12-academia-bloger

La Academia de la Blogosfera Alternativa Cubana acaba de efectuar su primera graduación. El pasado jueves 8 de abril, en horas de la tarde, 32 egresados recibieron sus títulos acreditativos en la sede de esa institución, radicada en La Habana.

A diferencia de las graduaciones tradicionales, los diplomas de los ciber-periodistas fueron entregados unos a otros por los propios egresados; un detalle que refleja la horizontalidad en la que se desarrolló el curso, durante los cinco meses comprendidos entre octubre de 2009 y marzo de 2010, período en que profesores y alumnos aprendieron mutuamente en los debates e intercambios de ideas, experiencias e informaciones. Otro dato interesante es que los cinco profesores también eran alumnos de la Academia.

Además de las materias impartidas –Gestión de Proyectos en Word Press, Ética y Derecho aplicado al periodismo, Redacción y Técnica Periodística, Cultura Cubana y Fotografía– a lo largo del curso varios especialitas impartieron conferencias sobre la economía cubana, la ética, la religión y otros temas que completaron la formación del alumnado. El primer resultado, que es además el principal objetivo de La Academia, consiste en que todos los alumnos ya poseen su blog o lo tienen en proceso de creación.

El colectivo de egresados, integrado por 12 mujeres y 20 hombres, con un rango de edad comprendido entre los 16 y los 70 años, unido a las diferencias políticas, religiosas y ocupacionales, refleja un grado de diversidad que, parafraseando a Don Fernando Ortiz, podría calificarse de ciber-ajiaco.

Si la graduación de la Academia se hubiera producido en Suiza o en Haití, el hecho no poseería la menor importancia ni tendría rango de noticia. Sin embargo, el que se haya producido en Cuba, un país carente de las libertades cívicas, para fomentar una institución de esas características, sin el control del Estado, le brinda otra connotación.

Iniciativa de la joven bloguera cubana Yoani Sánchez, la Academia es, entre otras cosas, un resultado de la decisión de participar en los problemas de la nación. Conscientes de que la sociedad civil y el Estado son dos elementos de la misma sociedad, que cada uno tiene sus funciones, y que la eliminación de la espontaneidad social por el Estado significa la anulación de la participación ciudadana. Tanto Yoani como el resto del colectivo decidieron pasar por encima de la absurda decisión de que en Cuba todo tiene que ser iniciativa del Gobierno o patrocinado por éste. El esfuerzo desplegado se convirtió en realidad para coadyuvar a que nuestro país no continúe moviéndose en dirección contraria al progreso social.

Ahora, para que tan vital iniciativa se convierta en fuerza de cambio, tiene que devenir aspiración de otros, pues se trata de una acción cultural que se inicia por el uso de la libertad de expresión, una manifestación de la dignidad humana que constituye una garantía del resto de las libertades. Y eso es precisamente el pequeño aporte hecho por la Academia de la Blogosfera Alternativa.

Los egresados, con los conocimientos adquiridos, están en condiciones de –como dice el diploma de graduación– abrir y mantener un blog atendiendo a sus intereses y tendencia, y además generalizar la experiencia, pues la graduación ocurre en un contexto donde el debate de ideas se está imponiendo. Ese espacio público es tan vital que a pesar de las restricciones, no ha sido posible ignorarlo. Cuando el Partido Comunista convocó en 1990 al IV Congreso con un llamado al debate, más de tres millones de ciudadanos se manifestaron, lo que obligó a dar marcha atrás en el intento. A principios del 2007, la polémica que se inició entre algunos intelectuales generó acaloradas discusiones que demostraron su imperiosa necesidad. Unos meses más tarde, cuando se llamó a debatir el discurso pronunciado del Presidente del Consejo de Estado el 26 de julio de 2007 en Camagüey, del mismo surgió un abultado paquete de reclamos ciudadanos. Esa tendencia se reflejó posteriormente en los planteamientos de los estudiantes de la UCI, en la Escuela Nacional de Arte, en sectores de la intelectualidad, en críticas de los propios simpatizantes del poder, incluyendo a figuras conocidas de la izquierda cubana y, aunque de forma tímida, en la prensa oficial.

Era natural que así fuera, de forma intermitente desde la colonia hasta la República, en tertulias, asociaciones, instituciones y en la prensa, el debate alcanzó una magnitud tal que es imposible explicar ningún acontecimiento de nuestra historia sin tenerlo en cuenta. Baste recordar como a partir del Pacto del Zanjón en 1878, España concedió a Cuba las libertades de prensa, de asociación y de reunión, gracias a lo cual surgieron publicaciones y asociaciones que generaron el debate público acerca de los problemas de la Isla. En ese contexto, Juan Gualberto Gómez inició y ganó un proceso jurídico contra las autoridades coloniales, gracias al cual los cubanos pudieron sostener y discutir públicamente las ideas independentistas con la condición de que no se incitara a la rebelión.

La emergencia del periodismo ciudadano, caracterizado por el empleo de las nuevas tecnologías y la participación social en la producción e intercambio de información, sin tener que someterse al Estado, a las instituciones o a las políticas editoriales, explica por qué lo que comenzó por un destello débil se está convirtiendo en una eclosión de la blogósfera cubana; pues el periodismo alternativo, independiente, ciudadano y participativo, cumple con los requisitos del periodismo tradicional e incorpora otros que son sólo posibles con las nuevas tecnologías, en el contexto de un mundo globalizado.

Romper el monopolio de la información, aportar y diseminar una visión crítico-transformadora y nuevos principios, recuperar las libertades fundamentales, conformar una opinión pública y propiciar la participación ciudadana en calidad de sujeto de los cambios, son algunos de los gigantescos retos de hoy.

Escribe tu opinión