Hemeroteca de 17 junio, 2011

Las dificultades para comprender lo que está ocurriendo en Cuba en materia de cambios social consisten en las peculiaridades que caracterizan la actual reforma económica. Resulta que mientras los Lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista se han comenzado a implementar, el Gobierno se mantiene anclado en otras esferas, sin las cuales resulta imposible obtener los resultados. Esa contradicción, que atraviesa el conjunto de Lineamientos, se manifiesta de forma acentuada en materia de relaciones internacionales.

Por el carácter sistémico de todos los fenómenos sociales, cualquier manifestación de las múltiples contradicciones contenidas en los Lineamientos aprobados será suficiente para conducir al fracaso, si antes no se cambian las reglas del juego. Me referiré a sólo a dos de ellas: 1- la necesidad de financiamiento y 2- el interés de los trabajadores.

La primera, por el grado de deterioro, obsolescencias y destrucción de los medios de producción en los sectores productivos –desde la producción agropecuaria hasta la industria, se requiere de un monto de inversiones que el Estado cubano, por sí sólo, no puede enfrentar.

Sin desconocer la solidaridad ideológica del gobierno venezolano con el de Cuba, los grandes centros emisores de finanzas a nivel mundial, exigen cambios democráticos en la Isla como requisito para brindar el apoyo financiero requerido. Entre ellos la Unión Europea y Estados Unidos.

Lo anterior indica la necesidad de relanzar una política interna en materia de derechos humanos y libertades cívicas dirigidas a mejorar la situación de los cubanos y a la vez, cambiar la imagen exterior en este sentido. Eso fue lo que se logró, de forma parcial, con la liberación de los prisioneros políticos y la aprobación de los Lineamientos. Además de lo insuficiente de esas dos medidas, la decisión de mantener bajo control estricto todas las manifestaciones de disidencia al interior del país, ha conducido a una espiral de represiones cuyo resultado resulta contradictorio con la necesidad de financiamiento externo.

Como conclusión, en el momento más próximo a la suspensión de la Posición Común de la Unión Europea y que la visita de Carter a La Habana indicara el inicio de conversaciones con el vecino del Norte, la política represiva al interior ha alejado nuevamente la posibilidad del financiamiento externo. Como resultado Europa mantiene la posición común y Estados Unidos aplaude los cambios pero los considera insuficientes.

La otra vía de financiamiento, insuficiente por el monto de las necesidades, pero nada despreciable, es la permisibilidad de que los cubanos participen como empresarios en los cambios que se están acometetiendo, para que una parte de las remesas se conviertan en capital. Pero esto requiere de un cambio sustancial en la mentalidad totalitaria de papá Estado, que insiste que los cubanos, de dentro o de fuera, participen solamente en la ejecución de lo que él determina y en la forma que lo considere.

El gobierno quiere tranquilidad interna para los cambios, pero el haber tomado la decisión de implementar cambios de forma tan tardía, hace imposible este deseo. Entonces la disyuntiva consiste en permitir ciertos espacios de opinión, que el país necesita para los propios cambios o insistir en la represión contra todo el que piense de forma diferente.

¿Que va a  ocurrir? Creo que nadie lo puede precisar sin un alto margen de error, pero algunas consideraciones pudieran ayudar a esa predeterminación. En primer lugar, el inmovilismo se rompió y el Gobierno no puede o tiene muy pocas posibilidades de dar marcha atrás por el grado de disconformidad social y por los cambios que se están produciendo, al margen de la voluntad del Estado, tanto en las relaciones internacionales como en las relaciones internas.

Todos los caminos  pasan por la implementación gradual de los derechos humanos, pero para ello hay que situar en segundo plano el interés de conservar el modelo causante del estado actual y jugársela con la historia que lo premiará  o castigará en dependencia de la opción que asuma.

zv7qrnb