hábito” que puede aprenderse y cultivarse. Al renacer a la vida masónica, aceptamos ahondar pozos sin fin a los vicios y levantar templos a la virtud. Entramos a la Tierra vendados por la ignorancia y atados por nuestras pasiones, pero al surgir a la Luz de la Masonería, se nos han entregados nuestros instrumentos, las virtudes, para liberarnos y purificarnos de nuestra carga profana de vicios y prejuicios. Como masones, debemos reconocer que no somos inmunes a las tentaciones y debilidades, pero también debemos aceptar que tenemos el conocimiento para enfrentarlas con sabiduría, fuerza y templanza. Y a través de esta lucha constante contra los vicios, practicando de manera constante todas las virtudes que definen al masón, podemos alimentar nuestro espíritu y liberar nuestra piedra tallada, para hacer de nosotros mejores hombres y mejores ciudadanos. Es cuanto. Publicado por Miguel Garcia Mejia. http://www.miggarme.com/2012/02/muerte-profana-y-renacimiento-masonico.html

Posted in Masonería | Leave a comment

EL ARBOL DE LA VIDA

ARBOL DE LA VIDA1Manuel Núñez Nav. jueves, 3 de diciembre de 2009. http://masoneriavenezolana.blogspot.com/2009/12/el-arbol-de-la-vida.html En la milenaria tradición cabalística, el Árbol de la Vida es un símbolo, una enseñanza, una imagen del mundo, una transformación espiritual, una comprensión de todo lo viviente. Pero no es la imagen que se ve, sino el orden que brota de ella. Los colores no son las fronteras de sus mundos, sino la luz de la que provienen y a la que aspiran. Sus caminos no suben ni bajan, no unen ni separan, no están arriba ni abajo, pero sin recorrerlos nadie llegará a sí mismo para entender en un instante la luz de la unidad de todo lo que Es, y que ahí desciende y asciende sin parar. Carlos Montemayor Los orígenes de la Cabalá se remontan en el tiempo más allá de los Rollos del Mar Muerto. Por sus complejas profundidades y su rica historia, su cuerpo de escrituras y creencias ha llegado a ser cada vez más reconocido, no sólo como uno de los aspectos más enigmáticos del judaísmo, sino también como parte importante de una tradición mística más amplia. Siglos de esfuerzo tomó a los cabalistas descubrir los secretos de Dios, del hombre y del universo a través de los símbolos del mundo físico y los misterios del lenguaje; investigación monumental que tiene como escenario la vida judía en España, Polonia, Alemania y el resto de Europa. Las enseñanzas esotéricas del misticismo judío se designan con el término hlbq (cabalá)1 -“tradición” o “recepción”- del verbo hebreo lbq (kibel), “recibir”2 , especialmente las formas que asumieron en la Edad Media. En su sentido más amplio, “cabalá” significa todos los sucesivos movimientos esotéricos que se desarrollaron en el judaísmo a finales del periodo del Segundo Templo y se convirtieron en factores activos en la historia judía.3 El término ha sido empleado en la literatura talmúdica, por un lado, para subrayar el fundamento de ciertas interpretaciones tradicionales de la Escritura y de ciertas costumbres religiosas; y, por otro, para testimoniar la continuidad espiritual de la historia judía. La elección de este término indica claramente el carácter legalista e histórico de la mística judía.4 Según Scholem, la Cabalá es un fenómeno único, y no se le debe considerar como idéntico a lo que se conoce como “misticismo” en la historia de la religión. De hecho, se trata de un misticismo, pero al mismo tiempo es esoterismo y teosofía. ¿En qué sentido se le puede llamar misticismo? Ello depende de la definición del término, un asunto de controversia entre eruditos. Si el término se limita al profundo anhelo de comunicación humana directa con Dios a través de la aniquilación de la individualidad, entonces solamente unas cuantas manifestaciones de la Cabalá pueden ser designadas como tales, pues pocos cabalistas buscaron esta meta, y mucho menos la formularon abiertamente como su objetivo final. No obstante, se puede considerar que la Cabalá es un misticismo en tanto que busca una comprensión de Dios y la creación, cuyos elementos intrínsecos están más allá del alcance del