Hemeroteca de 8 enero, 2009

Dimas Castellanos

Peligro de guerras, confrontación entre hermanos y serios problemas de salud para el naciente año 2009 están entre los augurios de Ifá. La información fue brindada en conferencia de prensa por la Comisión Organizadora de la Letra del año el viernes 2 de enero en el municipio capitalino 10 de Octubre. La misma fue presidida por los sacerdotes de Ifá Guillermo Diago “Ogbe Weñe”, Lázaro Cuesta “Omo Ocdun Iwori Bofun” y Víctor Betancourt “Omolófaoró”, en presencia periodistas, personalidades religiosas, investigadores, académicos y pueblo en general.

En la presentación Lázaro Cuesta destacó la gratitud y respeto a las enseñanzas de Miguel Febles Padrón “Awo Odika” (1911-1986), considerado Oluo Orisha, es decir, figura prominente de la Regla de Osa en el siglo XX. Febles –a quien se le otorgó la jerarquía de babalawo a los 7 años de edad y la ejerció hasta su fallecimiento– fue el principal impulsor de la unión de diversas Casas Templo que realizaban predicciones de forma independiente para unir sus labores en la Comisión Organizadora de la Letra del Año desde 1987.

Fiel a la tradición a las 12 de la noche del 31 de diciembre se inició el proceso de consulta a Orula, donde el sacerdote más joven –cuya iniciación en los secretos de Ifá apenas había culminado el día anterior– tuvo la responsabilidad de manipular las 16 semillas sagradas y extraer el signo regente (Letra del Año) de entre 256 signos posibles.

La Letra resultante, Ofun Nabe, es símbolo de confrontación por beneficios. La Oración Profética: Un bien de inmunidad ante el peligro, apoyados en Ogun, deidad relacionada con la guerra y con la curación. La divinidad regente recayó en Ogun, el orisha dueño de los hierros, de la forja y de la guerra; una deidad que es adorada en las ciudades de Ire y de Iyesa, al oeste de Nigeria que en Cuba se sincretiza con San Pedro, San Juan Bautista y San Gabriel; su color es el verde. La divinidad acompañante es Oya, orisha dueña de las tormentas, los vientos suaves y las centellas; es la diosa del río Níger y una de sus funciones es apaciguar la violencia; se le considera la primera y favorita esposa del orisha Shango. Su color es el carmelita. La Bandera del Año, por los colores de Ogun y de Oya resultó verde con ribetes carmelita.

Según la leyenda Ofun –signo regente– entró en contradicción con su hermano mayor porque éste se incomodó al no recibir un reconocimiento que consideraba merecer y en venganza trajo y distribuyó el dinero. De esa contradicción surgió la confrontación por el dinero, de ahí que la Letra indique la inminencia de contradicciones entre hermanos.

De la elección e interpretación de las historias y patakies que forman parte del cuerpo literario de Ifá, la Comisión Organizadora alerta acerca de malformaciones congénitas, parásitos intestinales, trastornos digestivos cuya causa pueden ser el agua y trastornos en los fluidos del cuerpo. Para ello se debe tener cuidado con la insolación, vigilar los embarazos de la mujer, los fibromas y las tumoraciones internas. En cuanto a acontecimientos de interés social, se advierte sobre: contaminación de las aguas potables, daños ocasionados por el consumo de bebidas alcohólicas, desastres naturales de gran intensidad, peligro de guerra y confrontaciones entre hermanos y entre padres e hijos, y necesidad de respeto en el hogar.

Recomiendan el cuidado con la calidad de las aguas de consumo humano, el mejoramiento de las redes de conducción de agua, priorizar la sanidad ambiental, cuidar los fluidos del cuerpo, especialmente el semen que tiene la responsabilidad de la reproducción, evitar los conflictos por asuntos económicos, ser cuidadosos al hablar para evitar confrontaciones interpersonales, respetar en la familia el espacio de los demás, rescatar los valores de respeto cívico, darle atención a los muertos en todas sus formas, cuidar la fidelidad matrimonial y no divulgar lo secretos que nos sean confiados.

Los refranes del signo resultaron: 1- el pensamiento de un lobo basta para matar a una oveja; 2- ningún desastre afecta a la tiñosa; 3- digno el hombre que se le compara con un niño; 4-mujeres y dinero no tienen hermanos; y 5- asegura bien la cerca por si halan el bejuco.

En las respuestas a las interrogaciones de la prensa los sacerdotes de Ifá Lázaro Cuesta y Víctor Betancourt plantearon que la Letra del 2009 es una de las más preventivas, que se trata de un año con crisis económica, pero de triunfos. El golpe puede llegar, pero se puede amortiguar si le presta la debida atención a las predicciones. Ifá está llamando hace tiempo al cambio de conducta de los hombres, hemos avanzado tecnológicamente pero la conducta no ha variado. La posibilidad está en nuestras manos y el motor es el amor, del que depende la calidad y sentido de las acciones.

La atención que debe prestarse a las predicciones de Ifá, introducida en Cuba por los esclavos lucumiés y conservada por sus descendientes, tiene su fundamento en los acertados vaticinios en los años precedentes. Según Lázaro Cuesta no se puede ocultar el peligro que encierra el signo, es un año que hay que estar de guardia porque se va a incrementar la guerra por dinero. Hay que analizar y dialogar para que el dinero se distribuya y sea útil, pues su carencia es causa de violencia.

Los augurios para el 2009 constituyen un reto para todos, gobernantes y gobernados, creyentes o no. Lo que suceda está en dependencia de la conducta que se asuma; hay que interpretar lo que dice Ifá y hacer todo lo posible para evitar los males. En ese sentido, entre nuestros abultados males, se debería tomar medidas con la no correspondencia entre salario y costo de la vida en Cuba, una de las causas de violencias y robos que pudieran incrementarse. La esencia de las profecías radica en que los aspectos negativos se pueden atenuar o cambiar en dependencia de la conducta de los hombres. La Habana, 4 de enero de 2009

p5rn7vb