intelecto, aunque los cabalistas rara vez subestiman o rechazan esto de manera explícita. Esencialmente, estos elementos fueron percibidos a través de la contemplación y la iluminación, que a menudo se presentan en la Cabalá como la transmisión de una revelación primordial relacionada con la naturaleza de la Torá y otros asuntos religiosos. Sin embargo, la Cabalá está muy lejos del enfoque racional e intelectual de la religión. Este fue el caso incluso entre aquellos cabalistas que pensaron que básicamente la religión estaba sujeta a la indagación racional, o que, al menos, había algún acuerdo entre el sendero de la percepción intelectual y el desarrollo de la aproximación mística al tema de la creación. Para algunos cabalistas el intelecto en sí mismo se convirtió en un fenómeno místico. Así encontramos en la Cabalá un énfasis paradójico en la congruencia entre intuición y tradición. Es este énfasis, junto con la asociación histórica que sugiere de suyo el término “cabalá” (algo que ha sido transmitido por tradición), lo que indica las diferencias básicas entre la Cabalá y otras clases de misticismo religioso que se identifican menos estrechamente con la historia de un pueblo. No obstante, hay elementos comunes a la Cabalá y al misticismo griego y cristiano, e incluso vínculos históricos entre ellos. Como otras clases de misticismo, la Cabalá también se ocupa de la percepción del místico tanto de la trascendencia de Dios como de su inmanencia en la vida verdaderamente religiosa, cada una de cuyas facetas es una revelación de Dios, aunque a éste el ser humano lo percibe más claramente a través de la introspección. Esta experiencia dual y aparentemente contradictroria del auto-ocultamiento y la auto-revelación de Dios determina la esfera esencial del misticismo, y al mismo tiempo obstruye otras concepciones religiosas. El segundo elemento en la Cabalá es la teosofía, que busca revelar los misterios de la vida oculta de Dios y las relaciones entre la vida divina, por una parte, y la vida del hombre y la creación por la otra. Especulaciones de este tipo ocupan un área extensa y conspicua en la enseñanza cabalística. Algunas veces su conexión con el plano místico se vuelve más bien tenue y es reemplazada por una vena interpretativa y homilética que ocasionalmente resulta incluso en una clase de casuística cabalística. La mística no judía -tanto oriental como occidental- aspira a superar el plano de la acción, a “perderse” en las esferas contemplativas; se sitúa fuera del tiempo histórico. La Cabalá va más allá, por supuesto, del ámbito material y temporal de la historia, pero no por ello deja de identificarse con ésta, y sobre todo con la del pueblo hebreo. La historia judía tiene orígenes metafísicos y se centra en la práctica religiosa. Esta práctica, individual en principio, adquiere un carácter social. El pensamiento de la Cabalá es algo más que un sistema filosófico. Su práctica no proporciona el sentimiento de la unión total con la divinidad ni se limita a la realización de un cierto número de ritos. Es una mística en virtud de su búsqueda de lo absoluto y de su persecución del contacto divino; pero, más allá de eso, es una manifestación creadora del espíritu judío.5 Alexandre Safran afirma que en la Cabalá hay una revelación primordial que cada generación, cada ser humano, debe renovar. Esta empresa -que de suyo involucra a la divinidad- adquiere dimensiones cósmicas, pues su realización determina la relación de Dios con el mundo y con el hombre. La Cabalá rebasa los límites de una mística religiosa y es infinitamente más amplia que una tradición esotérica. Tanto en Oriente como en Occidente, el místico es un hombre liberado. Así lo presentan, por un lado, Karl Jaspers, que ve en Plotino al “mayor filósofo místico de Occidente”6 y, por otro, Roger Godel, ferviente admirador del jivan mukta (emancipado en vida) oriental.7El místico no judío aspira a su liberación, a su salvación, y la consigue. Por el contrario, el cabalista nunca llegará a la “aniquilación” total y definitiva, porque siempre permanece atado a la cadena divina. Aunque se “aniquile” por un instante, las oscilaciones de esta cadena le devuelven a sí mismo, le llaman a su orden terrestre. Ciertamente, la Cabalá pertenece al universo místico. Sin embargo, no se reduce a una ciencia mística especulativa ni a una técnica mística. El misticismo es “un método cuya finalidad es la comprensión experimental de lo divino”.8 Pero el cabalista -el hombre “tradicional”- no trata de alcanzar lo divino: se conforma con aproximarse a Dios. No se pierde en Él, sino que acepta el yugo que Él le impone. Y el peso de ese yugo le da una sensación de delicia. El sometimiento se convierte en júbilo. Ese yugo es el mismo para todos, pero su peso se adapta a las fuerzas del ser humano que lo lleva. La revelación es la misma para todos, pero cada quien la interpreta a su modo, según sus capacidades intelectuales y espirituales. Es decir, la Ley es rigurosa, formal y general; pero los preceptos tienen un alcance individual, una resonancia personal. El cabalista no realiza la experiencia de Dios, no se embriaga con su Substancia, que envuelve y desconcierta al místico. La salvación que espera no debe desligarle de su condición humana, sino que habrá de permitirle su plena consumación. La cadena de la Cabalá no se halla al margen de la naturaleza; muy por el contrario, representa la naturaleza espiritualizada y el espíritu concretizado. Dios penetra la realidad inferior, se realiza. Por su parte, el ser humano puede contemplarse en el “espejo” celeste sin necesidad de abandonar la tierra. La realidad divina y la realidad humana son interdependientes. En la medida en que el hombre lo acepta, Dios es la realidad de este mundo. Sin embargo, Dios no ha suprimido la distancia que lo separa del hombre. Es verdad que éste puede trepar por la escala que conduce hasta los cielos, pero necesariamente habrá de descender de nuevo a la Tierra. El cabalista no se une a Dios, no realiza aquello que los místicos no judíos llaman unio mystica, perdiéndose en el Absoluto. El cabalista aspira a realizar su condición activa de “hombre de Dios” mediante la devekút, el “encadenamiento”. El cabalista se encadena a su creador, establece una relación activa con Él; no se abisma en Él para despersonalizarse. Así, la devekút no es un método, ni una técnica, sino un modo de vida. En la perspectiva bíblica, la devekút, esta relación entre Dios y el hombre, es eminentemente dinámica, pero no desordenada. Así la presenta toda la literatura religiosa de Israel: el Talmúd, El Zóhar y la filosofía racionalista, y también todo el pensamiento místico. La devekút se anuda en el amor del hombre por Dios; y ese amor se hace total en virtud de la aplicación de la ley divina; es profundo sin ser exuberante. La devekút, modo de vida, condición vital, se transforma en un acto de vida, en el proceso de su realización. La finalidad suprema de todo místico que cree en un dios personal es el amor total a ese dios. Dios es amor y es objeto de amor,9 en una apología de la religión del místico. Pero el amor de Dios marca el desembocar de toda creencia religiosa en un dios personal y, en definitiva, toda religión tiene un fundamento místico incuestionable, porque presupone la fe en el Absoluto y, además, una relación entre el hombre y la divinidad. Pero si el amor puramente “místico”, unitivo, suprime toda autonomía de la persona humana, el amor “religioso”, en cambio, no hace sino establecer una relación con Dios. En la Cabalá, el amor de Dios no es ni verdaderamente místico, ni simplemente religioso. Se presenta sumergido en un resplandor místico, se funda en una reciprocidad, pero adquiere el sentido de un amor inteligente. Tanto en el primero como en el segundo tipo de relación hay dos personalidades que actúan una en la otra, dos personalidades que se influencian mutuamente, sin que cada una de ellas abandone -sin embargo- su propia estructura ni renuncie a su autonomía. Pero cada uno de los dos partícipes debe comprender al otro. Yadoa, conocer, indica una comprensión seguida de una voluntad activa, es decir, de una devekút. Esta unión creadora implica igualmente un acto de voluntad: el hombre debe plegarse a la voluntad de Dios. Por su parte, Dios respeta la voluntad de su criatura. Ésta, sin embargo, no debe abandonarse al “nada desear”, no debe seguir la concepción mística para aniquilarse, perderse y transformarse en el objeto amado.10 Muy al contrario, la voluntad humana se reafirma al confundirse con la de Dios. Es decir, la devekút se manifiesta en la acción humana. El cabalista no practica únicamente un misticismo interior. Se dedica al estudio y penetra en los secretos de la Enseñanza, no para quedarse ahí sino para salir renovado. Es el hombre del deber, no del sentimiento; se orienta hacia la acción. Ocuparse del estudio significa instrucción y aplicación. La erudición sólo se justifica por la acción que de ella se deriva.11El cabalista no hace suyo el ideal de “no conocimiento” que los otros místicos -e incluso algunos no místicos- consideran tan elevado. Como el jasid -el “devoto” de todas las épocas-, el cabalista sigue el ejemplo del salmista y respeta la fe del hombre simple e íntegro, pero no por ello menosprecia el consejo de Yehudá ha-Leví12 y Bajiá ibn Pakuda13: estudiar. Los estudios no conducen al saber, sino a la conciencia de la propia ignorancia. Lo que está a la vista llama a los ojos, lo que está oculto atrae al saber. Pero el saber que El Zóhar recomienda no es más que la introducción al no-saber. A través de la búsqueda intelectual, el cabalista llega al grado que la supera, al cual sigue el descubrimiento de los secretos: el grado de la simplicidad. Porque lo que es verdadero es simple. La investigación racional no le permite alcanzar la verdad absoluta. La verdad adquiere un valor moral: se adquiere con arduo trabajo y por ello invita a la humildad. El valor moral no es perfecto, pero es perfectible. La simplicidad de la ciencia trae consigo la simplicidad del comportamiento. Y esta virtud -la virtud del ÷y_ (Aín), el “Absoluto”- es la misma del hombre que ha adquirido la ciencia, la “sabiduría”, la hmkj (Jojmá). La Cabalá -Jojmá ha-emet, “ciencia de la verdad”- tiende a conocer la verdad divina y se interroga acerca del origen del mundo, sobre su organización y su fin; acerca de las relaciones entre Dios, el mundo y el hombre; sobre el lugar que el hombre ocupa en el universo. No obstante -a diferencia del místico hindú, que alardea de llegar a la omnisciencia, no en virtud de un esfuerzo intelectual sino por abstracción de todo saber-, la plena posesión de la verdad le sigue siendo inalcanzable. Para el cabalista, la omnisciencia es irrealizable, pero la ausencia de saber es imperdonable. El buscador despierto quiere conocer lo máximo posible. No limita su conocimiento a una ciencia fragmentaria y exterior a las cosas; no se conforma con alcanzar desde el exterior una serie de puntos de vista acerca de las cosas, sino que desea penetrar en su esencia; quiere llegar hasta su vida interior. El cabalista no afirma, como Pascal, que nada hay tan conforme a la razón como la sinrazón, ni comparte la idea de que ser místico es pretender conocer a través de algo que no sea la inteligencia.14Sabe que la inteligencia sola no comprende nada de la vida, pero le parece excesivo sostener, como Valéry, que lo real le está prohibido al pensamiento. No se deja aprisionar por la razón, ni fascinar por la intuición. Se sirve de ambas como instrumentos complementarios de investigación. La religiosidad del cabalista no se debe a la debilidad psíquica que origina el miedo a la acción, ni a estados neuróticos -teopáticos-, ni a la alucinación, al delirio, al éxtasis, con los que se pretende identificar el impulso religioso; corresponde a la intensa vida del espíritu que sabios eminentes tratan de explicar como la superación de un estado puramente afectivo, psicofisiológico. El cabalista es un ser normal, despierto, que posee la intuición de lo divino y que, para perfeccionarla, se supera por su propia acción. Como la describen los maestros del movimiento jasídico Jabad, nacido en Rusia en el siglo XVIII, la religión del cabalista es la de la audacia prudente, la del riesgo calculado. Publicado por JOSHER GONAZALEZ     en  15:26
Posted in Masonería | Leave a comment

LAS FAMILIAS CAUTIVAS, LOS PUEBLOS CAUTIVOS, UNA PATRIA CAUTIVA

AREOPUERTO JOSE MARTINunca más los cubanos fuimos familia después de la revolución. Y esto es algo que histórica y antropológicamente habrá que agradecerle a la tiranía de 55 años: nos hizo radicalmente libres.

Una mujer abraza a dos familiares a su llegada al aeropuerto internacional José Martí de La Habana (Cuba), procedente de Miami (EEUU). Foto Archivo

Orlando Luis Pardo Lazo. Noviembre 08, 2014

En Cuba nunca terminaremos de dar testimonio. Y para cuando consigamos dar el testimonio que debe ser dado, entonces ya no seremos capaces ni de leerlo. Por su extensión y por su intensidad. Porque no existe el olvido y es mejor no darse cuenta de lo que nos pasó. Es decir, porque merecemos vivir de nuevo sin haber vivido lo que se vivió.

Parece un trabalenguas, pero no. Es un traba-almas.

La Revolución cubana comenzó así: cautivando personas, en el mejor sentido de la palabra (hacerlas cautivas). Tanto en la guerrilla guajira de la Sierra Maestra como en la lucha terrorista de la clandestinidad urbana, los revolucionarios tomaban cautivos. En ocasiones, para impactar en la opinión pública. En ocasiones, como rehenes de un boicot. En ocasiones, para ejecutarlos. (El primer secuestro mundial de un avión fue idea de Fidel Castro y concluyó en holocausto).

Cautivar y hacer cautiva a la gente es más que comprensible, por supuesto. De lo contrario, los revolucionarios no tendrían contenido de guerra, así en la montaña como en el llano. Toda revolución es eso: una violencia contra la vagancia del otro. El totalitarismo es eminentemente una reacción contra el tedio terrible de la libertad. Nadie merece ser forzado a dejar de ser un esclavo.

Cautivas las personas, la revolución fue entonces a por sus familias. Familias divididas de por vida. Venganzas interfamiliares por resolución ministerial. Padres presos, hijos en el paredón, delaciones domésticas, madres implorando misericordia mientras eran burladas por la mentira oficial o por una broma macabra del Che Guevara en la Fortaleza de la Cabaña.

Nunca más los cubanos fuimos familia después de la revolución. Y esto es algo que histórica y antropológicamente habrá que agradecerle a la tiranía de 55 años: nos hizo radicalmente libres. Ahora estamos solos frente a la muerte y ante la carencia o la plenitud de dios. Despertamos de nuestra bobería de pueblo provinciano gracias a la barbarie despótica de Castro y su voluntad fanática, que comenzó alrededor de 1948, una década antes de que el castrismo en entronizara como revolución.

Cautivas las familias, fueron entonces a por los pueblos. Incontables bohíos y bateyes, aldeas y pueblecitos, ciudades contrarrevolucionarias en ciernes, más un extremista etcétera: las tropas de choque del fascismo en clave de fidelismo arrasaron con poblaciones enteras de Cuba y se las llevaron hasta las provincias más distantes. En ocasiones, los convoyes se cruzaban en la carretera: camiones, rastras, caravanas de caminantes a punta de bayoneta. Niños, mujeres y ancianos, la mayoría. Los hombres adultos estaban muertos o enclaustrados con condenas coincidentemente de 30 años. Nuestra isla tiene muchas Lídices y Guernicas, ciudades calcinadas por el odio ideológico, pero sin el prestigio de los gurús de ese invento de izquierda que es la academia y el mercado mundial.

Cautivos los pueblos, no nos quedó ya país. Lo cual también es una enseñanza agradecible. De pronto somos una diáspora sin patria prometible. Reciclamos la retórica del regreso, pero esos ataquitos de Ítaca son solo la resaca de alguna mala noche donde la memoria nos mata. Porque lo cierto es que ningún cubano libre va a volver al territorio de lo tétrico. Nuestra geografía es ante todo, grosería. No tenemos contemporáneos. El legado lindo del castrismo será ese: que nunca nos cautive de nuevo otro cubano.

Cubansummatum est.

Esta columna del escritor Orlando Luis Pardo Lazo fue publicada originalmente en El Nacional.

 

Orlando Luis Pardo Lazo. orlandoluispardolazo@gmail.com

El escritor Orlando Luis Pardo Lazo (OLPL) publica los blogs Boring Home Utopics, CubaRaw, aRRoz con pUnK ! y Lunes de Post-Revolución.

El escritor nacido en 1971 ha publicado Collage Karaoke (Letras Cubanas, 2001), Empezar de Cero(Extramuros, 2001), Ipatrías (Unicornio, 2005), Mi nombre es William Saroyan (Abril, 2006), Boring Home(digitally domestic, 2009) entre otros.

Posted in Masonería | Leave a comment